• Mié. Dic 1st, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El obstáculo, ¿Cuál será el Katéjon?

PorAlberto Mensi

Nov 6, 2020
El obstáculo, Cuál será el Katéjon-MarchandoReligion.es

El querido P. Castellani en sus obras relativas al Apocalipsis busca identificar cuál es el Katéjon u Obstáculo que se interpone para la aparición del Anticristo.

El obstáculo. ¿Cuál es el Katéjon? Un artículo de Alberto Mensi

Tengamos presente que el Anticristo a quien Nuestro Señor lo llama simplemente “el otro” será una persona, como líder de un movimiento más o menos formal (formalidad no tan clara).

En su traducción del griego a la segunda carta de San Pablo a los Tesalonicenses dice: “Nadie os engañe nulamente pues si antes no viniere la Apostasía y revelado fuere el hombre del pecado, el hijo de la perdición, el adversador y sublevado contra todo lo llamado Dios o culto hasta seder en el Templo de Dios haciéndose como si fuese Dios… ¿No recordáis que entre vosotros estas cosas os anoticié a vosotros? Y ahora conocéis el Katéjon (obstáculo) de que él sea revelado en su propio tiempo. Pues ya actúa el misterio de Iniquidad solamente ahora el Katéjos (obstaculizante) que detenga hasta ser quitado de en medio. Y entonces se revelará el Hombre sin Ley al cual el Señor Jesús matará con un soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su Parusía” (2Tes. 2, 3 – 8).

En su investigación acerca de este Katéjon u obstáculo Castellani llega a la conclusión que es el orden romano, el cual no desaparece con la caída del Imperio Romano en el 476, es decir, no se identifica limitadamente con el Imperio Romano y su Pax Romana, sino que va mucho más profundo, pues esa Pax Romana, expurgada de los vicios paganos, se continuará en la Cristiandad, la cual, luego de la catastrófica revolución luterana, tendrá como paladín y sucesora a la Hispanidad.

Claro que a esta altura alguno se puede plantear dudas acerca de la situación en el mundo, especialmente durante los siglos XVIII, XIX y XX, donde pareciera haber desaparecido toda idea de Cristiandad, es decir, todo orden social cristiano en la vida de los pueblos, de las naciones y del concierto de naciones.

También es claro que el Katéjon no es simplemente la Iglesia Católica, sino tan sólo en cuanto que ella es el fermento de la sociedad y transforma esa sociedad, con todos los pecados que puedan tener los hombres que la componen, en una sociedad orientada hacia Dios.

La gran clave: la orientación de ese pueblo.

San Agustín en “La Ciudad de Dios” dice: “Dos amores han construido dos ciudades; el amor a sí mismo llevado hasta el desprecio de Dios: la Ciudad terrenal; y el amor a Dios llevado hasta el desprecio de sí mismo: la Ciudad de Dios.  Una se glorifica en sí, la otra en el Señor.  Una pide su gloria de los hombres, la otra deposita su gloria más querida en Dios, testigo de su conciencia”.

El Anticristo se manifestará como el gran humanista, el buenito que quiere atender las necesidades de los hombres (cualesquiera menos la salvación eterna), el que pondrá paz entre las naciones (porque todas estarán sometidas a su control exhaustivo), el que distribuirá diversión (dispersión) y cuotas alimentarias (pan y circo).

Y aquí llevo mi atención a ese proceso iniciado a fines de los 60 con la aparición del Novus Ordo Missae y las indicaciones posteriores, las cuales para el común de los fieles tuvieron carácter de dogmas inmutables principalmente por la, al menos, pobre formación de clérigos, pues algunos parecieran haber tenido otras intenciones non sanctas.

Dejar de elevar el culto a Dios para convertirlo en un encuentro de hermanos, silenciar cada vez más el carácter de renovación incruenta pero real del Santo Sacrificio de la Cruz en la Santa Misa, la prioridad a acciones caritativas y sociales (de las que siempre se ocupó la Iglesia) como un sustituto del culto, la adoración al Santísimo, etc. Desalentar las misiones, priorizar el diálogo ecuménico e interreligioso dando una imagen de que todas las religiones son igualmente valederas.

El Novus Ordo Missae marca un quiebre en la actitud teocentrica hacia un homocentrismo que deshace los restos de Cristiandad como Katéjon. Cada día más se ve un acento en las consideraciones puramente humanistas, quedando la Fe como un bonito objeto cultural, la Caridad reemplazada por una Fraternidad dictada por los mass media, la Esperanza reemplazada por la construcción de un mundo ecológicamente agradable que agota toda perspectiva trascendente.

Cosas veredes Sancho que non creyeres y para que no desesperes, veremos en un próximo artículo: con Alas de Águila, a dónde o a quién aferrarnos para no sucumbir.

Alberto Mensi

Nuestro artículo recomendado: Un Papa populista y un clero hereje

Les invitamos a seguir nuestros debates en nuestro canal de Youtube: MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Alberto Mensi

Alberto Antonio Mensi (13 julio 1955) Egresado del Liceo Militar Gral. San Martín Profesor de Filosofía Profesor de Ciencias Sagradas Diplomado Universitario en Pensamiento Tomista (Universidad FASTA) Recibió el espaldarazo caballeresco como Caballero de María Reina el 15 de agosto de 1975 Maestro Scout y Formador Scout Católico Casado con María Pía Sernani Padre de cuatro hijos Abuelo de cinco nietos (por ahora)