• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

VI Viernes Cuaresma. Meditación sexta palabra: «Todo se ha consumado, Todo está cumplido»

PorMarchando Religion

Abr 8, 2022
VI Viernes Cuaresma. Meditación sexta palabra Todo se ha consumado, Todo está cumplido-MarchandoReligion.es

Les recordamos que en MR tienen las meditaciones de todos los viernes de Cuaresma. Hoy, nos adentramos en la sexta palabra: “Todo se ha consumado, Todo está cumplido.

VI Viernes Cuaresma. Meditación sexta palabra: «Todo se ha consumado, Todo está cumplido»

Recibiendo Jesús el vinagre, dijo:-Consummatum est-. Ésta fue la sexta palabra que Cristo nuestro Señor pronunció en la Cruz. Acabado y cumplido es. Palabra breve y acabada.

¡Quien pudiera entender cumplidamente los misterios que en Ti encierras!

Te suplico, mi señor, que acabes también en mí, la obra que has comenzado, consumiendo en mí todo pecado, comunicándome tu justicia, para que cuando mi vida se acabe, sea yo en tus ojos acabado y consumado en toda virtud. Amén.

(Pequeño extracto Meditación del V. P. Luis de la Puente, Meditación L, de la Sexta Palabra, Tomo II, Meditaciones espirituales)

Pequeño Extracto de de Fr. A. Royo Marín sobre la sexta Palabra «Todo se ha consumado, Todo está cumplido» (Jn. 19, 30)1.

Instantes después de pronunciar su quinta Palabra, el Divino Crucificado pronunció la sexta: «Todo se ha consumado, Todo está cumplido».

Con su ciencia divina, fue recorriendo todo el conjunto de las profecías del Antiguo Testamento y vio que estaba todo maravillosamente cumplido. Nos explica el gran teólogo que no faltaba ni un solo detalle.

E1 Profeta Isaías había profetizado que nacería de una Madre Virgen. Y delante de Él estaba la Santísima Virgen María, la Inmaculada, la Reina y Soberana de las vírgenes.

El Profeta Miqueas había dicho que nacería en Belén de Judá. Y en Belén de Judá, en el portal de Belén, nació el Niño Jesús.

En el salmo 71 estaba profetizado que los Reyes vendrían a adorarle y los Reyes Magos se presentaron en Belén y le adoraron y le hicieron presentes de oro, incienso y mirra como estaba profetizado en el salmo.

El Profeta Oseas anunció que el Mesías vendría de Egipto. Y estalla la persecución de Herodes y el Niño Jesús tiene que huir a Egipto, y la profecía que se cumple al pie de la letra, como estaba anunciada.

«Y será llamado Nazareno», Y los primeros 30 años de su vida los vivió Jesucristo en la casita de Nazaret: «Será llamado Nazareno».

«Y saldrá la voz del que clama en el desierto y le preparará los caminos». Y el Precursor, Juan el Bautista, se presentó delante de todo el pueblo diciendo: «Yo soy la voz del que clama en el desierto: preparad los caminos del Señor». Al pie de la letra. Se había cumplido.

Estaba profetizado que entraría triunfante en Jerusalén sobre un pobre borriquillo. Y cinco días antes, el domingo de Ramos, entró triunfante en Jerusalén, sobre un pobre borriquillo.

Estaba profetizado que sería vendido por treinta monedas de plata.

Estaba profetizado en el salmo 21 que se burlarían de Él: lo acababa de recordar el mismo Jesucristo: «Mueven sus cabezas en son de burla…Han taladrado mis manos y mis pies y se pueden contar todos mis huesos… Se han repartido mis vestidos y echan suertes sobre mi túnica». Todo se había cumplido al pie de la letra.

El salmo 68 dice expresamente: «Y en mi sed me dieron a beber vinagre». Y en aquel momento, el soldado, con la lanza, le daba a beber vinagre.

Y Cristo, recorriendo todas las profecías del Antiguo Testamento y viendo que se habían cumplido maravillosamente todas en Él, lanzó un grito de profunda, de íntima y entrañable satisfacción: «¡Todo está consumado, Todo está cumplido!». Ahí está. Lleno de heridas, pero de gloriosas heridas, ¡Ha triunfado!¡Consummatum est: Todo está cumplido!

¡Con qué íntima alegría se diría Jesucristo a Sí mismo en el fondo de su Corazón: «¡Iglesia santa!, ¡ya te siento latir dentro de mí!. Dentro de breves momentos la lanza del soldado atravesará mi Divino Corazón y brotará la Iglesia con sus siete Sacramentos.

¡Consummatum est! lo he cumplido todo!

Y prosigue el teólogo

¡Te ha costado mucho, Jesucristo, pero has triunfado!¡Has triunfado! Te costó; pero lo cumpliste todo hasta el último detalle.

Amadísimos de mi alma:¡Todo pasa!… La belleza, el esplendor, las joyas, el triunfo, las alegrías, los placeres mundanales…¡Todo pasa!

Pero también el sufrimiento, y el hambre, y la sed y las persecuciones y las calumnias. ¡Pasarán también!.

Y tú que sufres en la cama de un hospital, tú que soportas en silencio por amor a Dios las injurias de los hombres, las calumnias, la persecución, el hambre, la desnudez… ¡feliz y dichoso de ti!, porque todo eso pasará, pero el mérito de tu paciencia y resignación perdurará eternamente.

A la hora de la muerte todos lanzaremos nuestro consummatum est.¡Ah!, pero qué distinto el consummatum est del pecador, del consummatum est del justo.

Y prosigue Royo Marín:

Estáis a tiempo todavía, pecadores que me escucháis, estáis a tiempo todavía. No es un pobre hombre el que os lo dice, es Cristo Nuestro Señor desde lo alto de la cruz. Estáis a tiempo todavía. ¡Ah!, si quisierais de verdad… ¡Qué alegría tan entrañable a la hora de la muerte; qué consummatum est podríais lanzar a la hora de la muerte!

Y nosotros, sacerdotes, ¡qué alegría si a la hora de la muerte podemos decir en verdad: me entregué, me volqué, en busca de las almas. ¡Pero con qué fe, con qué ardor las buscaba!. Consummatum est: lo cumplí. ¡Qué alegría tan divina!

Amaneció por fin la aurora del jueves, 30 de septiembre. Hablando por la mañana nuestra pequeña víctima de su última noche de destierro, miró la imagen de María y dijo: -Con qué fervor le he suplicado!… Pero es la agonía pura sin mezcla alguna de consuelo… Me falta el aire de la tierra. ¿Cuándo me será dado respirar el del cielo?… ¡Madre mía, el cáliz está lleno hasta el borde!. No, jamás hubiera creído que fuera posible padecer tanto…Sólo puedo explicármelo por mi extremado deseo de salvar almas… Todo cuanto he escrito sobre mis ánsias de padecer, ¡oh! Es mucha verdad. No me arrepiento de haberme entregado al amor…Madre mía, prepárame a morir bien-

Su venerable priora, le dijo:

-Hija mía, está preparada para comparecer ante Dios porque ha comprendido siempre la virtud de la humildad.

La joven religiosa dio entonces de sí misma este hermoso testimonio:

-Sí, tengo la convicción de que mi alma no ha buscado nunca sino la verdad…¡Sí, he comprendido la humildad de corazón!-

A las cuatro y media se presentaron los síntomas de la última agonía. En cuanto la angelical moribunda vio entrar a la Comunidad, le dio las gracias con su más graciosa sonrisa; luego, oprimiendo el crucifijo en sus desfallecidas manos, se recogió para el último combate…

A las siete y algunos minutos, volviéndose nuestra pequeña mártir hacia la Madre priora, le dijo:

-Madre mía, ¿no estoy ya en la agonía?, ¿no voy a morir?

-Sí, hija mía, es la agonía, pero quizá Jesús quiere prolongarla algunas horas.

-Pues no quisiera padecer menos de lo que padezco-

Mirando después el crucifijo exclamó:

¡Oh!…Le amo! ¡Dios mío, os amo! (Santa Teresita, Historia de un alma).

Preparación de los textos: Grupo hijos de María.

1 Fuente: Meditaciones de la Pasión, F. A. Royo Marín.

Les animamos a consultar nuestra sección de Teología y Espiritualidad

Nuestra recomendación externa: El Salvador de Toledo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción