• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

III Domingo Tiempo Ordinario (C) Misa N.O

III Domingo Tiempo Ordinario (C) Misa N.O-MarchandoReligion.es

Quia hodie impleta est haec scriptura in auribus vestris

III Domingo Tiempo Ordinario (C) Misa N.O Misa Novus Ordo. D. Vicente Ramón Escandell

1. Relato Evangélico (Lc 1, 1-4; 4, 14-21)

Puesto que muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han cumplido entre nosotros, como nos los transmitieron los que fueron desde el principio testigos oculares y servidores de la palabra, también yo he resuelto escribírtelos por su orden, ilustre Teófilo, después de investigarlo todo diligentemente desde el principio, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan.

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor».

Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles:

«Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».

2. Comentario exegético: San Ambrosio de Milán (340-397)

El Espíritu Santo está sobre mí.

Ve aquí la Trinidad perfecta y coeterna. La Escritura nos afirma que Jesús es Dios y hombre perfecto en lo uno y en lo otro; también nos habla del Padre y del Espíritu Santo. Pues el Espíritu Santo nos ha sido mostrado cooperando, cuando en la apariencia corporal de una paloma descendió sobre Cristo en el momento en que el Hijo de Dios era bautizado en el rio y el Padre habló desde el cielo.

¿Qué testimonio podemos encontrar más grande que el de Él mismo, que afirma haber hablado en los profetas? Él fue ungido con un óleo espiritual y una fuerza celestial, a fin de inundar la pobreza de la naturaleza humana con el tesoro eterno de la resurrección, de eliminar la cautividad del alma, iluminar la ceguera espiritual, proclamar el año del Señor, que se extiende sobre los tiempos sin fin y no conoce las jornadas de trabajo, sino que concede a los hombres frutos y descanso continuos. Él se ha entregado a todas las tareas, incluso no ha desdeñado el oficio de lector, mientras que nosotros, impíos, contemplamos su cuerpo y rehusamos creer en su divinidad, que se deduce de sus milagros.

Tratado sobre el Evangelio de san Lucas, L. IV, 45

3. Reflexión

Adorad a Dios, sus ángeles todos; lo escucho y se alborozo Sion, y se regocijaron las hijas de Judá. Reina el Señor; regocíjese la tierra, alégrense todas las islas.1

El Evangelio de este Domingo se inicia con el prólogo del Evangelio de san Lucas, que se une directamente con el relato del ministerio de Jesús en Nazaret.

Desde esta relación hay que destacar en el prólogo la fuente de la que él depende: los testigos y servidores de la Palabra. San Lucas es un anillo más en esta transmisión de la Palabra en testimonio y servicio, que empieza Jesús en Nazaret.

Jesús se encamina a la sinagoga de Nazaret. Sigámosle. Ha llegado para Él la hora de desafiar la opinión y de declarar quien es. Va a hablar de sí mismo; más al hacerlo, ved como glorifica únicamente a Dios. Así procede la verdadera humildad.

Oigamos sus palabras:

Desenrollando el libro del profeta Isaías, habló del lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor reposó sobre mí, por lo cual me ha consagrado con su unción, y me ha enviado a evangelizar a los pobres, a curar a los que tienen corazón contrito, a anunciar la libertad a los cautivos, a volver la vista a los ciegos, a soltar a los que están oprimidos, a promulgar el año de las misericordias del Señor y el día de la retribución. He aquí lo que soy yo. Soy aquel que ha sido enviado a los pobres, a los afligidos, a los enfermos, a los cautivos. He venido para ejercer la misericordia. Soy el Redentor prometido.

¿Qué decimos nosotros a estas palabras? Gustemos plenamente su dulzura. Jesús nos las dirige, igual que a sus oyentes y a la humanidad entera. Es así como el Padre celestial ha socorrido con creces nuestras necesidades y ha remediado plenamente nuestras miserias.

Y añade Jesús:

Lo que acabáis de oír, hoy tiene su cumplimiento. Estáis asistiendo al cumplimiento de la profecía que acabo de leer; Aquel a quien anuncia se halla delante de vosotros.

He aquí una afirmación terminante. ¿No basta, acaso, para llenarnos de alegría? ¿Nos resolveremos a creer?

¿Creemos sinceramente que Jesús es, cerca de nosotros, el dispensador de los bienes de Dios? ¿Creemos que es el enviado del Padre celestial para conducirnos a la patria de la eternidad? ¿Creemos que es nuestro verdadero consolador en las horas de tristeza? ¿Creemos que sólo Él tiene poder de librarnos del cautiverio del mal, perdonando nuestros pecados? ¿Creemos que sólo por Él llegaremos a la vida verdadera? ¿Lo creemos firmemente?

4. Oración

Señor y Dios nuestro, cuyo Verbo eterno habitó entre nosotros, y nos transmitió tu mensaje salvador; haz que, a pesar de los ruidos de nuestro mundo, no dejemos de escuchar tu Palabra para dejarnos transformar por ella. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Rev. D. Vicente Ramón Escandell

1 Salmo 96, 7-8,1

Evangelio del domingo: III Domingo Tiempo Ordinario (C) Misa N.O

Pueden consultar el Evangelio en nuestra sección: Evangelio del Domingo

Les invitamos a conocer nuestro canal de YouTube MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna