• Mié. Dic 1st, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Primer domingo de Cuaresma

PorPadre Ricardo Ruiz

Mar 10, 2019
Tiempo de Cuaresma-MarchandoReligion.es

Evangelio del Domingo. Primer domingo de Cuaresma. Santa Misa Tradicional.

Evangelio según San Mateo, IV, 1

En aquel tiempo: Llevó el Espíritu a Jesús al desierto para que allí le tentase el diablo. Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre. Y, llegándose a él el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. Mas Jesús le respondió y dijo: Escrito está: No de solo pan vive hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces le transportó el diablo a la santa ciudad; y púsole sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo, porque escrito está: Mandó a sus ángeles cerca de ti, y te tomarán en sus manos, para que no tropiece tu pie contra alguna piedra. Jesús le dijo: También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios. De nuevo le subió el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo, y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré si, prosternándote, me adorares. Díjole entonces Jesús: Vete de aquí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu  Dios adorarás,  y a él solo servirás. Entonces le dejó el diablo; he aquí que se acercaron los ángeles y le sirvieron.

«Primer Domingo de Cuaresma». Meditación del Evangelio

Las tres tentaciones a Jesucristo, Evangelio de San Mateo IV.

La tentación es una realidad imposible de evitar. Hace parte de la vida espiritual y es necesaria para probarnos y purificarnos en el camino de la salvación.

“Porque fuiste agradable a Dios, fue necesario probarte.” Libro de Tobías

La tentación nos da la oportunidad de mostrar nuestra fidelidad a Dios. Durante la tentación siempre que digamos no al demonio, al mal o a la soberbia; es un sí a Dios. En el Padre Nuestro se nos enseñó a pedir “lo de no caer en la tentación”, pero no a pedir que no tengamos tentaciones.

Cuando se cae en la tentación, se vuelve uno a levantar y comienza de nuevo. Eso te forma en la humildad: “El cristiano no es aquel que no cae; sino aquel que cuando cae, se levanta.”

Tentaciones al Santo Cura de Ars.

El demonio se le presentaba de ordinario a media noche dando grandes golpes sobre la puerta del presbiterio; se divertía después haciendo un ruido infernal en la escalera y entrado después en su dormitorio, sacudía con furor las cortinas , como si intentase arrancarlas. En ocasiones llamaba fuertemente a la puerta como quien tiene mucha prisa en entrar a la casa y un instante después, sin que se hubiese abierto la puerta, ya estaba en la habitación del párroco, removiendo las sillas, trasladando los muebles y escudriñándolo todo. Algunas noches se divertía partiendo leña cepillando tablas, en serrar listones de madera como carpintero o dar grandes martillazos sobre clavos que parecía sepultar en el entarimado; o bien pasaba toda la noche taladrando o molestaba tocando la generala sobre la mesa o la chimenea, y principalmente sobre el pote de agua, buscando de preferencia los objetos más sonoros. Algunos días el santo oía, debajo de él, en la planta baja, saltos parecidos a los de un caballo desbocado, que se elevaba hasta el techo, haciendo caer después un ruido espantoso; o se presentaba como un gendarme calzado con grandes botas, cuyo talón hacia resonar estruendosamente sobre los peldaños de las escaleras, haciendo así imposible su sueño.

¿Cómo lograba el santo vencer al demonio en estas tentaciones y torturas? A menudo decía en voz alta: que ofrecería esos sufrimientos por la conversión de los pescadores, ¡y los ruidos cesaban al instante! Al demonio no le interesa para nada que ofrezcas a Dios los sufrimientos de las tentaciones, porque sabe que será vencido…

Si después de la tentación, si no has caído, da gracias sólo a Dios y reconoce que sólo su gracia y poder te ha librado de la misma, no sea que cayendo en soberbia, caigas más bajo en la próxima tentación.

El demonio tienta a Jesucristo con palabras de la Biblia, la sabe de memoria y mejor que nosotros; pero la usa mal, tergiversada, retuerce su sentido para hacer decir lo que él quiere… y Jesucristo que la sabe mejor que él, lo refuta magistralmente.

Los herejes también usan la Biblia para dividir a la Iglesia, como Lutero, los evangelistas, los testigos de Jehová y ahora los modernistas en nombre de la ‘obediencia’. Para ello también la retuercen y tergiversan ¡y si no la conocemos bien, es por lo mismo que no sabemos defendernos! Cuán importante es conocer la Biblia, cuán importante es que le dediquemos al día, por lo menos diez o quince minutos. Y si la leemos con los comentarios de los Santos Padres de la Iglesia y de los Santos, pues mejor, pues así no caemos en “interpretaciones personales” las cuales son muy peligrosas, porque podríamos terminar como Lutero y tantas otras sectas.

Satán también nos tienta con lo del pan: significa la subsistencia, la comida, el dinero, un trabajo, un puesto de importancia. Tristemente Esau vendió su primogenitura y su dignidad por un plato de lentejas (Génesis, XXV, 27), como muchos hombres lo hacen hoy, tanto en política como en una Iglesia demasiado humanizada.

¿Cuántos tentados por el demonio y sus servidores no venden su fe, su moral, su dignidad o a su propia familia o amigos por una cantidad tentadora de dinero, por un puesto de trabajo o por influencias puramente humanas?

La segunda tentación: “a ver si Dios me escucha, a ver si me hace un milagro, a ver si es verdad que me protege…” Todas las oraciones con esa intención son para tentar a Dios y por lo tanto ofensivas ante su presencia: “No tentarás al Señor tu Dios.”

La tercera tentación, la más conocida, “si te postras y me adoras, te daré los reinos, poder y glorias del mundo”. Por adorar a Satanás muchos consiguen poder, dinero y altos cargos políticos. También por adorar al jefe, adularle, al poderoso, al obispo o al superior se consiguen ‘grandes’ favores y cuantos venden su alma y conciencia por adoptar esta “corrección política”, tan de moda en nuestros tiempos.

Es importante que la cuestión de adorar reluzca una vez más hoy, ya que todo nuestro drama en este valle de lágrimas proviene de un Satanás que se negó a adorar, le imitó Eva, Adán y después nosotros. “Sólo al Señor tu Dios adorarás”. ¡Cuanta paz se recupera, gozo interior, bendiciones y tranquilidad cuando el hombre se decide a adorar de verdad y sólo a Dios!

Aunque los hombres, las autoridades humanas y aún los altos prebostes de la religión nos pidan adoración de sus personas, debemos clamar: “¡sólo Dios, sólo Dios!” como cantaba Santa Teresa.

Y la bendición estará garantizada, por ello muchos hombres lo pagaron con el martirio, por negarse a adorar a Satanás, a los hombres que le sirven y a sus ídolos.

Cuando la esposa de Santo Tomás Moro, Primer Canciller de Inglaterra, le propone someterse al Rey Enrique VIII y a su nueva religión, el santo le respondió sabiamente: “POCO SABES DE NEGOCIOS MUJER, ¿CÓMO VOY A PERDERME EL CIELO POR COMPLACER AL REY?”

Y así denunciaba la Virgen de Lasalette en el siglo XVIII, a aquellos que se venden a sus autoridades que ya no viven para Dios:

“Se cambiarán las estaciones. La tierra no dará más que malos frutos. La naturaleza clama venganza y tiembla de espanto en espera de lo que ha de suceder en la Tierra, encharcada de crímenes. Temblad, tierra, y vosotros, que hacéis profesión de servir a Jesucristo y que interiormente os adoráis a vosotros mismos, temblad; pues Dios va a entregaros a su enemigo, porque los lugares santos están en la corrupción, muchos conventos no son ya casas de Dios sino pastizales de Asmodeo y de los suyos.”

Sólo en la tradición volveremos a encontrar vida y verdaderas vocaciones puras para la Iglesia.

Los obispos del Vaticano II están continuamente cerrando Iglesias, seminarios y conventos, pero las obras de tradición están al contrario, cada vez más, abriendo iglesias y casas religiosas. ¿Es que estamos tan ciegos que no lo vemos? O no lo queremos ver… para no complicar nuestra vida cómoda.

Muchos no quieren ver estas realidades actuales, porque ya han vendido su alma por un plato de lentejas, por un puesto, por un cómodo salario, “por agradar a la mayoría.”

Es por ello que tantos Santos y en perfecta unión doctrinal perenne, nos han enseñado siempre a través de los siglos, que la POBREZA vivida con sinceridad, nos protege totalmente de caer en las tres tentaciones que estamos considerando y de tantas otras más. Digo pobreza sincera, porque existe también la falsa pobreza. He conocido seglares, monseñores y sacerdotes que van de pobres por el mundo, vestidos de harapos pero que ocultan sus riquezas bajo el colchón y/o tienen cuentas millonarias en los bancos. Mientras que también conozco personas que visten de una forma correcta y digna y sin embargo no poseen millones ocultos y viven una pobreza y sencillez de vida muy edificantes y cristianas.

San Luís Rey de Francia, educado en la Fe por Doña Blanca de Castilla, vivía en palacios, pero en una edificante pobreza. San Pio X, venía de una familia muy humilde; una vez elegido Pontífice, siguió viviendo en gran pobreza en los mismos Palacios Apostólicos.

“Oh, bendita pobreza que nos lo quitas todo, para llenarnos de virtudes.” San Francisco de Asís.

En Evangelio de hoy satanás a tentado a N. S. Jesucristo con tres tentaciones: La falta de fe y desconfianza, el tentar y ofender a Dios con la misma Biblia en la mano y finalmente, con el ofrecimiento de poder, gloria e influencias a cambio de apostatar.

Quien reza de corazón no caerá en la desconfianza ni en el materialismo. Quien se instruye profundamente en su fe con la doctrina de los Santos, no caerá en herejías ni tentará a Dios y quien ama a Dios sobre todas las cosas, no venderá su alma al diablo ni a los hombres que le sirven.

“La ciencia sin oración te lleva a la herejía; la oración sin ciencia ni instrucción, te lleva hacia la superstición.”

Ave María,

P. Ricardo Ruiz V.

Pueden seguir la Santa Misa desde el canal del Padre Ricardo Ruiz, así como distintas meditaciones: Iberia Traditionalis

Para consultas espirituales sobre la homilía (únicamente) pueden dirigirse al Padre Ricardo a través del siguiente correo electrónico: [email protected]

Esperamos que la meditación del domingo de sexagésima les ayude a crecer en su vida espiritual

Les invitamos a quedarse en nuestra sección de: Espiritualidad

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Esperamos que la meditación de primer domingo de cuaresma les reporte innumerables bienes espirituales.


Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace: El rincón Litúrgico

Les invitamos a ver nuestros debate televisados en nuestro canal MR

 


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.