• Jue. Dic 2nd, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

La campana de la vida

PorMarchando Religion

Jul 27, 2021
La campana de la vida-MarchandoReligion.es

LA CAMPANA DE LA VIDA

EN 1935 hubo un proyecto para instalar una campana de la vida y un contador de la muerte en el corazón de la ciudad de Berlín.

La campana de la vida. Por Raoul Plus, S.J

Traducido por Augusto Pozuelos para Marchando Religión

Puede que el plan haya fracasado. Una campana grande sonaba cada cinco minutos; en el intervalo, una campana más pequeña sonaría nueve veces anunciando al vecindario que nueve niños nacían en Alemania durante ese tiempo.

Luego, un reloj de arena debía indicar a los transeúntes que en el espacio de cinco minutos, siete alemanes se habían ido a la tumba.

Ya sea que se haya realizado o no, el proyecto valía la pena. Anunciar el aumento de la vida es útil; recordar la obra de la muerte, aún no menos importante, pero todavía más útil es señalar el triunfo de la vida sobre la muerte.

Meditemos y detengámonos en este último pensamiento. No es tan importante ahora contemplar el final de la vida y la responsabilidad que debe afrontarse en ese momento tan terrible, como dar la bienvenida a las nuevas vidas y determinar si estoy contribuyendo a aumentar para mi país como debería, el repicar de la campana de la vida.

En noviembre de 1939, un líder de una división de artillería pesada en la línea Maginot escribió en una carta: “Tengo dieciocho hombres en mi sector. Tienen entre treinta y treinta y cinco años; todos, excepto unos pocos, están casados; ¡todos juntos tienen sólo ocho hijos! «

Si, como señala la buena Economía Política, el promedio de hijos por familia de un país que no quiere morir es de tres —dos para reemplazar al padre y a la madre y un tercio destinado a llenar el vacío causado por la mortalidad infantil— entonces esos dieciocho hombres deberían haber tenido al menos cincuenta y cuatro hijos entre ellos. Tenían ocho. El déficit entonces: cuarenta y seis.

Por supuesto, no existe una ley moral que requiera que los casados ​​tengan tres hijos. El ejemplo que se da aquí es simplemente un aspecto social o nacional del problema.

Ya se ha señalado que la ley moral no está determinada por el país al que se pertenece —aunque quizás exista el deber de pensarlo— sino por la ley de castidad en el matrimonio por un lado y la ley de fecundidad. en el otro.

Podría ser bueno volver a estos puntos. La ley de la fecundidad espera que los padres tengan tantos hijos como sean capaces de criar de manera humana y cristiana. En cuanto al control de la natalidad, la ley de castidad establece la regla: no se puede hacer nada artificialmente para frustrar la concepción.

Pero volviendo al punto de vista social, el futuro de mi país, la necesidad de la sociedad: ¡De qué sirve gritar ¡Viva mi país! si mi único aporte es a su muerte? ¡Más cunas que tumbas! Ese debería ser nuestro lema. ¡Cuán grande es el desastre cuando es cierto lo contrario! ¿Acaso no es para mí una discusión así, que posiblemente no tenga fuerza con los débiles o con aquellos demasiado absortos en sí mismos? No es el argumento más decisivo para incentivar a las familias numerosas, pero no es un argumento despreciable.

El deber patriótico no pertenece a la moralidad sólo en tiempos de guerra. Existe y también une la conciencia en las épocas de paz. Quizás de otra manera, pero igual de imperativo.

¿Amo a mi país? ¿La amo lo suficiente como para estar dispuesta a darle hijos? Ciertamente, no principalmente para tiempos de guerra, sino igualmente para tiempos de paz.

Cuanto más valientes son los corazones y las armas, más próspero es el país. La verdadera riqueza de un pueblo es su riqueza en hombres.

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Nuestro artículo recomendado: La maternidad

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR

Los debates de MR-División entre católicos

*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción