• Mar. Dic 7th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Tu est Christus

Sacrificio agradable al Padre-MarchandoReligion.es

MISTERIOS DE LA VIDA DE CRISTO. Tu est Christus. Rev. D. Vicente Ramón Escandell

MISTERIOS DE LA VIDA DE CRISTO

TU EST CHRISTUS

1. RELATO EVANGELICO (Mc 8, 27-35)

Desde allí partió Jesús con sus discípulos por las aldeas comarcanas de Cesárea de Filipo, y en el camino les hizo esta pregunta: «¿Quién dicen que soy yo?» Respondiéronle: «Quien dice que Juan Bautista, quien Elías, y otros, en fin, que eres como uno de los antiguos profetas». Díceles entonces: «¿Y vosotros, quién decís que soy yo?» Pedro, respondiendo por todos, le dice: «Tú eres el Cristo». Y les prohibió rigurosamente el decir esto de El a ninguno (hasta que fuese la ocasión de publicarlo).

Y comenzó a declararles cómo convenía que el Hijo del hombre padeciese mucho, y fuese desechado por los ancianos, y por los príncipes de los sacerdotes, y por los escribas, y que fuese muerto, y que resucitase a los tres días. Y hablaba de esto muy claramente. Pedro entonces, tomándole aparte, comenzó a reprenderle respetuosamente. Pero Jesús, vuelto contra él, respondió ásperamente a Pedro, diciendo: «Atrás, Satanás, porque no te saboreas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres».

Después, convocando al pueblo con sus discípulos, les dijo: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo y cargue con su cruz y sígame. Pues quien quisiere salvar su vida a costa de su fe, la perderá (para siempre); mas quien perdiere su vida por amor de mí y del Evangelio, la pondrá en salvo (eternamente).

2. GLOSA DE LOS SANTOS PADRES: San Beda el Venerable (672-735)

Desde allí partió Jesús con sus discípulos por las aldeas comarcanas de Cesárea de Filipo, y en el camino les hizo esta pregunta: «¿Quién dicen que soy yo?» (v. 27)

<<Les pregunta primeramente cómo pensaban los hombres para examinar luego la fe de los mismos discípulos, pues de otro modo, podía fundarse su confesión en la opinión de la gente.>> (In Marcum 2, 35)

Pedro entonces, tomándole aparte, comenzó a reprenderle respetuosamente. (v. 32)

<<Dijo esto [Pedro] movido por su afecto y buen deseo, como si quisiera decir: Eso no puede ser, y mis oídos se resisten a oír que el Hijo de Dios ha de ser muerto.>> (In Marcum 2, 35)

Después, convocando al pueblo con sus discípulos… (v. 34)

<<Después de manifestar a sus discípulos el misterio de su pasión y resurrección, los exhorta a la vez que a la multitud a seguir el ejemplo de su pasión. «Después -continúa- convocando al pueblo con sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo».>> (In Marcum 2, 36)

«Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo y cargue con su cruz y sígame… (v. 35)

<<Renunciamos a nosotros mismos cuando, renunciando a nuestra antigua vida, nos esforzamos por alcanzar el ideal que nos ofrece nuestra vocación. Llevamos, pues, nuestra cruz, mortificando al cuerpo con la abstinencia, o al alma con la compasión de los males ajenos.>> (In Marcum 2, 36)

3. Reflexión

Jesús plantea, en Cesárea de Filipo, la pregunta decisiva: ¿quién decís que soy yo? Frente a las opiniones de los hombres el discípulo sabe que Jesús es el Mesías, el enviado de Dios para instaurar su reinado y salvar al pueblo. El título de <<Mesías>> tenia, en tiempos de Jesús, resonancia política. Jesús no permite, por ello, su divulgación.

A continuación, expone a los discípulos su propio destino. No es el suyo un camino glorioso de triunfo fácil. El plan de Dios sobre Él es el del servicio en la humillación, el dolor, la muerte. Pedro no entiende este lenguaje: Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Así reacciona el amor humano. La sensibilidad al conmoverse ofusca la razón. A través de la emoción causada por los sacrificios y dolores de la crucifixión, no es fácil descubrir a la sabiduría divina que está realizando su obra. Tales son las disposiciones de Pedro. Sigue los impulsos de su corazón de carne, y por eso se engaña.

Pero el Maestro se apresura a responder al discípulo: <<¡Quítate de mí vista, Satanás, que me escandalizas; porque no tienes conocimiento ni gusto de las cosas que son de Dios, sino de las de los hombres!>> Reprensión merecida: Pedro debía, en efecto, comprender mejor la virtud de la cruz. Reprensión severa: fijémonos en las palabras de Jesús: ¡Me escandalizas! Hablar como habla Pedro equivale a acusar a la sabiduría divina, a desaprobar la conducta del Salvador, a poner obstáculos a su misión. Como Satanás en el desierto, Pedro intenta apartar a Jesús del cumplimiento de su misión.

Deduzcamos, pues, nuestra consecuencia. Así como no puede uno salvarse sino en la cruz, tampoco puede llegar a ser salvador sino mediante la cruz. El mismo camino de renuncia a sí mismo, de muerte, debe recorrer el hombre que quiera seguir a Jesús. Este camino es el único que asegura la verdadera vida, la definitiva, la eterna.

3. Oración

Señor y Dios nuestro, que cifraste nuestra salvación en el madero de la cruz, donde colgó el Cordero que quita el pecado del mundo; concédenos la gracia de que, al participar de este sacrificio, obtengamos la fuerza necesaria para alcanzar nuestra salvación por el misterio de la Cruz. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad

Después de leer este artículo les recomendamoque se queden en nuestra sección de Espiritualidad

Les invitamos a seguir nuestros canal de youtube: MR

Nuestra recomendación en el Centro Pieper: El Apóstol Santiago, la Virgen del Pilar y la Evangelización de España

Evangelización de España-MarchandoReligion.es

*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna