• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

La familia

PorMarchando Religion

Mar 15, 2022
La familia-MarchandoReligion.es

¡La familia, un taller de vida para la tierra, un taller para la eternidad!

La familia. Por Raoul Plus, S.J

PPreparación de los textos: Augusto Pozuelos

1. Un Taller de Vida:

¡Qué enorme poder es el tener control sobre la creación de vida! Dios, que pudo haber creado por sí mismo a los seres humanos, quiso dar a sus criaturas el don de un poder que sólo a Él le pertenecía. En consecuencia, las almas no vendrán la luz a menos que los padres lo consientan. No crearán almas, desde luego, pero al generar cuerpos le proporcionan a Dios los medios para aumentar el número de almas.

¿He meditado con suficiente frecuencia sobre este magnífico poder que me ha sido conferido? ¿Un poder que comparto por igual con aquella que es la compañera de mi existencia? ¿He meditado en la gloria de la paternidad? ¿La gloria de la maternidad? ¿He considerado qué pecado tan grave es colocar el acto que genera la vida, y luego impedir por voluntad pervertida la llegada de la vida a un ser humano potencial? ¿O para extinguir la vida que se desarrolla en el vientre de la madre?

El autor de la novela “Jeanne”, aunque no es cristiano, aboga claramente por la causa de la moral cristiana en la obra que produjo a partir de su novela. La siguiente escena da en resumen el tema de toda la obra:

MADELEINE—Jeanne siempre está presente. . . ¿Sabes el sueño que tengo a menudo? Veo una manita que intenta abrir una puerta. Estamos muy cómodos tú y yo y los dos empujamos con todas nuestras fuerzas contra la puerta para que Jeanne no pueda entrar a quitarnos un poco de nuestro desahogo, de nuestro lujo, de nuestro calor. . . Entonces la manita se cae y comenzamos a contar piezas de oro para no escuchar nada. . . Un pequeño gemido. . .

ANDRE—¡Eso es una pesadilla! …

MADELEINE—Para ti, sí. El remordimiento es un policía. . .

ANDRE—¿Ya no me quieres, Madeleine?

MADELEINE—Desde que éramos cómplices. . .Te amé hasta la locura, pero este amor me fue arrebatado con mi hijo. Cuando regresé de ese abortista, no notaste ningún cambio en mi actitud. Pero André, era otra mujer a la que estrechabas en tus brazos. . . una especie de muerto. . .

ANDRE—Entonces, ¿siempre, para siempre, eso quedará entre nosotros?

MADELEINE—¡No entre nosotros, con nosotros!

¿He pensado alguna vez en los trágicos dramas íntimos que provocan las infidelidades conyugales en la vida de los padres? ¿He pensado en el daño que se hace a la sociedad en tiempos de paz? ¿Al país que amo, debilitando sus defensas, amenazando su seguridad en tiempos de guerra? A la Iglesia que habría tenido algunos santos entre esos niños a los que se les negó el nacimiento, en todo caso, algunos sacerdotes y religiosos. . .

¿He pensado en todo eso?

2. Un Taller para la Eternidad:

La familia no sólo contribuye a aumentar la existencia terrenal sino que aumenta más la vida divina en la tierra, y eso de dos maneras — desde el momento de su constitución y posteriormente: El día que el hombre y la mujer reciben la sacramento del Matrimonio, producen, si podemos atrevernos a decirlo así, más vida divina; cada uno de los dos se enriquece en la vida de la Trinidad en sí mismos; el Eterno se entremezcla en mayor grado en la existencia de ambos.

Luego vienen los niños. Cada uno poseerá en sí mismo el germen de la eternidad, algo de la vida que nunca terminará. La muerte vendrá para acabar con la vida aquí abajo, pero esta vida está destinada a florecer de nuevo: “Creo en la resurrección de la carne y en la vida eterna” recitamos en el Credo.

Sin duda, los niños tienen libre albedrío, pueden fracasar en alcanzar su destino. El demonio y la concupiscencia siempre deben ser vencidos. Pero si su origen es cristiano, si los padres han hecho todo lo posible para cumplir con su deber y criar a su descendencia como es debido, sería una falta de esperanza pensar en la familia eternamente separada de algunos de sus miembros.

Rezaré con fervor para que todos nos reunamos en el Cielo, para que cantemos eternamente el Sanctus a coro, sin que falte ninguno.

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción