• Dom. Ene 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

III Domingo Adviento Misa N.O

III Domingo Adviento Misa N.O-MarchandoReligion.es

Gaudete in Domino Semper

Evangelio del día. III Domingo Adviento Misa Novus Ordo. D. Vicente Ramón Escandell

1. Relato Evangélico (Lc 3,10-18)

La gente le preguntaba: «Entonces, ¿qué debemos hacer?». Él contestaba: «El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».

Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron: «Maestro, ¿qué debemos hacer nosotros?». Él les contestó: «No exijáis más de lo establecido».

Unos soldados igualmente le preguntaban: «Y nosotros, ¿qué debemos hacer?». Él les contestó: «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga».

Como el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; en su mano tiene el bieldo para aventar su parva, reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga». Con estas y otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo el Evangelio.

2. Comentario litúrgico: Dom Próspero Gueranger, OSB (1806-1875)

En efecto, alegrémonos en el Señor1; el Profeta y el Apóstol están de acuerdo en avivar nuestras ansias del Salvador: uno y otro nos anuncian la paz. Estemos, pues, tranquilos: El Señor está cerca; está cerca de su Iglesia; está cerca de cada una de nuestras almas. ¿Será posible que estemos junto a un fuego tan ardiente y permanezcamos helados? ¿Es que no sentimos ya su venida, a través de todos los obstáculos que le oponían su excelsa dignidad, nuestra profunda miseria y nuestros numerosos pecados?

Mas Él todo lo arrolla. Unos pasos más y estará entre nosotros. Salgámosle al encuentro, por medio de estas oraciones, suplicas y acción de gracias de que nos habla el Apóstol. Dupliquemos nuestro fervor y celo, para unirnos a la Santa Iglesia, cuyos deseos van a dirigirse cada día más encendidos hacia Aquel que es su luz y su amor.

El año litúrgico (Adviento)

3. Reflexión

Gozaos siempre en el Señor; otra vez digo, gozaos. Vuestra modestia sea patente a todos los hombres. El Señor está cerca. No tengáis solicitud de cosa alguna; más en toda circunstancia, por la oración, manifestad vuestras peticiones a Dios. Bendijiste, Señor, a tu tierra; apartaste la cautividad de Jacob.2

<<Regocijaos; el Señor está cerca.>> Viendo ya próxima la fiesta de la Navidad, acentúa la Iglesia la alegría que debe animar nuestros corazones por todo cuanto representa para nosotros el nacimiento del Salvador; en esta semana nos recordará los evangelios de la Anunciación y de la Visitación, misterios rebosantes de alegría.

Pero, volvamos ahora nuestra mirada a la ribera del Jordán, donde Juan Bautista imparte su magisterio. La multitud que está escuchando a Juan, le interroga. Todos quieren recibir de él una norma de vida. Todos preguntan: ¿Qué debo hacer? Escuchemos la respuesta de Juan Bautista. Va a resumir todo el Evangelio en dos palabras: caridad y justicia.

Caridad para todos. Tomad de lo que tenéis para dar una parte a los que no tienen. Entre los verdaderos frutos de la penitencia, el Precursor pone en primer lugar la limosna, las obras de caridad y de misericordia. Sed buenos; mostraos buenos. Dios reconocerá en vuestra generosidad la sinceridad de vuestro arrepentimiento. Un corazón que vuelve a ser bueno, ¿no es indicio de una voluntad que vuelve a ser recta? Meditemos esta doctrina. La sabiduría divina nos introduce en una escuela de caridad.

Justicia para todos. Publicanos, soldados, artesanos, se dirigen unos después de otros al Precursor. ¿Qué debemos hacer?, le dicen. Sed justos, responde Juan Bautista. No os aprovechéis de los cargos que ocupáis o de los trabajos que os han sido confiados, para tratar injustamente a nadie.

El culto a la justicia: he aquí el Evangelio. El amor al deber, el respeto a la reputación ajena, la sumisión a las leyes divinas y humanas: he aquí al cristiano, he aquí la nueva sociedad.

Entremos, pues en ella con todo el corazón; roguemos a Juan Bautista que nos presente a Jesús.

4. Oración

Señor y Dios nuestro, que, a través de las palabras de Juan Bautista, preparaste los corazones de los hombres para acoger a tu Verbo eterno; haz que, practicando la verdadera caridad y justicia, que alegran el corazón del hombre, acojamos dignamente al Señor que viene. Que vive y reina. Amén.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Rev. D. Vicente Ramón Escandell

1 Segunda Lectura (Flp 4, 4-7)

2 Flp 4,4-6; Salmo 84, 2

Evangelio del domingo: III Domingo Adviento Misa N.O

Pueden consultar el Evangelio en nuestra sección: Evangelio del Domingo

Les invitamos a conocer nuestro canal de YouTube MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna