• Dom. Ene 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Apostillas a dos versos de Santo Tomás de Aquino

PorTomas Salas

Dic 2, 2021
Apostillas a dos versos de Santo Tomás de Aquino-MarchandoReligion.es

Tomás Salas se incorpora a nuestro elenco de firmas y hace su presentación en #marchandoreligion profundizando en unos versos del Adoro te devote de Santo Tomás de Aquino

Apostillas a dos versos de Santo Tomás de Aquino. Un artículo de Tomás Salas

1. Hay en la obra teológica del Aquinate, a pesar de su perfecto mecanismo de relojería, de su contextura de magnífico monumento de racionalidad donde cada elemento está perfectamente engarzado en el conjunto, un latente aliento poético y místico. Y, al contrario, en su magnífica poesía eucarística hay retazos de profunda teología (lo he dicho en otro lugar: https://www.infocatolica.com/?t=opinion&cod=31480).

En su himno eucarístico Adoro te devote, puede leerse un fragmento que siempre me ha llamado la atención. Incluso me ha parecido de un significado un tanto oscuro, lo que es extraño en santo Tomás, cuya dificultad viene, en todo caso, de la complejidad y de la profundidad de sus textos, pero no de lo que entendemos por “oscuridad” en la hermenéutica literaria: anfibología, ambigüedad, descontextualización, etc. Con el tiempo creo que el significado de este fragmento se me ha ido desvelando.

El texto en cuestión es el siguiente:

Al juzgar de ti se equivocan la vista, el tacto, el gusto, pero basta el oído para creer con certeza.

El original latino dice:

Visus, tactus, gustus in te fallitur,

sed auditu solo tuto creditur.

La traducción española parece que complica un poco la sobriedad del texto latino. También he leído en otras versiones saber con certeza o creer con firmeza.

Santo Tomás se está refiriendo, evidente, a la Eucaristía, pero pienso que su expresión alcanza un sentido más general y toca un punto fundamental en el concepto de la fe. Más en concreto: por qué medio nos llega la Revelación y que provoca en nosotros la respuesta (la fe).

Hablamos del hombre y sus cualidades; hablamos de los sentidos. La vista, el tacto, el gusto se equivocan. En el caso de la Eucaristía estos sentido ven, tocan, gustan un humilde trozo de pan. Pero creo que podríamos trasvasar esta idea, en general, al acto de fe, para aprovechar toda su fecundidad. La evidencia de estos sentidos parecen engañarnos o, al menos, hablarnos en sentido contrario a la Revelación. La creencia en la vida eterna, por ejemplo, se contradice con la evidencia de la muerte, la de los demás. Existen las experiencias místicas extraordinarias (el mismo santo las experimentó al final de su vida), pero la experiencia sensorial de la vida ponen al hombre delante de esa “noche oscura” de san Juan de la Cruz. Ahora bien, auditu solo tuto creditur. Con el solo oído basta para creer, para creerlo todo. Vuelvo al mismo argumento: el Aquinate habla de la Eucaristía, pero la idea es ampliable al acto de fe.

2. ¿Qué diferencia hay entre el oído y los demás sentidos? Vista, tacto y gusto son sentidos que aportan al hombre sensaciones directamente; suponen experiencias para quien las recibe. Esas experiencias son personales, subjetivas. Para compartir estas sensaciones, para convertirlas en conceptos, hay que traducirlas en palabras, es decir, interpretarlas, verbalizarlas. Pero, en el fondo, las sensaciones son exclusivamente personales de suyo. Conceptuarlas es acudir a la comparación con otros elementos que tengan un rasgo en común. Por ejemplo, yo tengo claramente la percepción del color azul, pero, ¿cómo puedo definirla?, ¿cómo puedo expresarla y compartirla? Pues acudiendo a una comparación, por ejemplo, el azul es el color del cielo. Mas, si se piensa bien, definir el color azul, en sí mismo, sin referencias externas, es un imposible, una utopía. La poesía es, en gran medida, un intento de alcanzar este imposible, de traspasar al lenguaje (a los otros) una experiencia personal, en el fondo incomunicable. En otro lugar he escrito que toda poesía es mística. Da un salto en el vacío usando un elemento intuitivo, trascendente.

El oído, en cambio, es un sentido por el que nos llegan las palabras (también los sonidos naturales, la música, etc.), es decir, ideas, nociones, contenidos. Aquí la percepción es sólo instrumental, es una forma que transmite un contenido. En los otros sentidos la percepción es lo que hay; su contenido tiene que elaborarlo el hombre, pero no le es dado. Hay en los tres primeros sentidos un elemento subjetivo, personalista. Hay en el oído un elemento objetivo, racional. La percepción auditiva de las palabras es un signo formal que corresponde a un significado, a un contenido.

3. En una palabra, la fe tiene un carácter intelectivo, no (no sólo) experiencial. En la visión tomista, está clara el carácter intelectivio de le fe. Es clásica e insuperable su definición: creer es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la voluntad movida por Dios mediante la gracia (S.Th., 2-2, q. 2 a. 9).

4. Esta oposición que se manifiesta en los dos versos de Santo Tomás supone un ámbito de debate de gran actualidad y de un largo alcance. A partir de cierto momento, (años 60 del siglo XX aproximadamente) el lenguaje de la pastoral, de la catequesis, los documentos de las instituciones religiosas, los textos académicos se llenan de expresiones como encuentro, experiencia, sensación, vivencia… La fe, la vida religiosa se concibe como una experiencia, un encuentro con Jesús, un encuentro “personal” (siempre se destaca este aspecto). Esto configura una fe personalista, subjetiva. De alguna forma, una fe a la carta en la que, siguiendo la frase de Protágoras, el hombre es la medida de todas las cosas, no la Revelación transmitida por la Tradición. Esta concepción tiene profundas consecuencias en distintos ámbitos: la liturgia, la catequesis, la moral.

5. Un ejemplo de esta oposición. La antigua catequesis de iniciación para la primera comunión tenía un carácter intelectivo y altamente memorístico. Los catecismos de nuestra niñez, que para algunos tienen un carácter entrañable, eran compendios de preguntas y respuestas breves y claras. No dejaban mucho margen a la subjetividad, al personalismo. Cada dogma, cada norma estaba definida conceptualmente. En los nuevos catecismos y en la práctica de la catequesis, con una perspectiva pedagógica, se busca la adaptación, la comprensión, intentado que los contenidos de la fe sean una experiencia inteligible para el alumno, incluso, en ocasiones, que sean gratos, amenos. Si entrar en los resultados que esta innovación ha cosechado, si nos sirve este ejemplo para ver clara la evolución de un concepto intelectivo a otro experiencial de la fe.

6. Basta el oído. Por el oído nos llega el mensaje de la Revelación. Asentimos a él más allá de la evidencia y más allá de la experiencia. Volver a Santo Tomás es siempre un atajo que nos conduce a un lugar seguro.

Tomás Salas

Les recomendamos nuestra sección de: TEOLOGÍA

Les recomendamos nuestro canal de Youtube: MR 


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Tomas Salas

Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua, Doctor en Filología Hispánica. Estudios no terminados de Teología en el centro de Formación Teológica de la diócesis de Málaga. Libros: Ortega, teórico de la novela (Universidad de Málaga), Márgenes (poemas, en Corona del Sur), la traducción bilingüe del poema A los mártires españoles de Paul Claudel (Madrid, Ediciones Encuentro); coordinador del libro Laura Aguirre, una vida para los demás (en Álora, Imprenta Castillo), Un mundo al revés. Artículos sobre religión y sociedad (Credo Ediciones). Articulista de opinión en prensa y en webs, autor de estudios y ensayos. Interesado en el mundo de la religiosidad popular y las cofradías, ha participado en numerosos actos y congresos en este campo. En 2018 el Obispo de Málaga le asigna la tarea de postulador de la causa de beatificación de Laura Aguirre Hilla, la Señorita Laura. En su Twitter se define brevemente: Profesor de Lengua, lector, escribidor y opinador; curioso de todo y experto en nada.