• Dom. Ene 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El matrimonio y el sacerdocio (II)

PorMarchando Religion

Ene 4, 2022
El matrimonio y el sacerdocio (II)-MarchandoReligion.es

Continuamos con la segunda parte sobre el matrimonio y el sacerdocio. Les invitamos a leer el artículo anterior dedicado al mismo tema.

El matrimonio y el sacerdocio (II). Por Raoul Plus, S.J

Preparación de los textos por Augusto Pozuelos para Marchando Religión

Los sacerdotes reciben las Órdenes Sagradas al pie del altar, y también ahí, reciben los novios el sacramento del matrimonio. Es como si la Iglesia designara el mismo lugar para la recepción de ambos sacramentos porque quisiera enfatizar la relación entre el matrimonio y el Orden Sagrado.

Ahora que hemos visto los puntos de semejanza entre ellos, estamos listos para sacar algunas conclusiones rentables:

  1. Los dos casados ​​están llamados a ayudarse mutuamente en la vida de gracia. Por tanto, la pareja se convertirá en canales de comunicación de la gracia en proporción a la riqueza de cada uno en la vida divina. Qué larga preparación debe tener el sacerdote para su sacerdocio: Largos años en el seminario, la recepción de Órdenes menores antes de la admisión al sacerdocio, los retiros antes de cada una de sus ordenaciones. Por el contrario, cuántos contraen matrimonio sin preparación. Incluso cuando se preparan para ello y lo piensan, cuán superficial y breve es su preparación; con qué facilidad se pierden los efectos de una avalancha de eventos sociales y distracciones. ¡Extraña conducta!

2.   Los dos unidos por el matrimonio tendrán que propagar la vida y, lo que es más, una vida que se parezca a la de ellos. Un comentario más frecuente sobre un bebé recién nacido, un comentario que es bastante revelador es «Vaya, es como su padre en todo» o «Ella es una edición de bolsillo de su madre». ¿Y si esto también fuera verdad moralmente? ¿Cómo soy yo, el padre? ¿O yo, la madre? ¿Realmente quiero que este pequeño se parezca a mí? ¡Oh no! ¡Quiero que sea mejor, mucho mejor que yo!

Pero, ¿soy libre, a medida que avanzo, de debilitar lo que espero transmitir y lo que espero guardar para mí? No.

Puedo abstenerme de engendrar hijos, pero si los tengo, debo saber que se parecerán a mí. No debería tener que decir como alguien dijo: «Mis hijos serán como yo, pero tendrás que perdonarlos por ello».

¿No es ése un pensamiento que debería impulsarme fuertemente a santificarme?

Dado que no sólo voy a engendrar hijos, sino que también debo criarlos, ¿no debería examinarme a mí mismo en el grado de mi virtud? ¿Es tal que realmente puedo contribuir al avance de otras almas, a contribuir al crecimiento del Cuerpo Místico de Cristo, a intensificar lo sobrenatural en las almas que me rodean, mi cónyuge, mis hijos?

El Santo Cura de Ars  preguntó una vez a un sacerdote que se quejaba de su falta de influencia sobre sus feligreses: «¿Has ayunado, has tomado la disciplina, has luchado en la oración?» En otras palabras, «¿Ha llevado sus esfuerzos en oración, penitencia y santificación al punto más alto?»

Quizás me quejo de mi impotencia con uno de los niños. ¿He recurrido a todos los medios para atraer las máximas gracias de Dios sobre mí? Las almas cuestan caro. Sin duda, siempre hay un libre albedrío individual con el que lidiar; puede resistir a Dios; puede resistir la oración y el esfuerzo de los padres por la santidad. Pero no debo desanimarme.

¿Acaso no he estado midiendo mi generosidad con demasiado cuidado? Debo intentar llegar a las alturas. No podemos levantar a nadie, a menos que nosotros mismos estemos más alto.

Debería ver, a la luz del paralelo entre el sacramento del matrimonio y el sacramento del Orden Sagrado, el alcance de mis responsabilidades. Como los sacerdotes, tengo una gran responsabilidad. ¡Una responsabilidad magnífica pero una responsabilidad aterradora! Si soy nada más que un “más o menos”, de acuerdo con la lógica de las cosas y salvo un milagro de la gracia de Dios, criaré almas que sólo podrán ser también ellas, unas “más o menos”.

¿Es eso lo que quiero?

¿He medido hasta ahora el alcance de mi misión?

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción