• Jue. Dic 2nd, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Los aciertos del Cardenal Garrone-MarchandoReligion.es

MISTERIOS DE LA VIDA DE CRISTO. Scandalum. Rev. D. Vicente Ramón Escandell

SCANDALUM

1. Relato Evangélico (Mc 9, 38-43.45.47-48)

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que lanzaba los demonios en Tu nombre, que no nos sigue, y se lo prohibimos». Y dijo Jesús: «No se lo vedéis: porque no hay ninguno que haga milagros en mi nombre, y que pueda luego hablar mal de mí. Porque quien no es contra vosotros, por vosotros es. Y cualquiera que os diere a beber un vaso de agua en mi nombre, atento a que sois discípulos de Cristo, en verdad os digo que no será defraudado de su recompensa. Y, al contrario, al que escandalizare a alguno de estos pequeñitos que creen en mí, mucho mejor fuera que le ataran al cuello una de esas ruedas de molino que mueve un asno, y le echaran al mar».

«Que, si tu mano te es ocasión de escándalo, córtala: más te vale el entrar manco en la vida eterna que tener dos manos e ir al infierno, al fuego inextinguible: en donde el gusano que les roe, o remuerde su conciencia, nunca muere, y el fuego que los quema nunca se apaga. Y si tu pie te hace ocasión de pecado, córtale; más te vale entrar cojo en la vida eterna, que tener dos pies y ser arrojado al infierno, al fuego inextinguible donde el gusano que los roe nunca muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu ojo te sirve de escándalo, o tropiezo, arráncale: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que tener dos ojos y ser arrojado al fuego del infierno, donde el gusano que los roe nunca muere, ni el fuego jamás se apaga.”

2. Glosa de los Santos Padres: Teofilacto de Ohrid (1055-1107)

  • «No se lo vedéis: porque no hay ninguno que haga milagros en mi nombre, y que pueda luego hablar mal de mí…” <<O también, viendo algunos incrédulos el poder que llevaba consigo el nombre de Jesús, le pronunciaban y hacían milagros, aunque fuesen indignos de la gracia divina, porque quería el Señor que se extendiese su nombre aun por los que no eran dignos de ello. (…) ¿Cómo ha de hablar mal de mí quien encuentra en mi nombre motivo de gloria, y hace milagros invocándolo? «Que quien no es contrario vuestro, continúa, de vuestro partido es».>> (Catena Aurea)
  • Y cualquiera que os diere a beber un vaso de agua en mi nombre, atento a que sois discípulos de Cristo, en verdad os digo que no será defraudado de su recompensa. <<Es como si dijera: No solamente no le prohíbo que haga milagros en mi nombre, sino que os anuncio que tendrá su recompensa el que os diere, aunque sea la cosa más pequeña en mi nombre u os reciba en mi nombre y por mí, y no por vanagloria o por intereses.>> (Catena Aurea)

3. Reflexión

Jesús corrige el celo imprudente de los discípulos. Estos parecen no tolerar que se haga el bien en nombre de Jesús fuera del circulo reducido de los que le siguen a todas partes. Jesús les indica que hay otras maneras de estar a su favor, de ser de los suyos, y deben ser respetados.

Cualquier servicio realizado a los discípulos de Jesús por ser discípulos suyos tiene valor de eternidad: El que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no quedará sin recompensa.

El escándalo es el obstáculo puesto a la fe de los creyentes. Este es siempre posible. Y es de tal trascendencia, que cualquier castigo humano sería preferible antes que cometerlo. Así se revela el valor de los <<pequeños>>, de los débiles, delante de Dios.

Aproximémonos a nuestro divino Maestro, y veamos a través de su lenguaje severo el supremo interés que le inspiran todas las almas, aún las más pequeñas.

La inocencia de un alma es un bien sagrado contra el cual el Hijo de Dios prohíbe atentar so pena de profanación; la ha pagado a un precio demasiado elevado para que deje de defenderla con todas sus fuerzas contra cualquiera que intente arrebatárselas. Al atentar el escandaloso contra la persona a quien pretende arrastrar al mal, ataca al propio Jesucristo.

Examinemos la malicia del escándalo. Proporcionar a un alma ocasiones de pecado, solicitarla al mal, es proponerse desposeer a Jesucristo de un bien que adquirió al precio de toda su sangre. No nos sorprendan, pues, los terribles anatemas que lanza contra los corruptores de almas: Al que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

Meditemos dichos anatemas. ¿No hemos incurrido quizá en ellos más de una vez? ¿No hemos, con nuestros ejemplos o palabras, o tal vez con nuestro mismo silencio, permitido o provocado aquello que la conciencia y la ley de Dios prohíben? ¿Obramos con cautela ante los pequeños y los humildes, ante aquellos sobre los cuales ejercemos una influencia más decisiva?

Pensemos en la alta dignidad de las almas por las cuales nuestro Salvador todo lo ha hecho y todo lo ha dado. Postrémonos a los pies de Jesús; aplaquemos, mediante nuestras promesas, su indignación; imploremos su misericordia sobre un pasado de solicitaciones culpables o de tolerancias funestas.

En resumen, el escandalo puede ser interior al mismo hombre. El hombre, si estima en algo su suerte eterna, debe romper con cualquier obstáculo que se le oponga a la entrada del reino, el único valor absoluto.

4. Oración

Señor y Dios nuestro, que amas a los humildes y sencillos de corazón, y los proteges de quienes quieren perderlos; infúndenos tú mismo amor por ellos, para que nada ni nadie los pueda apartar de su Dios y Salvador. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad

Después de leer este artículo les recomendamoque se queden en nuestra sección de Espiritualidad

Les invitamos a seguir nuestros canal de youtube: MR

Nuestra recomendación en el Centro Pieper: El Apóstol Santiago, la Virgen del Pilar y la Evangelización de España


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna