• Mié. Dic 1st, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Érase una vez una novia llamada Cristiana

PorMiguel Serafín

Mar 30, 2020
Cristiana-MarchandoReligion.es

Once upon a time, así empiezan muchos cuentos y hoy, Miguel, nos habla de uno que tiene por protagonista a una princesa llamada Cristiana, ¿Quieren conocer la historia?

Érase una vez una novia llamada Cristiana, un artículo de Miguel Serafín

Recordé una frase de cuando hace unas décadas atrás íbamos al cine y decíamos “Excepto en Jesús de Nazaret, en todas las películas el bueno siempre gana al final, como en los cuentos de hadas

Me acordé de esa frase, al leer este pequeño cuento de hadas de donde pudo perfectamente salir La Cenicienta:

Érase una vez El Príncipe que va a ser Rey, le propuso matrimonio a Cristiana.

Y le dijo que invitara a muchos a su boda. Que Él se casaría con ella y solamente a ella sería fiel, y ella solamente con Él sería feliz. Le dijo que quería muchos invitados a su fiesta de bodas porque ese día sería proclamado y coronado por todos Rey, e iba dar una mejor vida a los que llegaran al banquete.

Así es que Cristiana empezó con doce invitados que dejó el Príncipe que va a ser Rey antes de marchar a un largo viaje, y a éstos doce los encargó de ser los que propagaran e invitaran a muchos más a la boda con su esposa. Eran los doce, los encargados de hacer que la boda estuviera llena de participantes. Los conocían como Chaperones, que se encargaban de proteger a la novia del Príncipe que va a ser Rey.

Crecía y crecía el número de invitados, y como el Príncipe que va a ser Rey había dicho que tendrían que invitar a todo el mundo, a La Novia la empezaron a llamar universal porque era una boda para todos. Cristiana fue conocida entonces por todos los rincones como Católica o universal, aunque todo el mundo sabía que la novia del Príncipe que va a ser Rey se llamaba Cristiana. Católica era sólo su apodo. Todos sabían que el Príncipe que va a ser Rey no tenía ninguna otra novia, aunque estuviera de viaje. Era imposible tener más novias porque era un Príncipe de palabra y sólo se podía casar una vez y ya había tomado su decisión. Católica, era su prometida y el Príncipe que iba a ser Rey quería millones de asistentes a su boda. Encargó a los chaperones de llegar a todo el mundo, a todo el universo porque su boda era para todo el universo. El nombre del Príncipe que va a ser Rey era Rey del Universo. El Príncipe que va a ser Rey sabía que muchos iban a ser invitados, pero no todos iban a atender su invitación y rechazarían ser parte de su boda con Católica..

Así que los chaperones encargados de proteger a Católica, se dedicaron a predicar la boda por todo el mundo. Les preguntaban ¿qué tenemos que hacer?, y contestaban, registrarse y creer. Cada vez había más invitados y los Chaperones no daban abasto, y se vieron en la necesidad de pronunciar nuevos chaperones. Esta decisión fue tomada por el Chaperón mayor que se llamaba Pedro, a quien el Príncipe que va a ser Rey había dejado como su representante mientras Él tenía que marchar a un viaje. El Príncipe que va a ser Rey se marchó, y les dejó como recordatorio a los chaperones, “ir al universo entero y registrarlos en el nombre de mi padre, mío y de nuestro espíritu”. Los chaperones no esperaron mucho para empezar a registrar invitados a la boda. Muchos creyeron que con solo registrarse era suficiente, pero no tomaban en cuenta que había que cumplir con las disposiciones que el Príncipe que va a ser Rey había enseñado a los Chaperones: estar completamente limpios siempre, con ropas y cuerpo sin suciedad para que no enfermasen, y encontrarlos completamente sanos para cuando regresase. Muchos no estaban dispuestos a seguir las estrictas disposiciones y declinaron la invitación.

Cristiana Católica tenía una gran enemiga llamada Satana. Envidiosa de la suerte de Católica y de sus invitados. Así que con gran astucia inventó una hermanastra, que no era de su familia, era una hermanastra fea y envidiosa, quiso desde el principio confundir a los invitados. Y empezó a imitar más y más a Católica. Con maquillaje, empieza a parecerse a su hermanastra. Y cada que podía, trataba de hacer ver que era ella la verdadera novia del Príncipe que va a ser Rey, y algunos caían en el error de creerle, pues se vestía con mucha de las ropas de Católica. Utilizaba la estrategia de hablar como Católica, decir muchas cosas que decía Católica, ajustarse a las reglas de Católica pero de vez en cuando decía algo que Católica y el Príncipe que va a ser Rey jamás hubieran dicho o aceptado. En general, que registrarse para la boda era suficiente, pero no había que ser tan estrictos con el deber de vivir siempre limpios porque el Príncipe que va a ser Rey era muy bueno y comprensivo, que todo lo admitía. Todo lo que quería hermanastra era confundir para que muchos de los invitados no estuvieran preparados cuando el Príncipe que va a ser Rey regresara.

Cristiana Católica tenía una gran enemiga llamada Satana. Envidiosa de la suerte de Católica y de sus invitados

Los chaperones estaban atentos a no dejar avanzar los errores y se reunían y se pronunciaban para que oficialmente se condenara alguna tontería que decían contra el Príncipe que va a ser Rey o incluso contra la que fue nombrada Protectora de Católica. Protectora era una mujer muy especial, muy humilde y dócil, con la bondad espléndida del Príncipe que va a ser Rey, en quien Él había puesto toda su confianza pues se trataba de Su propia Madre la encargada de proteger a su prometida. A Protectora los verdaderos invitados la quieren mucho y la honran en sus más de cincuenta títulos.

La estrategia de Satana de hacer ver que la hermanastra era la misma Católica, no daba mucho resultado, iba muy lenta, por eso tuvo otra idea y 1517 años más tarde por medio de un invitado llamado Lautero , al que cegó en su orgullo, hizo que éste presentara a otra hermanastra de Católica. Como a Cristiana la conocían más por su nombre Universal, es decir Católica, entonces la nueva hermanastra usurpa su nombre original y se hace llamar cristiana. Esto sirvió para que muchísimos invitados aceptaran las nuevas ideas de esta pseudo cristiana con reglas más fáciles porque la nueva cristiana prometía que para ser parte de la boda era suficiente creer que estaba invitado sin tener que hacer nada más. La autoridad de Católica fue subvertida y por eso años más tarde, cada quien quería tener su propia autoridad y cristiana se multiplicó tantas veces que hay países que tienen más de cincuenta mil cristianas diciendo que ellas son la verdadera Cristiana, y que es Católica la usurpadora. Satana empieza a ganar gran terreno, porque las otras cristianas y sus seguidores han sido engañadas y empiezan a relajarse.

Satana sigue sus planes de destruir a Católica y su boda. Por fin logra infiltrar a los chaperones. Como un caballo de Troya, empieza a prometer a sus emisarios mucho poder si se hacen pasar por Chaperones. Para ello tienen que dedicar toda su vida a trabajar por la boda de Católica, como si fueran un Chaperón verdadero; y ellos así lo hacen. Poco a poco los falsos chaperones fueron ganando la confianza de los verdaderos, y en los descuidos o falta de disciplina de los verdaderos, ganaban terreno, porque los Chaperones verdaderos ya no dedicaban mucho tiempo a comunicarse con el Príncipe que va a ser Rey, y facilitaban el acceso de los falsos chaperones. Así, lentamente los chaperones falsos lograron entrar en gran cantidad en las posiciones más alta de los organizadores del banquete de bodas. Se han multiplicado por montones. Son tantos que los verdaderos ya casi nada pueden hacer contra su poder.

Son ellos quien empiezan a dar verdadera forma a la primera hermanastra de Católica, ellos ahora tienen libertad de maquillarla y con las nuevas ciencias han intentado practicarles cirugías para que la antigua hermanastra se parezca cada vez más a Católica, y los invitados lo creen, porque confían en que los chaperones son los que garantizan la autenticidad. Los invitados cada vez más creen que “están invitados” y no verifican la verdad porque es más fácil para ellos creer que no tienen nada que hacer, que son invitados porque el Príncipe que va a ser Rey es muy bueno. Algunos llegan a decir, que el Príncipe que va a ser Rey es tan solo un hombre bueno que en realidad no llegará a ser rey, sino que solo quiso dejar buenas enseñanzas. Otros Chaperones llegan a decir que en realidad ni siquiera hay que inscribirse, porque gente de todas partes creen en distintos príncipes que al final son el mismo, y ya casi ni siquiera hay que invitar a nadie a inscribirse. Recalcan: “El Príncipe que va a ser Rey es muy bueno. Eso es lo que importa.”

Lo han corrompido todo. Han corrompido las reglas, la historia del compromiso del Príncipe y de su boda, han corrompido su propio comportamiento, pues al ser mayoría ya no hay quien los corrija y los pocos verdaderos Chaperones que quedan tienen miedo de hacerlo. Han llegado incluso a despojar a Católica de su Palacio, donde por derecho vivía; y ahora sólo viven chaperones enriquecidos y enorgullecidos de sus posiciones de privilegio. El chaperón mayor, ha llegado a decir barbaridades sobre las reglas de aseo, sobre el Príncipe que va a ser Rey y sobre Su Madre. Han estado falsamente defendiendo a Católica, pero en realidad sólo han presentado a la hermanastra fea y malvada que desde el principio quiso ocupar el lugar de Católica y que tiene apariencia de buena y bella gracias al maquillaje y cirugías que los falsos chaperones le han proporcionado. La verdadera Católica, ahora vive fuera de casa, mendigando corazones sinceros que la reciban a ella y su invitación a la boda. Cada vez hay menos quienes aceptan esta verdadera invitación, porque viene de una pobre y humilde prometida, con altas dosis de exigencia, y porque muchos empiezan a ver los desenfrenos de los falsos chaperones, a quienes asocian con la verdadera Católica y por ello la rechazan.

La hermanastra fea y perversa se aprovecha y maltrata a la dócil y humilde Católica. Su madre Satana odia a Católica y no descansa de hacerle daño y hacerla ver sucia y poco atractiva. Entre las dos, madre e hija, apoyan más a la otra hermanastra cristiana para hacerla ver buena y respetable. La tratan como la hermana mayor, aunque nació 1517 años después que Católica. Y entre las tres han conseguido llevar invitados a unas bodas falsas.

Los falsos chaperones sí están sirviendo a un príncipe, que es en realidad Satana. El Príncipe que va a ser Rey lo llamó “el príncipe de este mundo” o príncipe de las tinieblas porque en el pasado fue un gran noble, pero por su traición al Príncipe que va a ser Rey y a Su Padre, cayó en desgracia. Por eso Satana quiere que la boda no se lleve a cabo y confunde a los invitados…

Al final, sabemos como acaba la historia: El Príncipe que va a ser Rey llega con una zapatilla en la mano. Es UNA sola zapatilla y que sólo le calza a UNA princesa, y esa princesa es la escogida por el Príncipe que va a ser Rey, y con ella y sólo ella se casará. Las demás quedarán con los marrones hechos al igual que sus invitados, e irán a parar con el príncipe de este mundo.

Estoy seguro de que he escuchado una historia muy parecida a este cuento de hadas, pero ahora mismo no se me ocurre en dónde.

Por otra parte, es verdad que en las historias de Jesús el bueno siempre muere, pero en esa época no sabíamos mucho de que las historias tenían 2 partes y zagas. Y todavía no han hecho la segunda parte de Jesús de Nazareth. Imagino que en la segunda parte, el protagonista será el mismo escritor, productor y director.

Miguel Serafín

Cristiana-MarchandoReligion.es

Nuestro artículo recomendado en nuestra sección:

Nuestra recomendación externa en el canal de nuestros compañeros de Agnus Dei Prod: La masonería, arma de Satanás


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor