• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El cristianismo es inamovible y la doctrina cristiana también

El cristianismo es inamovible y la doctrina cristiana también-MarchandoReligion.es

La doctrina perenne revelada por Dios y enseñada por la Iglesia no cambia, el cristianismo es inamovible por más que se intente adaptarlo al siglo

El cristianismo es inamovible y la doctrina cristiana también, un artículo de Peter Kwasniewski para LifeSiteNews

En su ensayo sobre el Desarrollo de la doctrina cristiana, John Henry Newman, como se sabe sostuvo: “En un mundo superior es de otra manera, pero aquí abajo vivir es cambiar y ser perfecto es tener que cambiar a menudo.” Esta afirmación a veces es sacada fuera de contexto por los liberales y progresistas que lo citan para servicio de su agenda de convulsión continua en la Iglesia.

 Un vistazo al contexto muestra lo que Newman estaba realmente diciendo: ya que la esencia de la fe cristiana nunca cambia, su apariencia externa, la amplitud y el cariz de su expresión, realizan cambios, y no de cualquier manera, sino en la dirección de una expresión más plena y completa. Newman nunca pudo ser legítimamente presionado a apoyar ninguno de los “nuevos paradigmas” en el cristianismo. De hecho, él abandonó la iglesia anglicana porque llegó a creer que esta se había apartado del solo y único Paradigma original, que permanecía vivo en la Iglesia Católica.

Como cada Padre y Doctor de la Iglesia, Newman creía que a la humanidad le había sido dado de una vez por todas, el Paradigma en la Vida, Muerte y Resurrección de Jesucristo; en Su divina enseñanza y en la divina liturgia, y que esto no dependía de nosotros modificarla, personalizarla o adornarla, sino más bien aceptarla con una fe humilde, internalizarla en la oración y vivirla en la caridad, todo por poder de la gracia de Dios.

Algunas veces las costumbres de los seres humanos caídos, como la esclavitud por los bienes materiales, aunque esté extendida y se dé por sentada, permanece en contradicción con la Paradigma, por tanto, ellos deben ceder a su fuerza irresistible. El Paradigma mismo permanece firme, una roca inamovible.

De acuerdo con la Escritura y la Tradición el cristiano es uno que sostiene principios inamovibles, esto es, las verdades divinamente reveladas acerca de Dios, del hombre, del mundo, sobre nuestra condición y salvación. Aquellos principios nunca cambian, no importa cuanta cultura, civilización, sociedad, leyes, costumbres o actitudes puedan cambiar. Las páginas de la historia de la Iglesia están llenas de incontables ejemplos de santos que obstinadamente se adhirieron a la ley de Dios y que prefirieron morir antes que actuar o permitir que alguien más actuara en contra de ellas.

Esta actitud intransigente se muestra en forma notable en todos los Papas premodernos, que vieron al mundo secular precipitándose hacia su destrucción – un pesimismo ampliamente confirmado por los eventos posteriores hasta nuestros días – y que opusieron a ese mundo el inmutable Evangelio de Cristo, con sus altas demandas morales y con sus aún más altas promesas de ayuda espiritual para aquellos que Lo invocan, y la felicidad última para aquellos que esperan en Él.

Uno de los “memes” más populares hoy sobre las prédicas en las iglesias es: “Dios te ama, así como tú eres.” Me apena enormemente tener que decir que esto no es sino una falsedad y además perniciosa. Tal como Anthony Esolen dijo sucintamente: “No quiero que se me diga que no soy un pecador. Quiero que se me diga que tengo que convertirme.”

Si Dios nos ama, así como somos, la religión se acabó.

No hay momento para la conversión, arrepentimiento o sacrificio. Y precisamente porque no estamos bien como estamos es que Dios se hizo hombre y murió en la cruz, y nos dio los medios para unirse a Él en Su muerte y resurrección. Sí, Cristo murió por nosotros ya que seguimos siendo pecadores, pero para hacernos Sus amigos, que es con Su gracia y con nuestro sincero esfuerzo, no pecados. Si somos “buenos para andar por la vida” como pecadores, Cristo murió y nuestra fe es en vano.

Nada impuro puede entrar al cielo. Por lo tanto, debemos estar limpios de todos nuestros pecados, de los efectos persistentes y de las mínimas sugerencias del pecado si queremos entrar en el cielo. Y amigos, discúlpenme por romperles la ilusión, pero el purgatorio no es el lugar donde se perdonan los pecados mortales. Eso ocurre en esta vida o nunca sucederá. Si se me permite parafrasear a Newman: “En un mundo superior es de otra manera, pero aquí abajo para ser salvado hay que arrepentirse, y ser perfecto es tener que arrepentirse a menudo.” Nos arrepentimos de nuestra infidelidad al Paradigma, a la ley de Dios, al Evangelio de Cristo, a Dios todopoderoso. El Paradigma es la roca, y nosotros golpeamos nuestros pecados contra ella. Un “nuevo paradigma”, un “paradigma cambiante” esas son ficciones del demonio.

Peter Kwasniewski

*Nota de edición: La fotografía pertenece al artículo original publicado por LifeSiteNews. MarchandoReligion declina toda responsabilidad

Puedes leer este artículo en su sitio original en inglés aquí: https://www.lifesitenews.com/blogs/the-christian-is-immovable-and-so-is-christian-doctrine/

Nuestra sugerencia de lectura para este artículo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Profesor Peter Kwasniewski

Profesor Peter Kwasniewski: (Chicago, 1971) Teólogo y filósofo católico, compositor de música sacra, escritor, bloguero, editor y conferencista. Escribe regularmente para New LiturgicalMovement, OnePeterFive, LifeSiteNews, yRorateCaeli. Desde el año 2018 dejó el Wyoming CatholicCollegeen Lander, Wyoming, donde hacía clases y ocupaba un cargo directivo para seguir su carrera como autor freelance, orador, compositor y editor, y dedicar su vida a la defensa y articulación de la Tradición Católica en todas sus dimensiones. En su página personal podrán encontrar parte de su obra escrita y musical: https://www.peterkwasniewski.com/