• Mar. Dic 7th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Las mujeres de Outes dan la misa

PorSonia Vázquez

Oct 15, 2018
Las mujeres de Outes dan la misa-Marchando Religión

Me encontraba el sábado desayunando a punto de comer mi tostada con aceite cuando la misma, se estrelló sobre el plato. En una página del diario “La Voz de Galicia” leía la siguiente noticia:

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/barbanza/outes/2018/10/13/mujeres-outes-dan-misa/0003_201810G13P12995.htm

Las mujeres de Outes dan la misa
Como el párroco no da abasto, varios equipos de vecinas se encargan de los actos religiosos del domingo

Y Vds. se preguntarán dónde está eso de Outes, pues se lo digo, ni más ni menos que en Galicia, es un pequeño municipio, lo que se conoce aquí como una aldea.

El titular del periódico, como pueden ver, no tiene desperdicio, “Las mujeres de Outes dan la Misa” porque el párroco no da “abasto”, en el primero golpe de lectura uno piensa que, quizás, el periodista que puso el titular, no sabe mucho de temas eclesiales, pero la sorpresa mayor viene cuando sigues leyendo el artículo y ves que esto, está fundamentado en las palabras del mismo párroco del lugar y de las señoras protagonistas de la noticia, “las mujeres de Outes”.

El promotor y mentor de que las mujeres “den” la misa es el reverendo padre del lugar, que cual adalid del siglo XXI dice:

no es la misa de las mujeres como se dice, son mujeres valientes que hacen la celebración dominical para toda la comunidad.

Este cuando muera, lo canonizan antes que a Romero, este sí es un cura del pueblo, lo demás, milongas.

Mujeres valientes, dice el crego…resulta que una mujer valiente es la que sube al Altar, lee las lecturas, manosea los manutergios y cual ópera maestra de Wagner, levanta el Cáliz…¡Tachán, Parsifal femenino!…qué pena Juana de Arco, Santa Cecilia y tantas mujeres que creíamos valientes, que murieron mártires y resulta que la valentía está en subirse a un “escenario”, impostar la voz y hacer creer a la gente que eso es la Misa…en mi tierra se le llama, “ir al teatro”, que a veces la representación es cómica y otras, dramática. En este caso habría que ubicar el género, difícil pero no imposible, a gusto del consumidor.

¡Qué pena de presbíteros que analfabetizan al pueblo de Dios! Y las mujeres, en este siglo que dicen que es el nuestro, dejamos que nos humillen de esta manera, mandándonos subir a un presbiterio y calzándonos una estola.

¡Pero bueno!… ¡despertemos!, si es que ya somos protestantes, el siguiente paso es que nos nombren obispas y olé.

¿Saben Vds. quienes fueron mujeres valientes? Las Santas mujeres que acompañaron a Jesús a la Cruz, esas sí fueron valientes. ¿Se imaginan a María Santísima o María Magdalena levantando la Hostia y diciendo “este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”? ¿Se las imaginan predicando, cuando en los Evangelios apenas se recogen contadas palabras de ellas? ¿Qué idioteces nos cuentan los curas del siglo XXI? Están más desfasados que el pockemon.

Estos curas van de modernos y están más pasados que la primera página de un libro.

Las mujeres de Outes dan la misaNo pretendo ofender a estas señoras, pero viendo la fotografía, no hace falta ser Sherlock Holmes para saber que son mujeres jubiladas o de edad avanzada, como más les guste a Vds.

La foto del noticiero más que presentarnos algo serio, parecía  la portada de un cómic de Mortadelo. Mujeres que en su mayoría, probablemente, no han tenido ninguna formación teológica y que asisten a las charlas que se imparten en las parroquias y de las cuales, todos salen doctorados en teología, esto es. No verán a ninguna liturgista de la palabra que ocupe un puesto relevante en una empresa, sólo verán mujeres octogenarias, a las cuales, estos curas progresistas, manejan a su antojo.

Dicen que no hay vocaciones y en su defecto, nos ponen en el Altar a señoras de la edad de nuestras abuelas a ocupar el sitio del presbítero, yo creo que estamos mejor sin nada que con sucedáneos.

En estos momentos cualquiera puede subir a predicar, el cura, la señora, el monaguillo…¿En qué se ha convertido la Santa Misa? Ha perdido las dos palabras, la Santidad y la Misa.

¿Saben una cosa? Eso tipo de teatros no es la Misa, que nadie salga engañado. Es incorrecto decir que las mujeres de Outes dan la Misa, esto es un free hour.

Dicen estas valientes mujeres:

nuestra educación era que la Iglesia era nuestra del Altar para atrás, no teníamos acceso a esta parte

…Queridas, la Iglesia no es nuestra ni del Altar para atrás ni del Altar para adelante, ¿Qué se creen que es la Iglesia, una comuna hippie? A Vds. no las han formado, las han deformado, si de verdad son valientes, después de leer esto, vayan a su párroco y díganle que oficie él y sino tiene tiempo, que eche el cierre.

Los curas y los obispos no tienen vergüenza permitir todo esto, hay que decirlo alto y claro, no tienen vergüenza.

No estamos obligados a acudir a estas celebraciones, el fiel que acude a esto no cumple con el precepto dominical y por otra parte, sino se puede cumplir con el precepto dominical porque uno viva en China, en medio de la selva o en Outes, lo que debe hacer es quedarse en su casa, coger el Misal, leer las oraciones de la Misa, meditar el Evangelio y habrá tenido una hora de frutos para el alma. No vayan a perder el tiempo a sus parroquias…perdón, quería decir, no vayan a perder el alma a sus parroquias.

Es normal que no haya vocaciones, me imagino a un adolescente de 17 años yendo a Misa y viendo este espectáculo, ¿Creen, sinceramente, que querrá ir al seminario? No, lo que querrá es, lo que la mayoría, dejar de ir a sus parroquias, como hacen tantos tras la primera Comunión o la Confirmación y después se preguntan los Sacerdotes que se está haciendo mal. No, no lancen el muerto al aire, la culpa la tienen Vds. y es normal que los Templos estén desiertos como el Sahara. Espectáculos infantilizados, mujeres masculinizadas…y a todo esto le llaman Eucaristía y ¿Dónde están los Sacerdotes mientras? No hace falta pensar o darle muchas vueltas a esta pregunta, lo sabemos por las noticias de la televisión y de la prensa, sobra que yo diga más…

¡Dios mío! Esto no es la Iglesia de Jesucristo, esto es una aberración.

Conozca una señora de 80 años que fue físico y hace poco tiempo le ofrecieron ser liturgista de la palabra y le dio la risa, le pregunté por qué no había aceptado y me dijo “de haberlo hecho, demostraría mi falta de conocimiento sobre la presencia de Jesús en el Sagrario. He tenido los mejores logros en mi carrera profesional, no quisiera tener los mayores fracasos en el gobierno de mi alma”. Me pareció la respuesta de una persona con dos dedos de frente, por eso entiendo que los que ocupan los cargos en las diócesis prefieren poner, supuestamente, gente ignorante para adoctrinarla en esta nueva religión que no es el Catolicismo, esto es el protestantismo, somos protestantes.

Nadie se convertiría hoy en día entrado en nuestras Iglesias, imposible y en caso de darse el caso hipotético, no estaría convirtiéndose al catolicismo, estaría abrazando otra religión.

De verdad, les aseguro que no tengo nada en contra de estas señoras, simplemente me dan pena. Miren, la culpa no es nuestra, no es de los laicos, no, ¿Saben de quién es? de los Sacerdotes, en concreto de los Obispos y sobre todo del brazo ejecutor que está todo el día lanzado pildorazos desde la silla gestatoria. Pueden estar pensando Vds. que esto no empezó con Franciso y es cierto, esto empezó con la bomba de neutrones Concilio Vaticano II, ese mismo Concilio que muchos creen que inspiró el Espíritu Santo, bien, a alguien hay que echarle la culpa y como el Espíritu Santo no pone reclamaciones se le puede acusar de todo, hasta de haber iniciado el Concilio.

El Concilio Vaticano II ha sido y es, como cuando a uno le dan un medicamento equivocado y se va muriendo poco a poco sin que nadie sepa la causa…la pastilla no curaba, mataba, pondrá en la autopsia. 

Señoras, ¿Quieren ser mujeres valientes del siglo XXI? No se dejen adoctrinar, analfabetizar y masculinizar, tenemos un modelo de mujer del siglo XXI, es María, Ella ya fue modelo desde el siglo I y no ha cambiado nada… sigue en silencio, enseñándonos a Amar a Jesús, a decir la palabra justa, a no sobresalir, María no era una chica de su época como dijo hacer poco el romano pontífice, en absoluto, era la Madre de Jesús, concebida sin pecado…sin mancha…no era una sindicalista, ni una desnortada, era sencilla, humilde, no subía a la montaña a lanzar el sermón, permanecía en silencio, mirando a Jesús…¿Puede imitar esto la mujer del siglo XXI? Sin duda, ahí está el Sagrario abandonado esperándonos cada día para unirnos al Amor de los Amores, Jesús Sacramentado.

Yo no quiero ser actriz en una comedia barata dirigida por Sacerdotes frustrados, quiero ser María a los pies de la Cruz… ¿Y Vds. señoras de Outes y del resto del mundo?

¿Les ha gustado el artículo «Las mujeres de Outes dan la misa»? Pueden leer más artículos de Sonia, aquí: El cementerio inglés


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Sonia Vázquez

Soy Católica, agradezco a mis padres su empeño y dedicación en el cuidado de mi alma. Estudié la carrera superior de piano y a la par, la de Informática, en el área de programación. Profesionalmente estuve ligada durante años al sector de las Telecomunicaciones, que me siguen entusiasmando, pero mi pasión es la música a la que, a día de hoy, me dedico profesionalmente y al cien por cien. Trabajo como organista, dirijo varias corales y he impartido conferencias sobre la música Litúrgica. Me he formado en Teología, Música Litúrgica y órgano. Mi meta es Dios, la salvación de mi alma y la de aquellos a los que amo. Estoy felizmente casada, somos una familia en Cristo, en la foto me podéis ver con uno de los miembros de nuestra familia, Pastor. Vivo en Galicia, miña terra nai