• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

«Mamá, ¿el aborto es como romper mi muñeca, solo que peor?»

Mamá, ¿el aborto es como romper mi muñeca, solo que peor-MarchandoReligion.es

“En el caso del aborto, ¿por qué los mayores pueden destrozar a los bebés, cuando los chicos no podemos romper nuestros juguetes o herir nuestras mascotas?”

«Mamá, ¿el aborto es como romper mi muñeca, solo que peor?», una historia ficticia de Peter Kwasniewski para LifeSiteNews

*Traducido por Beatrice Atherton para MR

Nota del editor: LifeSiteNews se complace en entregar a ustedes este diálogo ficticio entre una madre en una clínica abortiva y su joven hija que le hace preguntas muy acertadas.

¿Cómo es que alguien no puede ver que el aborto es malo, que es enfermamente malo, horriblemente malo, groseramente malo? ¿Cómo es posible que haya alguien que no sepa que una mujer embarazada es una mujer “con un hijo,” y que el aborto como “interrupción del embarazo” ha destruido una vida humana, a un inocente bebé humano? Hombres y mujeres modernos están tan acostumbrados a ejercer un perverso poder sobre la naturaleza que ellos simplemente se encogen de hombros y dicen “Sí, y qué, ya hay demasiados niños sabes.”

Imaginen unas escenas que parecen aparentemente imposibles en la sala de espera de una clínica abortista. Una mamá ha llevado consigo a su hija de nueve años a esperar con ella.

Escena 1

Hija: Mamá, ¿por qué estamos aquí?

Madre: Jane, querida, mamá solo tiene que encargarse de un problemita, tardará poquito y mientras tanto tú sigue jugando con las muñecas.

Hija; ¿Cuál es el problema, mamá? ¿Te estás sintiendo enferma? Parece como si estuviéramos en un hospital.

Madre: Jane, mamá tiene un bebecito en su pancita, pero nosotros no queremos al bebé. Así que voy a un doctor que matará el bebecito por mí.

Hija: (elevando la voz): ¡Pero mamá, yo quiero un hermanito o hermanita!

Madre: Calla, yo pude haberte matado también, pero escogí no hacerlo, así que acuérdate de eso antes de quejarte de lo pequeña que es nuestra familia.

Escena 2

Madre: Jane, mamá tiene un bebecito en su pancita, pero nosotros no queremos al bebé. Así que estoy viniendo al doctor que va a terminar con el embarazo.

Hija: Mamá, ¿por qué lo dices de esa manera? Quieres decir que el doctor matará al bebé y lo arrojará como la basura de la cocina.

Madre (choqueada): ¡Oh no querida!, no hablemos así. El Estado nunca permitiría el asesinato. Debe de ser algo más.

Hija: Mamá… ¿Cómo es que el doctor…”termina” con el bebé?

Madre: Oh, no lo sé, creo que usa ácido para chamuscarlo hasta la muerte o arranca las extremidades y la cabeza, y los aspira hacia fuera.

Hija: ¿Quieres decir que es como cuando tú pasas la aspiradora a las migas del suelo de la cocina y después vacías la cosa en la basura?

Escena 3

Madre: Necesito que se solucione este problemita.

Hija: ¿Qué problemita?

Madre: Mamá tiene un bebé, pero no puede hacerse cargo de este. Así que el doctor lo quitará.

Hija: Pero mamá, ¿no fue Dios quien nos dio a este bebé? ¿No deberíamos hacernos cargo de él? ¿Quiero decir, amarlo del modo en que tú me amas?

Madre: Calla hija, todos los niños debieran ser deseados.

Hija: Mamá, ¿eso quiere decir que la diferencia entre que yo esté viva o muerta es que tú solo decidiste quedarte conmigo? Pudiste haberme visto como un problema, pero me quisiste y por eso no me mataste.

Madre: Calla hija, tú no eres el problema, es el nuevo bebé.

Hija: Pero pude haber sido el problema, y pudiste haber elegido deshacerte de mí.

Madre: Cariño, yo te amo y nunca querría hacerte daño.

Hija: Entonces, ¿por qué no amas a mi hermanito o hermanita? ¿Por qué quieres que el hombre malo, el mal doctor dañe al bebé?

Escena 4

(Jane agarra una muñeca en la oficina de la clínica y comienza a golpear su cabeza contra el suelo.)

Madre (avergonzada): Jane ¡detente!

Hija: Mamá, ¿por qué tengo que detenerme?

Madre: ¡Porque esta muñeca no es tuya!

Hija (después de una pausa): Mamá, ¿por qué estás aquí?

Madre: Para…para solucionar un problema.

Hija: ¿Qué clase de problema?

Madre: Un bebé.

Hija: ¿Cómo un doctor se hace cargo de un bebé? Yo creo que una mamá se hacer cargo de un bebé alimentándolo y vistiéndolo.

Madre: No, aquí el doctor…lo quita

Hija: ¿Eso quiere decir que lo destruye?

Madre: Ayyyy…sí, eso es

Hija: Entonces quieres decir que el doctor le hace al bebé lo que yo le estaba haciendo a la muñera, pero de verdad.

Madre (suspirando): Sí.

Hija: Entonces, ¿por qué ustedes los mayores pueden golpear al bebé cuando nosotros los chicos no podemos romper nuestros juguetes o dañar a nuestras mascotas?

Madre (molesta): Porque los juguetes y las mascotas no te pertenecen, pero el bebé es mío y yo puedo hacer lo que quiera con él.

Hija: Mamá, eso no tiene ningún sentido. ¿No es un bebé más valioso que una Barbie o que una rata de mascota? Y, ¿acaso el bebé no pertenece a la familia, al mundo y a Dios?

* * *

Estos diálogos nunca se producirán, por supuesto; en la clínica sólo existe la oscuridad del engaño, no el resplandor de la verdad.

Este artículo apareció originalmente en Truth and Charity Forum of Human Life International. Ha sido republicado aquí con el permiso del autor. 

Peter Kwasniewski

*Nota de edición: La fotografía pertenece al artículo original publicado por LifeSiteNews. MarchandoReligion declina toda responsabilidad

Puedes leer este artículo en su sitio original en inglés aquí: https://www.lifesitenews.com/blogs/mama-isnt-abortion-like-me-breaking-my-doll-but-only-worse/

Les invitamos a revisar uno de nuestros artículos sobre el sí a la vida aquí

Tenemos la alegría de informarles que ya se encuentra a la venta en español el libro de nuestro querido profesor Kwasniewski, «La verdadera obediencia en la Iglesia,» que puede adquirirse aquí


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Profesor Peter Kwasniewski

Profesor Peter Kwasniewski: (Chicago, 1971) Teólogo y filósofo católico, compositor de música sacra, escritor, bloguero, editor y conferencista. Escribe regularmente para New LiturgicalMovement, OnePeterFive, LifeSiteNews, yRorateCaeli. Desde el año 2018 dejó el Wyoming CatholicCollegeen Lander, Wyoming, donde hacía clases y ocupaba un cargo directivo para seguir su carrera como autor freelance, orador, compositor y editor, y dedicar su vida a la defensa y articulación de la Tradición Católica en todas sus dimensiones. En su página personal podrán encontrar parte de su obra escrita y musical: https://www.peterkwasniewski.com/