• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

VII Domingo Tiempo Ordinario ciclo C Misa N.O

VII Domingo Tiempo Ordinario ciclo C Misa N.O-MarchandoReligion.es

Diligite inimicos vestros

VII Domingo Tiempo Ordinario ciclo C Misa Novus Ordo. D. Vicente Ramón Escandell

1. Relato Evangélico (Lc 6, 27-38)

En cambio, a vosotros los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, no le impidas que tome también la túnica. 30 A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames.

Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien solo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de los que esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. Por el contrario, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los malvados y desagradecidos.

Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis

se os medirá a vosotros».

2. Comentario exegético: San Ambrosio de Milán, obispo y doctor (340-397)

Amad a vuestros enemigos.

El cristiano, está, pues, formado en esta escuela, de tal modo que, no contento con el derecho natural, busca la delicadeza. Si todos, aun los pecadores, están de acuerdo en corresponder al afecto, aquel cuyas convicciones son de un orden más elevado debe también inclinarse más generosamente a la virtud, hasta llegar a amar a aquellos que no le aman.

Pues, si la ausencia de títulos para ser amado impide el servicio del amor, que no lo impida la virtud. Ya que del mismo modo que te avergonzaría no corresponder al que te ama, y que el deseo de hacer un beneficio hace nacer en ti el amor del que antes no amabas; así también, en el que no te ama, debes amar (la ocasión) de la virtud de tal modo, que, amando la virtud, comenzaras a amar al que no amas. Además, débil y caduco es el salario del amor, eterno el de la virtud.

Tratado sobre el Evangelio de san Lucas L. V, 75

3. Reflexión

Levántate, Señor; ¿por qué duermes? Levántate y no nos abandones para siempre. ¿Por qué apartas tu rostro y olvidas nuestra miseria? Nuestro vientre está abatido hasta el polvo. Levántate, Señor, ayúdanos y líbranos. ¡Oh Dios!, nuestros oídos han oído y nuestros padres nos han contado tus maravillas.1

El evangelio de este domingo contiene una de las expresiones más típicas y fuertes de la predicación de Jesús: Amad a vuestros enemigos. Está tomada del evangelio de san Lucas, pero se encuentra también en el de san Mateo, en el contexto del discurso programático que comienza con las famosas <<Bienaventuranzas>>. Jesús lo pronunció en Galilea, al inicio de su vida pública. Es casi un <<manifiesto>> presentado a todos, sobre el cual pide la adhesión a sus discípulos, proponiéndoles en términos radicales su modelo de vida.2

¡Amad a vuestros enemigos! Participemos de la admiración que siente el auditorio ante tan extraordinaria invitación. Pidamos a Jesús que nos la explique.

Un enemigo es un hombre que nos desea o me causa algún mal. Es, quizá, aquel mismo hombre que me fingía amistad, y que se ha servido de mis confidencias imprudentes para traicionarme y perjudicarme, para sembrar la división entre los míos o poner en peligro mis negocios. Es tal vez, aquel falso testigo que me ha calumniado, o aquel hombre corrompido que ridiculiza mis creencias, o aquel competidor que siembra de obstáculos mi camino, o aquel hipócrita que finge dudar de la integridad de mi conducta.

¿Soy deudor de alguna consideración con semejantes personas? ¿No observo ya una conducta heroica por el mero hecho de no vengarme, de no devolverles mal por mal? ¿Estoy obligado a más?

Ciertamente: no vengarme constituye ya un acto heroico; más debemos tener presente que al promulgar la ley evangélica Jesucristo se propone conducirnos de heroísmo en heroísmo. ¡Haced siempre más; obrad siempre mejor!, nos dice. No hacer mal a los que nos lo hacen es propio de una caridad elemental; pero hacer bien a los que nos hacen mal es propio de la caridad perfecta.

Que ninguna injusticia altere en lo más mínimo nuestra caridad. Si nuestro enemigo sufre, suframos con él; si le sucede algo bueno, regocijémonos y deseémosle aún mayores bienes; no usemos con él más que de buenos modales. Hablemos bien de él; no nos quejemos de su mal comportamiento. Si tenemos que dirigirle la palabra, hagámoslo con dulzura y en términos educados. Roguemos por él; pidamos sinceramente a Dios su conversión, el éxito de sus empresas y la salvación de su alma.

He ahí lo que Jesús exige a sus discípulos. Quiere que cesen de una vez, gracias a los esfuerzos de una caridad inagotable, las enemistades que nos separan. Si hemos sido ofendidos, confiemos nuestra causa a Dios, y sigamos amándonos unos a otros.

4. Oración

Señor Jesucristo, que perdonaste a tus verdugos en altar de la Cruz, dejándonos un ejemplo a seguir; concédenos la gracia de que, superando toda humana resistencia, perdonemos y amemos de corazón a quienes se declaran nuestros enemigos, sin que nosotros los tengamos por tales. Que vives y reinas. Amén.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Rev. D. Vicente Ramón Escandell

**VI Domingo Tiempo Ordinario ciclo C Misa N.O

1 Salm. 43,23-26,2

2 Benedicto XVI, Ángelus (18-II-2007)

Pueden consultar el Evangelio en nuestra sección: Evangelio del Domingo

Les invitamos a conocer nuestro canal de YouTube MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna