• Mié. Dic 1st, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

La liturgia nupcial

PorMarchando Religion

Mar 23, 2021
La liturgia nupcial-MarchandoReligion.es

«Que el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob esté con vosotros, y se cumplan todas Sus bendiciones en vosotros…», ¿Les resultan conocidas estas palabras? Hoy hablamos sobre la liturgia nupcial

La liturgia nupcial. Por Raoul Plus, S.J

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

ORDINARIAMENTE se tienen muy pocos recuerdos en una ceremonia de boda. Es como si la congregación no tuviera idea de la santidad del lugar o la grandeza del evento. Sin embargo, todo es santo.

El sacerdote comienza “En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” y ora para que Dios bendiga a los dos que están a punto de casarse para que todo redunde en la gloria de Su Nombre.

Luego sigue el intercambio de consentimiento, acompañado del rito de unir las manos.

“El Señor esté contigo”, dice el sacerdote antes de bendecir el anillo. . .

Y luego, «Sé para ellos, oh Señor, una torre de fortaleza». ¿Podría algo menos que esta protección del Todopoderoso, ser suficiente para la obra de santificación en su vida juntos? El Gradual de la Misa Nupcial invoca la bendición de la fecundidad sobre el matrimonio. “Tu mujer será como vid fructífera a los lados de tu casa. Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.

El matrimonio no es una unión fundada en el azar o el puro capricho; la razón debe controlar el brillo de la pasión, y la unión realizada por el matrimonio debe ser de tal naturaleza que sólo la muerte pueda romperla.

El Evangelio de San Mateo nos da las propias palabras de Nuestro Salvador sobre este tema. En respuesta a la pregunta: «¿Es lícito al hombre repudiar a su esposa por cualquier causa», Cristo respondió muy definitivamente, No; y citó el texto de las Escrituras,

«Serán dos en una sola carne». Luego fue más enfático al agregar: «Por tanto, lo que Dios unió, nadie lo separe».

En el Pater Noster de la Misa Nupcial, el sacerdote hace algo que nunca hace en ninguna otra Misa. Interrumpe el Sacrificio, permite que el Cuerpo y la Sangre de Cristo descansen sobre el altar y, volviéndose, invoca una nueva bendición de Dios sobre la novia y el novio. Recuerda cómo el Dios Altísimo veló por la sagrada institución del matrimonio desde el principio del mundo, para mantenerla intacta a pesar de la fragilidad de la humanidad.

El resto de la oración, además de referirse a los ejemplos de esposas fieles del Antiguo Testamento —Raquel, Rebeca, Sara— implora ricas gracias para la novia. “Oh Dios, por quien la mujer se une al hombre, y la comunión que ordenaste desde el principio está dotada de una bendición que no fue quitada ni por el castigo del primer pecado ni por la sentencia del diluvio, mira en tu misericordia a esta tu sierva;

Verdadera y casta, que se case en Cristo . . .

Que el padre del pecado no realice ninguna de sus malas obras en ella … Sea fiel a un solo matrimonio y conserve la fidelidad inviolable;

Que fortalezca su debilidad con una fuerte disciplina;

Que sea de conducta seria y honrada por su modestia.

Que sea bien enseñada en el amor celestial;

Que sea fecunda en descendencia«.

El sacerdote continúa la Misa y recibe la Sagrada Comunión. Los novios también deben recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo durante esta Misa Nupcial. Las rúbricas del misal lo exigen expresamente. Lo ideal entonces es comulgar, no en una misa anterior sino durante la misa nupcial misma, que nada, ni siquiera las primeras horas del día, puede impedir que sea solemne.

Antes de la Última Bendición, el sacerdote vuelve a dirigirse a los recién casados ​​como si no pudiera cansarse de bendecirlos antes de que partan a su nueva vida:

“Que el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob esté con vosotros, y se cumplan todas Sus bendiciones en vosotros: Para que veáis a los hijos de vuestros hijos hasta la tercera y cuarta generación, y luego tengáis vida eternamente, por la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, quien con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos”.

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Nuestro artículo recomendado: La buena y la mala formación de los hijos

Pueden leer todos los artículos en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción