• Jue. Dic 2nd, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

La avería del transhumanista

La avería del transhumanista-MarchandoReligion.es

Autor: José Miguel López Carmona (La avería del transhumanista)

-Sí, es Manolo «el cíborg». Estudió conmigo en la promoción de salesianos del 64. Le he dicho muchas veces que se una a nuestra peña de misa de ocho y dominó, pero desde que se hizo «trans» no gana para talleres…un día un problema mecánico, otro día informático…es lo que tiene la tecnología…

Nuestro artículo recomendado: Vidas pequeñas

Les invitamos a conocer nuestro canal de Youtube: MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Jose Miguel Lopez Carmona

Cordobés, parroquiano y alumno de la Trinidad. Bachiller senequista y licenciado en Administración de Empresas por ETEA. Después del Servicio Militar me trasladé a Valladolid, donde comencé a trabajar para el diario EL MUNDO. Pisé el acelerador y, en siete años, conocí a mi novia, me casé y nacieron mis cuatro soles. Después de trabajar para el mundo, lo hice, entre otros negocios, para LA CARNE (un enorme emprendimiento porcino para Campofrío). Tras un periodo como consultor empresarial, me incorporé a una entidad financiera (algunos las consideran herramientas del DEMONIO, aunque a mí me parezca inofensiva). Soy adorador, tradicionalista y, para más señas, carlista. Me gusta leer, escribir, disfrutar de la música antigua y hacer monigotes. Quiero que Cristo reine en mi vida y en la vida del mundo, pero especialmente en mi Patria, tierra de María, a cuyo Corazón Inmaculado, junto al de Su Hijo, me consagro.