• Sáb. Nov 27th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Pensar por uno mismo

PorSonia Vázquez

Nov 4, 2021
Pensar por uno mismo-MarchandoReligion.es

Hoy en día, dado el gran número de fuentes de información que tenemos, se puede decir que los seres humanos vamos perdiendo poco a poco la capacidad de pensar y dejamos que lo hagan por nosotros, ¿Quiero decir con esto que nuestro pensamiento puede estar siendo manipulado? ¿Pensamos por nosotros mismos o delegamos esa tarea en otros? Sigan leyendo y contesten Vds. mismos al final del artículo.

Pensar por uno mismo. Un artículo de Sonia Vázquez

Para aquellas personas que les cuesta tomar decisiones sería estupendo si el mundo estuviera regido por gobernantes católicos de pura cepa, quizás en ese caso, al que le gusta que decidan por él, se encontraría con respuestas acordes a la Fe. Pero, la realidad es bien distinta, en general, los gobernantes no sirven a los intereses de Dios y por lo tanto, dejar que decidan por nosotros puede suponer que quizás, hasta sin saberlo, tomemos decisiones pecaminosas.

¿Pensamos los católicos por nosotros mismos? Yo diría que no. Voy a ir a unos breves ejemplos pero muy concretos. El primero hace referencia a cualquier encíclica, ¿Cuántos católicos leen las encíclicas? ¿Vds. las leen? Si es así, mi felicitación, es lo que se debe hacer, pero contesten con sinceridad, nadie les está escuchando.

Un gran número de católicos no leen ni estas encíclicas ni nada que se publique en la página del Vaticano, pero sí que leen al comentarista de turno que opina sobre esos documentos. Es decir, nuestra opinión está condicionada por el articulista y lógicamente cada uno busca el medio que considera más afín a su “personalidad” o etiqueta elegida.

Mi segundo ejemplo es un tema muy de moda, “las vacunas”, los hay que toman sus decisiones leyendo los noticieros oficiales al servicio del gobierno y los hay que se decantan por adorar a los que se ocultan en los suburbios más ocultos como Telegram y al final sucede que uno no ha tomado sus propias decisiones sino que ha permitido que otros las tomen por él. Incluso hay aquellos católicos más píos que lo dejan todo en manos de un director espiritual.

Por lo tanto y yendo al fondo de la cuestión, ¿Cómo puede uno ejercitarse en el arte de pensar? Lo primero y fundamental es que Dios nos ha dado libertad y esa libertad bien utilizada es nuestra llave principal. Si a un niño de seis años le damos el Quijote para leer, seguramente no querrá volver a leer un libro en su vida. Adaptemos las lecturas a nuestro nivel, cada uno al suyo y vayamos cada día creciendo en ese querer aprender. Decía una canción de un antiguo programa de televisión: “todo está en los libros”, evidentemente en los «buenos» libros.

Para tomar sabias decisiones, primero tenemos que tener una formación recta y ello implica que nuestra vida debe estar acompañada de buenas lecturas, entre ellas un buen libro espiritual que nos acompañe a diario. Leer lo que pasa en el mundo está bien, pero con moderación, pensando que una cosa es estar informado y otra, sobre informado. Huir de debates absurdos intentando convencer a los demás de lo que son nuestras propias decisiones y aprendiendo a respetar las de otros, sepamos no hacer de nosotros mismos unos pequeños tiranos que quieren imponer su criterio al mundo. Seamos conscientes de nuestra mediocridad.

Hacer vida de oración y frecuentar los Sacramentos. La vida interior no se limita a unas prácticas aprendidas sino a vivir la vida de Cristo en nuestro día a día, por ello la meditación del Evangelio es algo principal y necesario. Les recomendaría acercarse a la Teología de Royo Marín pero no como un libro que haya que empezar por la primera página, sino buscando en el índice aquel capítulo que nos pueda ayudar en ese momento concreto, ya que ahí se nos ofrecen pautas de todo tipo, “como hacer un buen discernimiento”, «como hacer oración», «las amistades», «los fenómenos místicos», “que lecturas son recomendables”, “como elegir un buen director espiritual” y un largo etc.

Los católicos estamos en el mundo y la mayoría de nosotros somos laicos que tenemos una misión que desarrollar en medio de nuestras ocupaciones diarias, en nuestro encuentro con los que se acercan a nosotros, en nuestra relación con la familia….La mayoría no hemos sido llamados a la conquista del imperio sino a la conquista de nuestra propia alma y la de aquellos que pasan por nuestro lado, por lo tanto, aprendamos a pensar por nosotros mismos y no permitamos que nos manipulen el pensamiento.

Si se leen el periódico, si ven la televisión, si se conectan a las redes sociales, todas esas cosas que hacemos la mayoría, ¡háganlo! pero háganlo con moderación para que nadie les manipule. Y por favor, si reenvían algún mensaje de wasap, antes de hacerlo sopesen la necesidad de esto, verifiquen si esto aporta algo bueno al alma y sobre todo, si es católico, porque muchas veces acabamos reenviando y recomendando muchas cosas que nada tienen que ver con el fin de nuestra vida que no es otro que la Gloria de Dios.

Sonia Vázquez

Si les ha gustado este artículo de Sonia, les invitamos a leer, Necesito confesar


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Sonia Vázquez

Soy Católica, agradezco a mis padres su empeño y dedicación en el cuidado de mi alma. Estudié la carrera superior de piano y a la par, la de Informática, en el área de programación. Profesionalmente estuve ligada durante años al sector de las Telecomunicaciones, que me siguen entusiasmando, pero mi pasión es la música a la que, a día de hoy, me dedico profesionalmente y al cien por cien. Trabajo como organista, dirijo varias corales y he impartido conferencias sobre la música Litúrgica. Me he formado en Teología, Música Litúrgica y órgano. Mi meta es Dios, la salvación de mi alma y la de aquellos a los que amo. Estoy felizmente casada, somos una familia en Cristo, en la foto me podéis ver con uno de los miembros de nuestra familia, Pastor. Vivo en Galicia, miña terra nai