• Mié. Dic 1st, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Escalera al cielo

PorFirma invitada

Abr 4, 2019
Escalera al cielo-MarchandoReligion.es

Una flor para el día de hoy, nos la trae nuestro querido y admirado Diego Fernández Columé…¿La vida es un sueño?

«Escalera al cielo», un artículo de Diego Fernández Columé

Un hombre lloraba desolado después de que habiendo pasado toda su vida ilusionado con alcanzar distintas metas y habiéndolas alcanzado todas, siendo elogiado y deseado, envidiado y alabado, admirado y detestado a partes iguales, se encontró de repente tendido sobre un campo verde lleno de flores. La primavera lucía esplendorosa, todo a su alrededor era vida nueva, fragancias, colores. Todo hablaba a los sentidos y sin embargo, él, anciano…nada veía.


Arriba el azul del cielo sin rastro de nubes, se veía profundo, sin fin.

Imaginó que su espalda estaba pegada al suelo, un suelo de hierba verde y que el cielo era en realidad el suelo allá abajo en lo infinito del azul, como un abismo. De repente sintió un vértigo insoportable y como arrastrado por una fuerza poderosísima, se vio a sí mismo cayendo y cayendo hacia el azul profundo. Aquella velocidad y aquél vértigo inaudito le hicieron perder la consciencia, hasta que despertó en el espacio sin límites. Miró a su alrededor y el silencio más desolador reinaba. 
Sólo su respiración y su pensamiento le acompañaban. Estuvo así tanto tiempo, flotando inerte, que perdió la noción del mismo tiempo.
Por todas partes estrellas, no tuvo hambre ni sed, y nada ni nadie había, sólo él y su consciencia.


Cerró los ojos y se durmió.

Un sueño lúcido le sorprendió, y se vio de nuevo en una campo florido, repleto de una variedad de flores infinita, miles de pequeños pajarillos revoloteaban a su alrededor, cantaban melodías para él desconocidas. Cientos de personas sonríen absortas en la contemplación de aquella belleza, más no hablan entre ellas. Él se echa de nuevo sobre la hierba y tiende su espalda confiado. Mira al cielo y se imagina que su espalda queda pegada al suelo y aquel cielo inmaculado de un azul profundo le atrae hipnóticamente, lo imagina como un suelo lejano, un abismo infinito que lo atrae sin remisión.


Sin saber cómo, se siente otra vez arrastrado hacia el cielo convertido en suelo allá abajo, y lo que es arriba ahora es abajo, un abismo sin fin.
El ciclo de sueño y vigilia se sucedía una y otra vez, de manera que despierto estaba en la oscuridad del espacio sin límites y en sueños en la primavera más florida y siempre presente… su consciencia.
Mientras flotaba en el espacio oscuro mirando las estrellas, oró- ¡Oh Dios mío!, apiádate de mi, oscilo entre las primaveras más hermosas y los espacios infinitos repletos de estrellas, sin que jamás pueda alcanzar ninguna. Veo estrellas fugaces y adivino mundos excelsos llenos de luz, que sin embargo nunca alcanzo. Éste círculo incesante de sueño y vigilia me mantiene rodando entre soñar con primaveras prometedoras de todas las renovaciones y despertar desnudo perdido en el espacio. ¡Ten piedad de mi y muéstrame el camino! ¡oh Padre!.


Escuchó y escuchó y ninguna voz le habló y después de mucho esperar despierto, perdió la noción de todo.

Una vez más se sintió arrastrado con una fuerza imposible donde todo se estiraba por efecto de la velocidad y en esa vorágine de movimiento….sintió la quietud más asombrosa. Fue entonces que escuchó aquella voz sin palabras- ¡El hombre busca sin saber que ya encontró!, ¿quién duerme?, ¿quién está despierto?, ¿qué hay que conseguir?,¡ lo que se consigue, tarde o temprano se pierde!. El cielo anhelado se abre paso ante tus ojos al finalizar la escalera, cada círculo es un peldaño, y en cada sueño dejas lastre sobre el campo florido en tu espalda pegada a la hierba. Hasta que tras un sueño ligero, quién se vea arrastrado hacia el infinito sea la luz misma que siempre habitó en ti. ¡Anda y duerme!, ¡ve y despierta!.

La vida es un sueño esquivo disfrazado de realidad.
Todos somos escaladores de esa escalera que nos lleva al cielo infinito del silencio que habla con estruendo.

Diego F. Columé

Esperamos que esta «escalera al cielo» les haya hecho pensar en nuestro breve paso el mundo. Les invitamos a visitar nuestra sección: Artículos de actualidad

Les recordamos que pueden seguirnos en las siguientes redes sociales:

FacebookTwitterYoutube


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Firma invitada

Firma invitada