• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Reflexiones contra la ideología de género y el transgenerismo

PorMario Guzmán

Feb 2, 2022
Reflexiones contra la ideología de género y el transgenerismo-MarchandoReligion.es

El Dr. Mario Guzmán con este artículo nos lleva a reflexionar sobre un tema de plena actualidad, la ideología de género y lo que todo esto conlleva

“El Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra”: reflexiones contra la ideología de género y el transgenerismo. Un artículo del Dr. Mario Guzmán Sescosse

«1. Y sucedió que, cuando acabó Jesús estos discursos, partió de Galilea y fue a la región de Judea, al otro lado del Jordán. 2.Le siguió mucha gente, y los curó allí. 3.Y se le acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, le dijeron: «¿Puede uno repudiar a su mujer por un motivo cualquiera?» 4. El respondió: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, 5y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? 6. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre.»» (Mateo, 19: 1 – 6)

El capítulo 19 de Mateo, en su totalidad, es una excelente síntesis de la moral cristiana. Del versículo del 1 al 9 Jesús nos recuerda de la indisolubilidad del matrimonio, del 10 al 12 nos habla de la virtud de la castidad, del 13 al 15 nos habla de la pureza del corazón que encontramos en los niños, del 16 al 19 nos recuerda la importancia de los 10 mandamientos, y finalmente del 20 al 29 nos habla de la importancia de dejarlo todo por él, de no apegarnos a las cosas materiales y de buscar el fin último que para todo cristiano debe de ser el cielo. Sin duda, es una joya extraordinaria del evangelio de Mateo y una enseñanza perene para todo el que aspire vivir bien en esta vida y en la venidera.

Con respecto a los versículos del 1 al 6, con justa razón han sido utilizados de manera histórica para instruir a los cristianos en la santidad e indisolubilidad del matrimonio. Indisolubilidad que durante 20 siglos todas las denominaciones cristianas profesaban, pero que fue hasta mediados del siglo XX que la hoy agónica Iglesia de Inglaterra abrió la posibilidad de que sus seguidores se pudieran divorciar, así como pudieran hacer uso de los métodos anticonceptivos permitiendo remover el fin natural de la sexualidad el cual es la llegada de los hijos. Paradójicamente, hoy dicha iglesia está apunto de extinguirse y de manera incomprensible, muchos jerarcas de la Iglesia Católica la ven como modelo de lo que nuestra Iglesia debiera ser, pero ese debate es para otra ocasión, pues los versículos 1 al 6 de Mateo 19 también hablan de algo hasta hace poco era impensable, hablan de uno de los absurdos más grandes que hemos visto en los últimos 30 años, la anticristiana ideología de género.

Jesús nos dice: : «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra…» esta sentencia por lógica, evidente y obvia que parezca, hoy ha sido comprometida y tergiversada hasta el punto que la psicología y la psiquiatría oficial aseguran que uno puede ser hombre (varón) a pesar de tener un cuerpo de mujer (hembra) y viceversa, que todo depende de la autopercepción del individuo, que aquello que hoy llaman género (lo que antes solo hacía referencia a las palabras) es más real que el sexo biológico del individuo, es decir, que uno es lo que cree ser y no lo que uno es. Por lo tanto, la psicología, la psiquiatría, y la endocrinología, junto con filósofos, sociólogos y políticos de comprometida integridad moral están envueltos en la más grande orquestación que hayamos visto en la promoción de ideas irracionales y hasta cierto punto delirantes confundiendo las mentes de niños y adolescentes, diciéndoles hasta el hartazgo que ellos pueden escoger ser varones o hembras, ya no es el Creador que desde el comienzo los hizo varones o hembras, como Jesús nos lo enseñó, sino ellos. El adolescente que aún no puede tomar alcohol, el niño que no puede decidir por sí mismo si ir o no ir a la escuela, el púber que requiere de autorización de los padres para tomar un medicamento en la escuela, y hasta por absurdo que parezca, el niño de 2 o 3 años que aún no puede limpiarse el trasero por sí mismo, son ellos los que hoy deciden, y no el Creador, si son varón o hembra.

Esta orquestación y engaño en el que prácticamente todo occidente está inmerso tiene su origen en ideas filosóficas del siglo XX, como las de Simone De Beauvoir y las de Michel Foucault que proponían que ser hombre o ser mujer es una construcción social, y en las ideas de Jaques Derrida sobre la deconstrucción. Además de ellos, hubo una polémica figura estadounidense llamada John Money, psicólogo que dirigió el primer laboratorio de género en la John Hopkins University y que fue autor de la primera teoría psicológica de género, disociando la mente y la biología, asegurando que percibirse hombre o mujer nada tenía que ver con el sexo biológico, y que por lo tanto si alguno experimentaba incongruencia entre estos dos elementos, lo que hoy llaman disforia de género, la solución tendría que ser cambiar el sexo, es decir, la realidad biológica y no las creencias irracionales e incompatibles con la realidad que el individuo tiene. Money, tuvo la oportunidad de probar su teoría con el infame experimento con los hermanos Reimer, gemelos monocigóticos que uno fue criado como niña y el otro como niño, ambos terminaron con graves trastornos mentales al punto que David, el niño criado como niña, terminó matándose a la edad de 38 años. Por sorprendente que parezca, la teoría de Money, junto con sus variantes, es la que hoy impera en la psicología y la psiquiatría llevando su fallido e infame experimento a todos los rincones del mundo occidental con consecuencias graves que ya estamos viendo en muchas partes.

Pero para los promotores de la ideología de género y de la tendencia transgénero que hoy atestiguamos no les ha detenido el fallido resultado del experimento de Money, tampoco les ha detenido que la misma universidad en la que Money tenía su laboratorio y que además fue la primera en hacer la llamada “cirugía de reasignación sexual” haya decidido detener dicha práctica porque la evidencia muestra que en lugar de beneficio, los pacientes experimentan perjuicios, y que en 2016 investigadores de dicha universidad hayan realizado una ambiciosa investigación multidisciplinaria contradiciendo las ideas de Money y que culminó en el reporte especial de Sexualidad y Género del Journal The new Atlantis. Tampoco les detiene que hasta el 90% de los niños con disforia de género superaran dicha situación una vez adultos identificándose adecuadamente con su sexo biológico. Tampoco les detiene que cada vez son más y más los médicos advirtiendo de las consecuencias médicas a largo plazo por la utilización de hormonas y los efectos de la llamada terapia hormonal de afirmación de género como lo han expresado en el British Medical Journal y en las controversias que han sucedido en Inglaterra y los países nórdicos que han llevado a los Gobiernos a modificar sus leyes sobre cuándo pueden los niños tener acceso a estos “tratamientos”. Tampoco les ha detenido que la misma American Psychiatry Association que tanto promueve la tendencia transgénero haya tenido que reconocer que en su journal publicaron información falsa sobre los supuestos beneficios mentales de quienes se someten a la cirugía de reasignación de sexo, y que no les quedó de otra (una vez expuesta la farsa) que reconocerlo. Ni tampoco los detiene que la misma World Professional Association for Transgender Health ha pedido que a los adolescentes no se les inicie de inmediato los tratamientos hormonales con la intención de favorecer su idea transgénero, sino que se les de terapia psicológica y que se esperen pues cada vez son más y más los que se lamentan la decisión de haber llevado dicho tratamiento y hacerse las cirugías, son los llamados “detrans” que crecen en número en todas partes.

Así pues, a los promotores de la ideología de género nada los ha detenido, ni la enseñanza bíblica, ni el fallido experimento de Money, ni la evidencia médica, ni las historias de quienes hoy se lamentan, ni si quiera el más básico de los sentidos comunes de que la realidad no es lo que uno piensa, sino lo que es. Pero no solo no los ha detenido, sino que los encoleriza, pues si alguien se atreve a cuestionar o señalar los riesgos y los resultados adversos son atacados, juzgados de transfóbicos, censurados o “cancelados” e incluso corren el riesgo de perder su trabajo. Así pues, muchos de los promotores de la ideología de género actúan como lo hacen los paranoicos dictadores que ven en todo aquel que no se alinee a sus postulados a un enemigo a vencer, como incluso autores progresistas y de izquierda han empezado a reconocer y denunciar.

Pero quienes nos oponemos a esta tendencia no somos los enemigos de las personas que padecen disforia de género, por el contrario, somos sus aliados. Buscamos que conozcan las implicaciones reales de llevar un tratamiento hormonal de por vida y el riesgo que tiene a su salud física y mental. Buscamos que comprendan que una cirugía que mutilará su cuerpo no hará su situación más fácil o llevadera. Queremos que sepan que la tendencia que hoy vemos donde celebridades, youtuberos, académicos y políticos promueven esta confusión pasará, que ya no será redituable para ellos, que inventaran una nueva controversia con la cual sacar beneficios económicos, electorales y de popularidad, pero que lo que no pasará serán los efectos en su cuerpo y en su salud mental, pues esos serán permanentes. Deseamos que sepan que ellos son importantes, y que han sido creados con propósito. Que su ser es su cuerpo y su espíritu, que es falso que el cuerpo no es importante, como también es falso que lo pueden modificar a su gusto y sin consecuencias, que, por el contrario, ellos son resultado de un pensamiento divino, que en el mero momento de su concepción Dios estaba pensando en ellos y que los creo varón y hembra, hombre y mujer. Que ser hombre o ser mujer es una bendición dada por Dios que les permite cargar con su imagen y semejanza (Gen, 1: 27) y que por lo tanto les dota de divinidad desde su concepción hasta su muerte natural. Que si alteran su cuerpo no solo sufrirán consecuencias médicas, y psicológicas, sino que además no podrán jamás dejar de ser lo que son, en lo más profundo de todas sus células, hombre o mujer, y sobre todo hijos de Dios creados con propósito y que parte de su plan divino es el cuerpo que Él les dio. Quienes nos oponemos a la ideología de genero no somos los enemigos de las personas con disforia de género, somos sus aliados porque queremos que aprendan a ver la hermosura que hay en la forma original que ellos son y que sepan que la verdadera ayuda está en aceptar la realidad y no en evadirla o en buscar engañarse creyendo ser lo que no son.

Por eso, por las mentiras, la manipulación, el engaño y las terribles consecuencias que la ideología de género tiene en los niños y jóvenes es que el Papa Benedicto XVI la llamó “falacia profunda” advirtió, (como lo señala Jesús Trillo-Figueroa en su libro Ideología de Género p. 32) que:

“La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura. Con el ateísmo, el hombre moderno pretendió negar la existencia de una instancia exterior que le dice algo sobre la verdad de sí mismo, sobre lo bueno y sobre lo malo. Con el materialismo, el hombre moderno intentó negar sus propias exigencias y su propia libertad, que nacen de su condición espiritual. Ahora, con la ideología de género el hombre moderno pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo: se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se autocrea y se convierte en un dios para sí mismo.”

Con todo esto, los lectores, los padres de familia y los profesionales que trabajan con niños y jóvenes necesitan prepararse y saber que esta orquestación busca, como ya lo ha logrado en muchas partes, contar con el apoyo de la ley civil para obligar a médicos, psicólogos, escuelas y a los mismos papás a ser complacientes con esta tendencia ideológica y a dar un falso apoyo a los chicos para participar en los tratamientos y cirugías que buscan alterar su cuerpo permanentemente. El libro Irreversible Damage o Daño Irreversible de Abigail Shrier es una valiosa herramienta para conocer cómo los chicos, y de manera creciente las chicas, se ven envueltos en dicha tendencia y el daño que les ocasiona por lo que se ha llamado Rapid Onset Gender Dysforia. También el libro When Harry Became Sally puede ser de ayuda para reflexionar este fenómeno desde la biología, la psicología y la filosofía. El sitio web Person and Identity ofrece valiosos recursos para las escuelas e instituciones que quieren protegerse contra las imposiciones legales y sociales para forzarlos a promover la ideología de género en sus instalaciones. También, el sitio web chastity.com ofrece un amplio número de recursos para médicos, psicólogos, padres de familias, y personas con disforia de género para que reflexionen los peligros y las consecuencias de los tratamientos y las cirugías de reasignación sexual.

Finalmente, uno non puede ser cristiano e ir en contra de las enseñanzas de Cristo, es una contradicción absoluta, por eso es tan importante recordar lo que él no enseñó en Mateo, 19: 4, haciendo eco de las palabras del Génesis, 1: 27: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra?»

La verdadera plenitud se encuentra solo cuando aceptamos y abrazamos el plan de Dios en nuestras vidas, y eso incluye nuestro cuerpo y nuestro sexo, y ese, es un mensaje que todos los niños y jóvenes necesitan escuchar más que nunca.

Saludos a todos.

Dr. Mario Guzmán Sescosse

Te invito a adquirir mis libros Lucas 24: veinticuatro días, veinticuatro capítulos y La Transformación del Adolescente: Guía para Padres y Profesionales

Les invitamos a quedarse en nuestra página: MarchandoReligion


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Mario Guzmán

Dr. Mario Guzmán Sescosse es profesor e investigador de tiempo completo en Trinity Christian College en la ciudad de Chicago en EUA. Es doctor en psicología y cuenta con dos maestrías en psicología y psicoterapia, además de la licenciatura en psicología y estudios en filosofía. Es autor del libro "La Transformación del adolescente", de diversas obras científicas y capítulos de libro. Tiene más de 17 años de experiencia como terapeuta. Sus intereses académicos son psicología y religión, psicoterapia, psicopatología y desarrollo humano. Además, está casado y tiene 3 hijos junto con su esposa. https://www.drmarioguzman.com/