• Mar. Dic 7th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El efecto Altman-Marshall

PorMario Guzmán

Jun 16, 2021
El efecto Altman-Marshall-MarchandoReligion.es

¿Quieren saber a qué se refiere nuestro querido Doctor cuando habla del efecto Altman-Marshall? El título tiene que ver con un Sacerdote y con un teólogo

El efecto Altman-Marshall. Un artículo de Mario Guzmán Sescosse

Una creciente y lamentable tendencia se vive entre los católicos en las redes sociales; ataques, descalificaciones y amargura que destilan a través de sus publicaciones. Es una nueva forma de activismo, que como lo dijo el Cardenal Sarah termina siendo una forma de herejía como lo son todos los activismos.

¿A qué se debe esta creciente actitud de algunos católicos en las redes? ¿De dónde surge su deseo de ir cual inquisidores condenando, juzgando, burlándose y señalando a todos aquellos que no piensan como ellos? Desde el católico de a pie hasta el Papa son objeto de sus ataques, mofas y faltas de respeto. ¿Por qué? ¿Cómo hemos llegado a esto?

En mi artículo anterior presentaba la hipótesis de los estilos parentales, pues la Iglesia es madre y los clérigos son padres y decía que cuando el estilo es permisivo da pie a que los hijos se confronten unos contra los otros. Pero hay algo más, algo que mi director espiritual llama “El efecto Altman”

El padre James Altman es el párroco de la iglesia Saint James The Less en La Crosse, Wisconsin. Es un sacerdote que logró popularidad por un contundente video que vio la luz en las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos. En dicho vídeo el padre urgió a los votantes a no dar su apoyo al partido demócrata, señalando que ningún católico ha votado o votará por ellos, pues no se puede ser católico y votar por el partido que promueve el aborto y la ideología de género. A partir de ese momento, el padre Altman logró popularidad no solo en el país norteamericano, sino en todo el mundo.

El mensaje del padre Altman apunta a verdades que, por momentos pareciera, la Iglesia ha dejado de defender, al menos abiertamente. Hemos de reconocer que dichas verdades tienen que ser protegidas y que es lamentable el silencio de algunos jerarcas que han decidido no hablar de ellas, o prefieren ser políticamente correctos o incluso ir en contra de ellas apoyando a políticos e ideologías contrarias a la fe. El problema con el padre Altman no es el contenido de su mensaje, sino la forma en que lo transmite. En sus videos incluso ha llamado a los obispos “cobardes” o “brood of vipers” (generación de víboras). Su modo agresivo y hasta cierto punto ofensivo ha llevado al obispo de su diócesis pedirle al padre Altman su renuncia.

Junto al padre Altman está también el teólogo Taylor Marshall, quien desde hace unos años ha emprendido una cruzada en las redes sociales contra obispos, cardenales, sacerdotes y hasta cierto punto contra el papa. De nuevo, Marshall habla y defiende verdades que la Iglesia ha dejado de defender, lo cual al igual que con el padre Altman es digno de reconocerse, sin embargo, la forma incendiaria y divisoria entre “los buenos y los malos” “ellos y nosotros” en nada ayuda y en mucho complica la grave crisis por la que pasa la Iglesia.

Este “Efecto Altman-Marshall” está generando católicos amargados. Católicos que han emprendido una nueva inquisición que tiene lugar en las redes sociales. Católicos que se han olvidado de que la verdad se defiende con gracia. Los americanos tienen un dicho que vale recordar: “You can catch more flies with honey than with vinegar” y es que mostrando la amargura y la actitud inquisidora no solo alejan a la gente de ellos, sino de la verdad que necesita ser defendida y escuchada por todos.

De tal forma que la creciente división y ataques entre laicos no es solo resultado del fallido estilo parental que la Iglesia y los clérigos ejercen en esta época, es también resultado de esta actitud inquisidora que vemos multiplicarse en las redes sociales. No es cosa nueva, este fenómeno lo hemos visto también en la polarización y confrontación política o incluso en otras áreas del acontecer cotidiano. Y es que las redes sociales generan un efecto pernicioso y agresivo. Las echo chambers o cámaras de eco en las que las redes sociales se han convertido y que nos hacen menos empáticos, menos caritativos, más violentos y amargados.

La situación que describo me recuerda a la extraordinaria narración de Dostoievski en su escrito El Gran Inquisidor, donde el obispo de Sevilla está tan comprometido con terminar con todos los herejes que terminan metiendo al mismo Jesús, que ha vuelto a la tierra, a la cárcel recriminándole por qué ha vuelto, ya que su presencia humilde y amorosa está echando a perder su trabajo; su celo inquisidor. Jesús no responde, solo le besa. Es como si Jesús le recordará que el camino es el amor no la violencia. Y es que es el amor lo que al final conquista todo.

Con esto no propongo asumir una actitud indiferente, permisiva o pasiva a los problemas de la actualidad y de la misma Iglesia, sino recordar que lo que perseguimos nos persigue, y no hay nada mejor que perseguir el amor, incluso el amor del enemigo. Pues es por amor que el mundo se salvará, no por inquisiciones.

Y en cuanto a las redes sociales, valdría recordar lo que decía Epicteto “¿Quién es mi amo? Quien controla lo que deseas o no te gusta”. De ahí que hay que ser cautos, pues la vida es más que lo que pasa en ese mundo artificial que es Facebook, Twitter o YouTube, de lo contrario dichas redes se convierten en los amos de nuestro pensar, sentir y actuar.

Saludos con aprecio

Por Mario Guzmán Sescosse

Si te gusta lo que escribo te invito a comprar mi nuevo libro Lucas 24, un libro donde abordo los problemas de la actualidad desde la luz del Evangelio: www.librolucas24.com

También te podría interesar mi libro La Transformación del Adolescente: www.latransformacióndeladolescente.com


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Mario Guzmán

Dr. Mario Guzmán Sescosse es profesor e investigador de tiempo completo en Trinity Christian College en la ciudad de Chicago en EUA. Es doctor en psicología y cuenta con dos maestrías en psicología y psicoterapia, además de la licenciatura en psicología y estudios en filosofía. Es autor del libro "La Transformación del adolescente", de diversas obras científicas y capítulos de libro. Tiene más de 17 años de experiencia como terapeuta. Sus intereses académicos son psicología y religión, psicoterapia, psicopatología y desarrollo humano. Además, está casado y tiene 3 hijos junto con su esposa. https://www.drmarioguzman.com/