• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

V Domingo Cuaresma ciclo C Misa N.O

V Domingo Cuaresma ciclo C Misa N.O-MarchandoReligion.es

NEC EGO TE CONDEMNABO: VETE, ET IAM AMPLIUS NON PECCARE

V Domingo Cuaresma ciclo C Misa Novus Ordo. D. Vicente Ramón Escandell

1. Relato Evangelico (Jn 8, 1-11)

Y se fue Jesús al monte del Olivar; y otro día, de mañana, volvió al templo, y vino a El todo el pueblo, y sentado los enseñaba. Y los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; la pusieron en medio, y le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido ahora sorprendida en adulterio; y Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas tales. ¿Pues tú qué dices?» Y esto se lo decían tentándole, para poderlo acusar.

Mas Jesús, inclinado hacia abajo, escribía con el dedo en la tierra. Y como porfiasen en preguntarle, se enderezó, y les dijo: «El que entre vosotros esté sin pecado, tire contra ella la piedra el primero». E inclinándose de nuevo, continuaba escribiendo en la tierra. Ellos, cuando esto oyeron, se salieron los unos en pos de los otros, y los más ancianos los primeros. Y quedó Jesús sólo, y la mujer que estaba en pie en medio. Y enderezándose Jesús, le dijo: «Mujer, ¿en dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado?» Y dijo ella: «Ninguno, Señor»; y dijo Jesús: «Ni yo tampoco te condenaré: Vete, y no

peques más».

2. Comentario litúrgico: Dom Prospero Guéranger, OSB (1805-1875)

Adan y Jesús

Humillemonos, al ver que el Creador del cielo y de la tierra tiene que substraerse a las miradas de los hombres, para huir de su cólera. Pensemos en el día del primer crimen en el que Adan y Eva, pecadores, se escondieron también por que se vieron desnudos. Jesús ha venido para darles la seguridad del perdón: y he aquí que se oculta; no por que esté desnudo, Él que es para sus Santos el vestido de santidad y de inmortalidad, sino por que se hecho débil, para darnos fortaleza.

Nuestros primeros padres quisieron esconderse de la mirada de Dios; Jesús se oculta ante los hombres; pero no será siempre así. Día vendrá en que los pecadores, ante quienes parece que huye hoy, suplicaran a las rocas y montañas, que caigan sobre ellos y los sustraigan de su vista; pero su petición será esteril. “Verán al Hijo del hombre sentado sobre las nubes del cielo, con poderosa y soberana majestad”.

Este Domingo se llama Domingo de Pasion porque la Iglesia comienza hoy a ocuparse especialmente de los sufrimientos del Redentor. Se le llama también Domingo Júdica, por comenzar con esta palabra el Introito de la Misa; finalmente Domingo de la Neomenia es decir de la luna nueva pascual por que siempre cae después de la luna nueva que sirve para fijar la fiesta de la Pascua.

En la Iglesia griega, este Domingo, no tiene otro nombre que Domingo V de los Santos Ayunos.

El Año Liturgico (Septuagesima, Cuaresma y Pasión)

3. Reflexión

Hazme justicia, ¡oh Dios!, defiende mi causa contra un pueblo infiel; del hombre inicuo y falaz, líbrame; porque tú eres mi Dios y mi fortaleza. Envía tu luz y tu verdad; ellas me guiarán y conducirán a tu santo monte, a tu tabernáculo.i

Hemos llegado al quinto domingo de Cuaresma, en el que la liturgia nos propone, este año, el episodio evangélico de Jesús que salva a una mujer adúltera de la condena de muerte.

Mientras está enseñando en el Templo, los escribas y fariseos llevan ante Jesús a una mujer sorprendida en adulterio, para la cual la ley de Moisés preveía la lapidación. Esos hombres piden a Jesús que juzgue a la pecadora con la finalidad de <<ponerlo a prueba>> y de impulsarlo a dar un paso en falso.

La escena está cargada de dramatismo: de las palabras de Jesús depende la vida de esa persona, pero también su propia vida. De hecho, los acusadores hipócritas fingen confiarle el juicio, mientras que en realidad es precisamente a él a quien quieren acusar y juzgar. Jesús, en cambio, esta <<lleno de gracia y de verdad>>: él sabe lo que hay en el corazón de cada hombre, quiere condenar el pecado, pero salvar al pecador, y desenmascarar la hipocresía.ii

Contemplemos de cerca esta conmovedora escena. ¡Bendita conversión! Aquella mujer ha comprendido mejor que sus acusadores el secreto de la misericordia divina; no piensa en huir. ¿Dónde podría encontrar un asilo más seguro que en la bondad de Jesús?

El Juez va a pronunciar su sentencia. A través de esta vida degenerada, reconoce la señal de su propia sangre. Es el hermano mayor de aquellos a quienes tiene por misión regenerar. ¿Podría permitir que pereciese uno de los suyos que se humilla y le implora? ¿Qué diría su Madre Santísima? ¿Qué pensarían los elegidos de su Reino y el Padre de familias?

Yo tampoco te condenaré, mujer: yo te absuelvo. Dichosa pecadora; tus acusadores han desaparecido; el libro de tus acusaciones se ha cerrado; tu causa está ganada. Oh alma mía, ¿temerás aún a un Juez tan bondadoso?

Con todo, el Señor no perdona sin condiciones. Vete y no peques más, le dice. Pero ¡cuán dulce parece esta condición a la dichosa rehabilitada! Ella aprecia en lo que vale el beneficio inmenso de la absolución recibida; su corazón rebosa de alegría; la resolución que forma de no pecar más, será inquebrantable.

Tomémosla por modelo y afiancémonos para siempre en el bien. Por arduos que sean los caminos que llevan a la perfección, no los abandonemos jamás. He aquí la resolución que debemos depositar en el Corazón de Jesús, mientras esperamos únicamente de Él la fuerza necesaria para no quebrantarla nunca.

Tomando cariñosamente las manos de un Salvador tan bondadoso, cubrámoslas de besos y lágrimas. Entreguémonos a los sentimientos de alegría y gratitud que nos inspiran tan emocionantes escenas.

4. Oración

Señor Jesucristo, Juez misericordioso y justo, que condenas el pecado y salvas al pecador; mira con compasión a tu Iglesia suplicante y concédele, después de las penitencias de la Cuaresma, las alegrías de la Pascua. Que vives y reinas. Amén.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Rev. D. Vicente Ramón Escandell

i Sal 42, 1-2,3

ii Benedicto XVI, Ángelus (21-III-2010)

Pueden consultar el Evangelio en nuestra sección: Evangelio del Domingo

Nuestra sección destacada: A la luz de la Palabra

Nuestra recomendación externa: El Salvador de Toledo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna