• Dom. Ene 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Solteros aunque juntos

PorMarchando Religion

Dic 21, 2021
El sentido del noviazgo-MarchandoReligion.es

Anna de Noailles, una poetisa francesa, resumió su infeliz vida matrimonial en las palabras:

“Estoy sola con alguien. Es un comentario expresivo pero siniestro. La gente se casa para ser dos, pero dos en uno, no para seguir estando solos; solos aunque con alguien.”

Solteros aunque juntos. Por Raoul Plus, S.J

Preparación de los textos por Augusto Pozuelos para Marchando Religión

La soledad para dos puede tener una doble causa:

1. Esperar demasiado para tener hijos por mutuo acuerdo al inicio de la vida matrimonial.

2. Amarse demasiado quizás. Demasiado, egoístamente por supuesto. Hombre y mujer unidos, juntos, sí; y en este sentido, no es la soledad de la que habla Anna de Noailles. Pero si su unión de dos merece más bien ser llamada egoísmo para dos, no es una unión verdadera. Estos son los arrecifes sobre los que se han hundido muchos matrimonios.

Concedido que si no hacen nada para prevenir la generación, no pecan. . . al menos no contra la ley de castidad para el matrimonio; pero además de ir en contra de la ley de fecundidad, corren el riesgo de esterilidad.

Si esperan demasiado para tener su nido, el nido se endurece, pierde su suavidad y adaptabilidad. Se acostumbran tanto a ser sólo dos que la presencia de un tercero, aunque fruto de su unión, no parece deseable. ¡Siempre habrá tiempo más tarde, más tarde! Disfrutemos el uno del otro primero. Egoísmo para dos: soledad conyugal.

Y agreguemos, un riesgo para más adelante. La esposa probablemente sufrirá por no poder ser madre; el marido se acostumbra a ver en ella sólo una esposa. «Es en primavera», dice pintorescamente el proverbio, «cuando el pájaro padre aprende a cumplir con su deber.»

La esposa es muy imprudente si deja que su marido prolongue indebidamente una especie de soltería; que ella le enseñe a asumir sus funciones sin demasiada demora.

Puede haber otra razón más dañina aún para éste, “estar solo entre dos”, y que nace de la oposición de personajes. Generalmente no aparece en los primeros años de vida matrimonial. Entonces todo es maravilloso, el sol y la luna.

Aunque puede haber excepciones, son raras. Pero llega un momento en que la tensión se cuela, más o menos contenida, luego el resentimiento oculto, finalmente la oposición, si no con armas, al menos con latigazos con la lengua, silencios hoscos, actitudes desagradables.

En todo hombre, incluso en un hombre casado, hay la materia del viejo soltero; en cada mujer, incluso en una mujer casada, algo de … bueno, una persona no debería usar esa palabra para hablar de mujeres solteras. Cuando los esposos y las esposas notan su creciente irritabilidad, deben tomar sus corazones con ambas manos, por así decirlo, y abstenerse de las palabras de las que se arrepientan poco después.

Si tienen el coraje, deben conseguir un entendimiento mutuo lo antes posible. Deben aprender a no fijarse en todo; olvidar con paciencia incansable todos los pinchazos; recordar sólo las alegrías que vivieron juntos; para hacer un ramo de ellos, no un ramo descolorido como flores artificiales secas que se guardan en un cajón, sino uno vivo y fresco, lo suficientemente hermoso como para ser puesto a la vista en la repisa.

Todo lo que es típico de la vida de soltero es tabú. Ahora están unidos. Deben permanecer unidos. Dos en uno. En uno: no siempre es fácil; siempre es necesario.

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción