• Sáb. Nov 27th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Mozambique: Nuestros misioneros

Mozambique Nuestros misioneros

«Si oras sólo por ti, serás el único a orar por ti … Pero si cada uno ora por todos, oran todos por cada uno»

S. Ambrosio

Se podría decir que ésta frase no tiene nada que ver con las Misiones, pero la citó El Padre Javier al comienzo de la primera respuesta, con la que quedó inaugurada esta aventura impresionante y la verdad es que me encanta, después de todo sabemos que el Espíritu Santo no desaprovecha ninguna oportunidad y la Iglesia Católica es la Comunidad de los creyentes en Cristo Jesús ¡Debemos orar por los Misioneros! ¡Y mucho!

Mozambique: Nuestros misioneros. Un reportaje de Gabriela Gorkin con el Padre Javier Pérez

Hablaremos de esto en nuestro canal de Telegram: ¡Clic aquí!

Agradezco al Padre Javier OFM, misionero en Mozambique, por la gran generosidad y amabilidad que ha tenido al ponerse al servicio de esta novel entrevistadora, con sencillez y total entrega. De verdad ¡Gracias Padre Javier! Me reservo los muy cálidos encabezamientos en los tres o cuatro emails que hicieron falta, pero sólo voy a citar otras palabras del Padre Javier en su primera contestación, porque creo que valen la pena, él lo tituló así: «Dando respuesta al interrogatorio» y al comienzo escribió»

Estimada Gabriela: Paz y bien.

A título personal, quiero traer a colación un refrán español: «No hay cosa mal dicha, sino mal intencionada». Y lo traigo al inicio de las preguntas para que no se interpreten mal algunas de mis expresiones. Por ejemplo: al poner yo al principio «dando respuestas al interrogatorio», alguien podría pensar que esta última palabra no parece correcta; pero mi intención no es otra que darle un sentido jocoso; un sentido, me atrevería a decir, familiar, de confianza. Éste trato me ayudó muchísimo a mí.

Y comenzamos «el interrogatorio»:

1.Brevemente, me gustaría tener una panorámica de su recorrido vocacional, de los comienzos como Novicio y luego hijo de San Francisco de Asís, el Seráfico, quizá después pueda dar un gran salto y darnos una idea del despertar de su vocación misionera:

Fray Javier: Dice S. Pablo en la Carta a los Corintios: «Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles … Aunque tuviese el don de profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia; e incluso si tuviese toda la fe como para mover montañas… Aunque llegase a distribuir todos mis bienes para sustentar a los pobres, e incluso llegase a dejarme quemar vivo, si no tengo caridad, ¡de nada me sirve! He querido traer este texto de S. Pablo – dando respuesta a la última parte de su pregunta (darnos una idea del despertar de su vocación misionera) para dejar claro que mi vocación no es mía, es de Dios que me la ha dado y para ello, ha sido Él quien ha puesto los medios necesarios. –El Padre Javier nos recuerda que ¡Toda la gloria es para Dios, el dador de todo!– Mi vocación nace en mi familia; Dios me dio unos padres «santos», de esos «santos de andar por casa» y junto a mi familia siempre estará el colegio en que me formé; primero un colegio de las Hijas de la Caridad y después, los Terciarios Capuchinos. Ahí están las raíces de mi vocación.

A mis 12 o 13 años – como creo que en muchos adolescentes – surgió esa idea de ser «cura» y al ver algunas películas de misioneros, cine en blanco y negro, que nos ponían en el colegio: pues la idea era la de ser como aquellos.

Aquella idea duró lo que duró y terminados mis estudios me examiné para entrar en las Fuerzas Armadas, en las que he permanecido doce años. –Una vocación realizada luego de ¡12 años sirviendo en las Fuerzas Armadas! Desde ya un tiempo muy bien aprovechado, que además tuvo que haberle enriquecido para lo que venía luego A lo largo de esos años hubo de todo, bueno, regular y malo; lo propio de la juventud. Aquella idea de la adolescencia siempre sobrevoló la cabeza y el corazón y diferentes y dolorosas circunstancias – que no voy a relatar – fueron haciendo su trabajo, porque Dios no tiene prisa ni trabaja en vano, me llevaron a iniciar mi Noviciado en el año 1982.

¿Por qué franciscano? También fue Dios, como siempre, quien puso los medios para ello. Mi último destino, antes de abandonar el Ejército, fue en la provincia de Murcia; y fue allí donde conocí la Orden de los Frailes Menores y donde inicié mi recorrido vocacional. Estudios de Filosofía y Teología y ordenado sacerdote en 1989.

2. ¿En qué consiste la Misión? ¿Es una Parroquia? ¿Está en la ciudad o en el campo o la selva? Perdone mi ignorancia, no sé si tenéis cerca la bella fauna africana….

Fray Javier: La Misión en Mozambique tiene su inicio, como se puede figurar, desde el momento en que Portugal conquistó esta tierra del continente africano. Por razones históricas, las raíces de Europa están íntimamente ligadas al cristianismo y con sus luces y sus sombras, donde llegaba un imperio de origen europeo, le acompañaba la Iglesia; trono y altar a lo largo de muchos siglos han caminado juntos.

Mozambique está situado en el África meridional, tiene una situación geográfica privilegiada, la costa es bañada por el Océano Índico, al norte limita con Tanzania, noroeste con Malaui y Zambia, al sudeste con Sudáfrica y Swazilandia y al oeste con Zimbabue.

Vasco de Gama exploró la costa mozambicana en 1498 y Portugal lo colonizó en 1505. Hacia el final del siglo XV se da una penetración mercantil portuguesa, por la demanda de oro, destinado a la adquisición de especias asiáticas. En un principio los portugueses se establecieron en el litoral, donde construyeron sus fortalezas de Sofala (1505) y la Isla de Mozambique (1507). Solamente, más tarde, por el camino de la conquista militar, apoyados por las actividades misioneras y por intereses comerciales, penetrarán hacia el interior. La población de Mozambique está próxima a los 31 millones de habitantes, con una densidad de 34 habitantes por Km2 y está compuesta por un 98% de africanos y un 2% de blancos africanos, mestizos y asiáticos. La lengua oficial es el portugués, rodeada de numerosas lenguas locales desde Rovuma a Maputo.

En cuanto a la religión hay un predominio de cultos tradicionales (50%) un 28% se declaran católicos y un 20% musulmanes.

Mozambique tiene una extensión de 801,590 km2.

Para hablar de las misiones, teniendo en cuenta que los números siempre son datos fríos, pero sin olvidar que detrás de cada número hay una persona¡Qué gran detalle, humanizar los números fríos de un censo!–Mozambique cuenta con 23 obispos (datos a 31 de Julio de 2019), 297 sacerdotes diocesanos, 362 sacerdotes religiosos, 1207 religiosas. Hay 17 miembros de Institutos seculares, 97 misioneros laicos y 57.000 catequistas.

Estos datos están tomados de: «La Iglesia Católica en Mozambique: historia y números» https://es.gaudiumpress.org/content/104975-la-iglesia-catolica-en-mozambique-historia-y-numeros/

Para situarnos geográficamente, el lugar donde «trabajo» es en el Distrito de Mandla Kazi, que tiene una superficie de 3.748 Km2, y con una población de unos 161.000 habitantes; y Manjacaze es la «ciudad», capital del distrito, que tiene una superficie de cerca de 93’4 Km2, y una población de 27.000 habitantes.

Es en Manjacaze donde resido y donde está, por decirlo de alguna manera, la cabeza de la Parroquia. El concepto de Parroquia, jurídicamente, es en todos los lugares el mismo, pues viene dado por el C.I.C., el Derecho Canónico (Codex Iuris Canonici), mas la distribución es diferente. Aquí, la Parroquia se divide en comunidades; ésta, concretamente, tiene 26 comunidades extendidas a lo largo y ancho del Distrito. No hay duda que nuestro trabajo es el de una Parroquia, aunque tiene unas particularidades que no se conocen en Europa. Además de la Parroquia, hay Congregaciones que dirigen y llevan Escuelas, otras que tienen Hospitales, Residencias de Ancianos, etc. Todo esto, como puedes comprender, incluye la construcción de todas estas infraestructuras con ayudas que nos llegan por bienhechores, ONG’s o las mismas Congregaciones.

Soy muy crítico cuando leo algunas afirmaciones en referencia a la vida cristiana; y lo soy, porque hay que conocer las realidades para opinar sobre ellas. Ya decía mi maestro de Noviciado que la ignorancia es muy atrevida. Con los datos expuestos, fácilmente se puede comprender que un porcentaje muy alto de los cristianos que viven aquí, solamente tienen la oportunidad de participar en la Eucaristía, 7 u 8 veces al año, pues el sacerdote no tiene la oportunidad de llegar a todas las comunidades todos los Domingos.

Yo, personalmente, admiro la fe de este pueblo. Ellos se reúnen cada Domingo para celebrar la Liturgia de la Palabra, sin que tengan la oportunidad de comulgar, pues muchas de las comunidades no tienen Capilla ni posibilidad de ir a procurar el Cuerpo de Cristo y llevarlo a sus hermanos. Me encanta leer en el Libro de la Profecía de Jonás, las palabras que Dios le dirige al profeta después de haber perdonado a la grande ciudad de Nínive: «Tu tienes pena del ricino, que no te dio trabajo alguno y no fuiste tú quien lo hizo crecer, que nació en una noche y en una noche murió. ¿Y yo no debía de tener pena de la grande ciudad de Nínive, donde hay más de 120.000 personas, que no saben distinguir la mano derecha de la izquierda, además del gran número de animales?»(cf. 4,10-11).

3. ¿Vivís la realidad de la persecución religiosa? En caso afirmativo ¿Cómo la vive UD? ¿Cuál es la relación con la mayoría no católica, especialmente paganos? Ahora parece que no está bien vista la evangelización, pero si uno tiene el corazón y el alma enamorado de Dios Trino ¿Cómo no evangelizar? Si la Santísima Trinidad es el primero que evangeliza ¿Verdad?

Fray Javier: Siendo concretos en la respuesta, tengo que decir rotundamente, NO; pero es evidente que otros conflictos de violencia terrorista y políticos, como se están produciendo en el Norte de Mozambique, producen que las gentes tengan que huir de sus tierras, dejando sus casas y sus pocos enseres, para salvar la vida; al final se les da un Campo de Refugiados donde, sin perder la alegría, sobreviven. Como es lógico, esto conlleva tener que abandonar la Comunidad Cristiana y, sin ser concretamente perseguidos, como los primeros cristianos, se ven obligados a vivir en la dispersión. Gracias Dios, siguen manteniendo la fe porque, sin duda alguna, Dios es su único recurso, digno de confianza. Los ricos, porque confían en sus bienes y riquezas, tienen más dificultades en mantener viva su fe. Ya lo dijo claramente Jesús, ¡qué difícil es para un rico entrar en el Reino de los Cielos!

En referencia a la segunda parte de la pregunta – ¿Cuál es la relación con la mayoría no católica, especialmente paganos? – La relación es buena y respetuosa. Aquí hay una grande proliferación de iglesias y sectas, parece un «totum revolutum»; pero, la gran mayoría, son fieles «a su iglesia y a su dios», sin olvidar que Mozambique, como España, se declara aconfesional; es decir, aquí tiene espacio cualquier confesión religiosa. Hay bastantes iglesias cristianas, presbiterianos, metodistas, anglicanos, evangélicos, con los que, como decía anteriormente, la relación es buena, respetuosa y amigable. También hay un porcentaje alto de seguidores del Islam y, gracias a Dios, hasta ahora, sin fundamentalistas; por lo que la relación es igualmente respetuosa. No sabemos lo que ésto va a durar, pues parte del conflicto bélico del Norte, tiene tintes de yihadismo islámico. También hay un pequeño número de Indianos profesando la fe que llegó aquí, por razones comerciales, de la India. Igualmente, con ellos la relación es buena.

Es decir, en conjunto, no hay conflicto religioso entre las diferentes confesiones, aunque se pueda dar algún caso puntual. Cuando hay acontecimientos familiares importantes, como bodas, funerales, etc, podemos encontrar personas de diferentes confesiones que, respetuosamente, participan en aquella celebración, en la que predomina, por razón de la familia, una confesión concreta.

Los paganos siguen sus ritos y, es aquí donde hay que poner más cuidado, porque en el fondo, casi todos proceden de ritos ancestrales. Pero no por eso, pensemos que son peores que los cristianos de la gran reserva católica, como era – creo que ya no es – nuestra querida España. ¡Cuántos católicos, apostólicos y romanos continúan a leer con fe el horóscopo de cada día! ¡Cuántos de ellos van a curanderos y a que les echen las cartas del Tarot! En fin, no pensemos que el hombre y la mujer africana son diferentes de los de otros continentes; aquí no llegó Halloween, como ahí, para celebrar el día de hoy, de los Fieles Difuntos. Por tanto, como dices al final de la pregunta, es la Santísima Trinidad quien va creando espacios y ambientes para evangelizar; para realizar, en muchos casos, la primera evangelización. Ahí, por el contrario, estáis trabajando en una Nueva Evangelización, porque la primera parece haber perdido mucha fuerza. No hay duda, que tenemos que estar siempre volviendo a nuestro primer amor.

4.¿Nos regala un mensaje para el mundo occidental desde su corazón sacerdotal y misionero especialmente para los jóvenes?

En esta pregunta, no me atrevo a poner mensaje alguno. Para bien o para mal, nuestra sociedad está constantemente bombardeada de mensajes de todo tipo, desde que las redes sociales rodean y aprisionan nuestras vidas. Hoy, hasta un niño tiene acceso a una red social sin que nadie le diga que eso puede matar, como puede matar una escopeta; ésta última mata físicamente un cuerpo, aquella deforma y mata una mente.

Atocigados de mensajes y más mensajes, entiendo que el Padre no nos quiso dar ninguno para los niños y jóvenes y no tan jóvenes, pero se me ocurre que la Santa Doctora de Liseux y Patrona de las Misiones, nos haga reflexionar y mover nuestros corazones católicos:

«Tengo la vocación de apóstol…Quisiera recorrer la tierra, predicar tu nombre, y plantar sobre el suelo infiel tu cruz gloriosa. Pero, ¡oh, Amado mío!, una sola misión no me bastaría. Desearía anunciar al mismo tiempo el Evangelio en las cinco partes del mundo, y hasta en las islas más remotas…Quisiera ser misionero, no solo durante algunos años, sino haberlo sido desde la creación del mundo y seguir siéndolo hasta la consumación de los siglos… Pero desearía, sobre todo, ¡oh, amadísimo Salvador mío! derramar por ti hasta la última gota de mi sangre…»

Santa Francisco Javier y Santa Teresita del Niño Jesús, enseñadnos a rezar por las misiones.

PD: El Padre Francisco Javier Pérez Zabala OFM, no me dijo nada sobre la selva, pero he buscado una foto ¡Alabado sea Dios!

Gabriela Gorkin

Les invitamos a conocer: nuestra sección cultural


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Gabriela Gorkin Klincovich

Conversa judía que halla el sentido de su vida, recibiendo el Bautismo en la Vigilia Pascual del 2001, en intentar darle gloria a Dios, con el auxilio de su gracia, la de la Santísima Virgen María Nuestra Madre y la intercesión de Todos los Santos y ángeles del Cielo.