• Dom. Ene 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

II Domingo T.O Misa N.O

II Domingo T.O Misa N.O-MarchandoReligion.es

QUODCUMQUE DIXERIT VOBIS, FACITE

II Domingo T.O Misa Novus Ordo. D. Vicente Ramón Escandell

1. Relato evangélico (Jn 2, 1-11)

A los tres días, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.

Faltó el vino, y la madre de Jesús le dice: «No tienen vino». Jesús le dice: «Mujer, ¿qué tengo yo que ver contigo? Todavía no ha llegado mi hora». Su madre dice a los sirvientes: «Haced lo que él os diga».

Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dice: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dice: «Sacad ahora y llevadlo al mayordomo». Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llama al esposo y le dijo: «Todo el mundo pone primero el vino bueno, y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora».

Este fue el primero de los signos que Jesús realizó en Caná de Galilea; así manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él.

2. Comentario exegético: Juan de Maldonado, sj (1533-1583)

Dice su madre a los criados: Haced cuanto Él os dijere.

De aquí se deduce, como dijimos arriba, que la madre no fue reprendida por Cristo, ya que no hubiera insistido en preparar las cosas para el milagro.

Por la respuesta de Cristo entendió que, lejos de negarse a hacer el prodigio, lo haría ciertamente (Crisóstomo, Cirilo, Teofilacto, Eutimio y Juvenco, que dice en un verso: “Entonces llama llena de alegría a los que servían la mesa”). Llena de alegría dice el poeta, porque conoció que Cristo si haría el milagro. Esto es más verosímil que lo que indica Beda, a saber: que aún persuadida de que Cristo se había negado, con todo, como sabía que era misericordioso y benigno, perseveró en la esperanza de que Jesús obraría la maravilla movido por sus oraciones y conmovido por la desgracia.

Ninguno de los autores que he leído dice que la madre sospechase algo acerca del modo que Cristo tendría en hacer el milagro, ni aún siquiera barruntase en qué consistiría este. Mas entonces ¿por qué había de encargar a los criados: Haced todo lo que él os dijere, si ignoraba que Cristo había de mandar llenar las vasijas de agua? Podía muy bien haber hecho el milagro de otra manera que no necesitase de los criados. Yo prefiero pensar que la Virgen Santísima lo adivinó por espíritu profético, mejor que suponer que Cristo le advirtió de algo. ¿Qué persona piadosa podrá pensar que careciese la Señora del espíritu de profecía?

Comentario al Evangelio de san Juan.

3. Reflexión

Te adore toda la tierra, ¡oh Dios!, y cante tus loores; diga un salmo a tu nombre, ¡oh Altísimo! Cantad a Dios, ¡oh tierra toda!, cantad salmos a su nombre; dadle gloria y alabanzas.1

Las acciones de Jesús están cargadas de sentido. Son signos. Revelan su personalidad intima: quien es y qué ofrece a los hombres.

El primero de esos signos, según el Cuarto Evangelio, ocurre en Caná, con ocasión de una boda. Durante las fiestas, que se prolongan varios días, se llega a una situación desesperada, debido a la falta de vino. No hay salida humana para aquella situación, como lo insinúa Jesús a su madre.

Pero si había salida para aquella situación angustiosa: la misma presencia de Jesús allí es la garantía. El remedio está asegurado. Con Jesús se halla presente el remedio, pero un remedio de otro orden.

Ved, igualmente, cuan buena es la Virgen Santísima, y con qué solicitud maternal se interesa por lo que aman a su Hijo. Es la primera en apercibirse de sus apuros y se muestra dispuesta a intentar todas las gestiones y a emplear todo su valimiento para auxiliarles.

¿Qué le dice a Jesús? No tienen vino. No tienen a su alcance aquello que les alegraba; pasan una tribulación; están al cabo de sus recursos; no les abandones. Apropiémonos los sentimientos de aquel corazón que tanto se interesa por nosotros.

Jesús va a realizar su primer milagro a petición de María. ¿No lo hará para aumentar nuestra confianza en ella, y para que aprendamos a utilizar su poder de intercesión en nuestras necesidades? ¿Qué cosas nos hacen falta? ¿El fervor, la fe, la humildad, la resignación, la paciencia, el consuelo en las tribulaciones? Vayamos a Jesús por María.

Todos los Padres han visto en el milagro de Caná el anunció de la Eucaristia, de la transformación de nuestras almas bajo la acción de Cristo. Éramos agua y nos ha convertido en vino. Este cambio profundo de nuestro ser, que nos emparenta con Cristo desde aquí abajo, nos prepara para el banquete de bodas eternas, al que estamos todos invitados con toda la Iglesia.

4. Oración

Señor Jesucristo, que en las Bodas de Caná elevaste a sacramento de la Nueva Alianza el matrimonio, y prefiguraste en el agua convertida en vino el sacramento eucarístico; no dejes de atender nuestras suplicas que, con amor maternal, te presenta tu Santísima Madre. Que vives y reinas. Amén.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Rev. D. Vicente Ramón Escandell

1 Sal 65. 4,1-2

Evangelio del domingo: II Domingo T.O Misa N.O

Pueden consultar el Evangelio en nuestra sección: Evangelio del Domingo

Les invitamos a conocer nuestro canal de YouTube MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna