• Sáb. Nov 27th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Unión total

PorMarchando Religion

Abr 6, 2021
Unión total-MarchandoReligion.es

La unión total entre los esposos se consigue a través del enriquecimiento mutuo y en algunos matrimonios llega a ser completa

Unión total. Por Raoul Plus, S.J

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

En “Los Huertos Humanos”, Louis Lefebvre nos entrega este encantador verso en el que el poeta se dirige a su esposa:

“Hablo con Dios muy a menudo en mi verso;

Hablo con mi propio destino;

Hablo con mi propio hijo;

Con cada ser vivo converso.

Pero yo no os hablo; sois yo mismo, somos uno.»

Hay otros ejemplos exquisitos de una unión tan perfecta entre marido y mujer, que se materializan no sólo en la poesía sino en la prosa de la vida cotidiana.

Veamos a este esposo y esposa sentados frente a la chimenea viendo el chisporroteo de las llamas.

«¿Qué estás pensando?» pregunta la esposa.

«¿Y tú?»

«Lo mismo en lo que estás pensando».

Idílico, dirán algunos. ¿Y por qué no, con la misma verdad, una descripción exacta?

Luego está el ejemplo de otra pareja tan completamente de acuerdo en todo momento que el esposo un día le pidió en broma a su esposa: «Llévame la contraria de vez en vez, para que podamos ser dos.» Estos dos cumplieron al pie de la letra la declaración de la Biblia: «Serán dos en una sola carne». Eran uno, no sólo en su carne, sino uno en una comunión de pensamiento y opinión. Se habían vuelto tan completamente uno, que se olvidaron de ser dos.

Esto podría ser un mal si significara el debilitamiento de una de las dos personalidades hasta el punto de ser absorbido por la otra. Algunas mujeres, recién casadas, adoran tanto a sus maridos o los maridos están tan enamorados de sus esposas, que la unidad se efectúa, pero es una unidad a través de la represión y la estrechez. Sin embargo, Dios conceda que tal unanimidad nunca sea reemplazada por el estado menos feliz en el que cada uno se aferra tenazmente a su propio egoísmo. Lo que se debe buscar es la unidad a través del enriquecimiento mutuo en el entendimiento mutuo.

En algunos matrimonios, esta unidad se vuelve tan completa que ni siquiera la muerte puede romperla. Tal fue, por ejemplo, la unión entre la reina Astrid y el rey Leopoldo III, o entre Mireille Dupouey y su esposo, un oficial naval asesinado en 1915. Durante los diecisiete años que Mireille Dupouey vivió después de la muerte de su esposo, continuó escribiéndole cartas como si aún viviera, y ponía un lugar a la mesa entre ella y su hijo, para su amado difunto que estaba siempre presente para ella, para siempre uno con ella.

A diferencia de estas familias donde la unión es completa, cuántas hay en las que la disputa arde permanentemente; o, si no disputa, al menos malentendido, amargura constante. Se ha dicho y verdaderamente dicho que no es fácil para un hombre y una mujer, dos pobres seres humanos, finitos, limitados y poseídos por defectos individuales, pasar juntos todos los días sin las nubes de las disputas. “Una mujer debe asumir muchas cosas para vivir con un hombre, sea quien sea”, escribe un moralista. “Un hombre debe asumir muchas cosas para vivir con una mujer, aunque ella sea muy cariñosa.” ¡Cuántas perplejidades entre ellos, cuántas enemistades veladas incluso en sus más evidentes caricias! ¡Cuántas abdicaciones medio consentidas en ambos lados! «

Pero deben vivir juntos. ¿Cómo pueden lograr una armonía lo más perfecta posible?

¡Día tras día deben buscarlo, estudiar, meditar, resolver y actuar!

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Nuestro artículo recomendado: La liturgia nupcial

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción