• Dom. Nov 28th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El día de la boda

PorMarchando Religion

Mar 30, 2021
El día de la boda-MarchandoReligion.es

Se conocen, se aman y desean casarse, pero, ¿Cómo tiene que ser el día de la boda?

El día de la boda. Por Raoul Plus, S.J

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

¡Qué maravilla de grandeza y de poesía es la liturgia nupcial! La Iglesia, llena de solicitud por las dos atrevidas almas jóvenes listas para emprender el viaje de la vida, está ansiosa por prepararlas con la mayor seriedad y solidez posible, para exponerles principios esenciales y para pedir a Dios que tome a esta santa pareja bajo su especial protección, y la conduzca a la gran familia eterna, después de su vida de amor recíproco y confiada generosidad.

¿Es de extrañar que una ceremonia tan noble y significativa recuerde la Primera Misa de un sacerdote recién ordenado?

Desafortunadamente, las trampas mundanas que a menudo acompañan a la celebración del matrimonio le restan considerablemente valor a la atmósfera sagrada del evento. Particularmente cierto es esto del banquete que generalmente es parte de la celebración.

La Iglesia no tiene nada en contra de las alegrías sanas, en particular las fiestas familiares para conmemorar una ocasión excepcional en la vida; pero ciertamente no aprueba las juergas de las que los banquetes de bodas son con tanta frecuencia la excusa, ni el tono de ciertas fiestas que se celebran en relación con las bodas. ¿Alguien podría imaginarse una ordenación al sacerdocio celebrada de esa manera?

Después de la Misa Nupcial, el mundo toma el control, están las felicitaciones, el revuelo general para entrar en la línea de marcha para ver y ser visto; no hay un minuto para la oración, el recogimiento, la acción de gracias. El mundo, tanto durante la Misa como después de ella, asume el control de la pareja y su familia.

Los eventos que siguen a la ceremonia del matrimonio no hacen nada para corregir estas concesiones al mundo. ¿No parece razonable que cuando los intereses fundamentales de la familia se ven obstaculizados por el espíritu mundano, la familia deba hacer todo lo que esté a su alcance para escapar de él?

Hay quienes entienden esto: Los Sodalistas, los Jocistas, miembros de grupos de Acción Católica u organizaciones similares, incluso antes de la guerra, querían romper con estas prácticas paganas. No es cuestión de ver en el lugar santo solo el vestíbulo de la Iglesia o el atrio de la Iglesia. No, no, la iglesia es la casa de Dios. ¡Que todo allí sea santo y todo lo que allí se haga se haga santamente, la fundación de la familia más que cualquier otra cosa!

Aquellos grupos que reconocen la santidad de la ceremonia del matrimonio han dado el ejemplo de comulgar en su Misa Nupcial; han suprimido celebraciones bulliciosas y vertiginosas. Con el mismo ánimo decidieron retrasar la partida a su luna de miel y aplazar las distracciones que ello conlleva; tan beneficioso es permanecer en un recuerdo prolongado durante sus primeros días juntos. No olvidan hacer que predomine su unión de almas. Por lo tanto, juntos se refrenan y de mutuo acuerdo abrazan el sacrificio.

San Paulino, un renombrado abogado de Burdeos, que renunció a la vida mundana cuando estaba en la cima del éxito, y con su esposa se retiró a la ciudad de Nola en Campania, escribió estas importantes líneas:

“Concordes animae casto sociantur amore: Virgo puer Christi, virgo puella Dei”. que significa: “Que estas almas que son un solo corazón y alma, estén unidas en un amor casto; él, una virgen, un hijo de Dios; ella, virgen, hija de Dios”.

¿Por qué no asegurar para estas dos espléndidas almas bautizadas, estas dos almas vírgenes, a quienes el matrimonio ha unido para siempre, una partida digna de ellas?

Nuestro artículo recomendado: La liturgia nupcial

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción