• Dom. Dic 5th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Santa Navidad con San José

PorAlberto Mensi

Dic 25, 2020
Santa Navidad con San José-MarchandoReligion.es

Nuestro compañero nos propone la mejor celebración para la Santa Navidad

Santa Navidad con San José. Un artículo de Alberto Mensi

Celebramos con gozo en el alma una nueva Navidad, una nueva Natividad del Señor, pero la de este año es muy especial, porque la celebramos en el marco del Año Josefino.

150 años de que el gran Pontífice Pío IX lo proclamara Patrón de la Iglesia Universal1.

Una gran oportunidad para volver nuestros ojos y corazones a él, para poder mirar a la Virgen Madre y al Divino Niño con sus ojos.

A Jesús por María, a María por José.

Entonces hoy vamos a considerar tres cosas en esta Navidad, o más bien vamos a presentarles tres cosas para que todos puedan empezar a meditar:

1-Dios se hace hombre

2-La Virgen es protegida por San José

3-El deicidio fue evitado por San José, y así se salvó la Iglesia.

DIOS SE HACE HOMBRE

Esta es la primera verdad radical de la Navidad.

En esta época nos enternece ver hermosos pesebres, a veces acompañados por arbolitos, y los artistas plasmando hermosas figuras del Divino Niño, y mil recursos para adornarlo, y luces y música, y tantas cosas mas, que tocan las fibras más íntimas del alma.

Desgraciadamente la mayor parte de las veces nos quedamos en la ternura y lo bonito de los villancicos y en los saludos navideños y en las comidas y las bebidas que preparamos para esta época.

Pero lo que solamente la Fe puede ver, lo que sólo la Fe puede buscar es: el Misterio de un Dios hecho hombre.

Porque allí está el misterio de la Navidad, no está en las lucecitas de colores, ni en los cantos, ni…

Llegó la Navidad, nació el niñito Dios, lo decimos de manera tan simple, tan sencilla, y ni siquiera terminamos de darnos cuenta de lo que ello significa.

Verbum caro factum est.

El Verbo se ha hecho carne.

Esta frase no hace referencia a si es pobre o es rico, si tiene calor o tiene frío, si está en un pesebre o en un palacio. Todo eso nos puede dar mucho material para meditar o para imitar, pero no es eso lo verdaderamente importante.

El Verbo se ha hecho carne, nos obliga a ponernos de rodillas y adorar, adorar a Dios, adorar el Misterio insondable de su amor.

Este es el Misterio de la Navidad: que Dios se ha hecho hombre.

LA VIRGEN ES PROTEGIDA POR SAN JOSÉ

En el frontal del altar de la Anunciación dice HIC VERBUM CARO FACTUM EST

AQUÍ el Verbo se ha hecho carne.

No es una utopía. Utopía viene de oú (no) tópos (lugar) o sea el no-lugar, o un lugar que no existe.

Acá vemos que ese lugar y momento sí existe, hay un momento y lugar concreto donde comienza este Misterio, en el mismo instante de la Concepción comienza la vida.

En la Santa Casa de Nazareth (hoy ubicada en Loreto por mano de los Santos Ángeles) fue donde María Santísima, la elegida y predestinada por Dios desde toda la eternidad le dice Si a Dios y allí mismo comienza esa obra maravillosa, infinitamente más maravillosa que la misma Creación, que es que en Su Seno Purísimo comienza a desarrollar su cuerpo humano el mismo Hijo de Dios.

Sin el Si de María no tenemos Navidad.

Si en esta Navidad recibimos a Jesús, es porque primero María Santísima le dijo Si a Dios y lo recibió en Su Seno Inmaculado.

Y para proteger este Cofre Purísimo que encierra el mayor Tesoro del Universo, Dios mismo preparó al Varón justo, al glorioso Patriarca San José.

Es imposible para nuestra corta lengua decir o mostrar la grandeza de San José, tan sólo podemos decir que es el Esposo real de la Madre de Dios, que es el Padre putativo del Hijo de Dios, el cual le estará sujeto, lo amará y le obedecerá.

Dios Padre le confió a la Madre de Su Hijo, Dios Hijo le confió a Su Madre, el Espíritu Santo le confió a Su amada Esposa, la misma Trinidad puso toda su confianza en él.

Nuevamente es para guardar piadoso silencio, ponernos de rodillas y adorar a Dios en el Misterio insondable de su amor.

EL DEICIDIO FUE EVITADO POR SAN JOSÉ, Y ASÍ SE SALVÓ LA IGLESIA

En la oscuridad de la noche, pasados días del Nacimiento, el cruel rey Herodes decide matar al Niño y manda a sus esbirros a ejecutar el deicidio, tal como hoy los modernos Herodes sacrifican a miles de seres inocentes en los vientres de sus madres en el mayor genocidio de la historia de la humanidad.

Y es en medio de la noche donde Dios Padre envía su santo ángel a proteger a esa Familia única. Por eso lo manda a San José: “levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto, donde permanecerás hasta que yo te avise. Porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. Y él se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, y salió hacia Egipto”2

Quizás de tanto haber escuchado este pasaje no caemos en la cuenta de lo tremendo que es ese momento. La salvación de la humanidad y el reordenamiento de la creación dependen de la decisión de San José.

No puede haber la menor duda, no puede haber dilación alguna, es ya… para salvar al Niño y a su Madre.

Y san José vuelve a actuar a la altura de las circunstancias, corresponde a la confianza que la Santísima Trinidad han puesto en él.

Y salvando al Niño salvó la Iglesia, de la cual ese Niño es la Cabeza.

Y salvando a la Madre salvó a la Iglesia, de la cual esa Madre es la Madre, Reina y Señora.

Nos queda hasta el 8 de diciembre de 2021 para agradecer todos los días a San José por haber protegido a Jesús y a María, por seguir protegiendo a la Santa Iglesia Católica, la Iglesia fundada por su Hijo, hoy día tan atacada, amenazada, infiltrada.

Pero como en esa noche de la huída a Egipto, también en la noche que estamos viviendo San José nos volverá a poner a salvo.

Él intervendrá como lo considere, pero seguro que reclama de nosotros que volvamos nuestros corazones a él, y él volverá nuestros corazones a Dios.

Alabado sea el Glorioso Patriarca San José y presente él nuestra adoración al Divino Niño en los brazos de la Reina de cielos y tierra.

Alberto Mensi

1 Decreto Quemadmodum Deus (https://www.traditio-op.org/santos/San{a28caa5256ef5c99ad8018d288d4660307d817b265b2401469694a7ea8a1dee6}20Jose/Quemadmodum{a28caa5256ef5c99ad8018d288d4660307d817b265b2401469694a7ea8a1dee6}20Deus,{a28caa5256ef5c99ad8018d288d4660307d817b265b2401469694a7ea8a1dee6}20Pio{a28caa5256ef5c99ad8018d288d4660307d817b265b2401469694a7ea8a1dee6}20IX.pdf)

2 Mt. 2, 13-14

Nuestra recomendación: El obstáculo, ¿Cuál será el Katéjon?

Les invitamos a seguir nuestros debates en nuestro canal de Youtube: MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Alberto Mensi

Alberto Antonio Mensi (13 julio 1955) Egresado del Liceo Militar Gral. San Martín Profesor de Filosofía Profesor de Ciencias Sagradas Diplomado Universitario en Pensamiento Tomista (Universidad FASTA) Recibió el espaldarazo caballeresco como Caballero de María Reina el 15 de agosto de 1975 Maestro Scout y Formador Scout Católico Casado con María Pía Sernani Padre de cuatro hijos Abuelo de cinco nietos (por ahora)