• Sáb. Nov 27th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Domingo de Pascua

PorPadre Ricardo Ruiz

Abr 21, 2019
Domingo de Pascua-MarchandoReligion.es

Evangelio del Domingo. Domingo de Pascua. Santa Misa Tradicional

Evangelio según San Marcos, XVI

En aquel  tiempo: María Magdalena, y María, madre de Santiago, y Salomé compraron aromas para venir y embalsamar a Jesús. Y muy de mañana, el primer día después del sábado,   llegaron al sepulcro, salido ya el sol.

Decían entre sí: ¿Quién nos rodará la piedra de la entrada del sepulcro? Y mirando vieron rodada la piedra, que era muy grande. Y entrando en el sepulcro, vieron un joven sentado a la diestra, vestido de blanco, y se asustaron.

Mas él les dijo: No temáis; buscáis a Jesús Nazareno, que fue crucificado; pues bien, resucitó; no está aquí; ved el lugar en donde le pusieron. Y ahora id y decid a sus discípulos y a Pedro que va delante de vosotros  a  Galilea;  allí  le veréis, como él os lo dijo. Credo

Domingo de Pascua. Meditación

Anno Domini+ 2021

¡Reina del cielo alégrate, Alleluia, porque el Señor ha resucitado verdaderamente, Alleluia!

Hoy nuestra mirada está absorta en los cielos, hoy respiramos por fin el incienso de la Resurrección, después de cuarenta días de cuaresma y de la Pasión del Mesías.

Si nuestra certeza de la Resurrección no es grande, estaríamos perdiendo nuestro tiempo: “¡Si Jesucristo no hubiese resucitado, de nada serviría nuestra Fe!” San Pablo+ 1, Corintios, XV, 14.

Las profecías se han cumplido inexorablemente, pese a quien pese, “Todo está consumado.” Nos lo dijo antes de entregar su espíritu en la cruz.

Hoy día de la Resurrección, está aún más consumado, porque sin Resurrección tampoco habría Redención, su obra habría quedado incompleta. Las profecías de la Resurrección también están ahí :

A este pueblo incrédulo sólo le será dada la señal del profeta Jonás, así como él permaneció tres días y tres noches en el vientre del pez; así también el Hijo del Hombre permanecerá tres días en el vientre de la tierra.” San Mateo, XII, 39.

Destruid este templo y yo lo reedificaré en tres días.” San Juan, II, 19.

Así el profeta Eliseo al resucitar al niño con el poder de Dios, nos dio el mensaje de la futura pasión y con los siete estornudos del niño, no profetizó los siete Sacramentos, frutos de la Redención y resurrección de N. S. Jesucristo:

«Entonces Eliseo volvió y caminó por la casa de un lado para otro, y subió y se tendió sobre él; y el niño estornudó siete veces y abrió sus ojos.» II, Reyes 4,35.

Y algunos comentaran: ¡Pero si han sido sólo dos días, el viernes y el sábado por la noche!

N. S. Jesucristo es hecho prisionero desde el jueves por la noche. Lo más lógico es que esa noche ya hecho prisionero, lo pasó bajo tierra, literalmente, dentro de una mazmorra, lo cual era costumbre en esos tiempos. De ello también da fe la Beata Ana Catalina Emmerick en sus visiones sobre la Pasión. Por lo que se han cumplido los tres días y las tres noches.

A pesar de las profecías los fariseos están escandalizados de las palabras de N. S. Jesucristo sobre su resurrección; como también lo están actualmente muchos supuestos teólogos y clérigos modernos que niegan que haya existido nunca una resurrección física. La teología protestante y modernista afirma, contra toda la Tradición de la Iglesia y sin probarlo, que Jesucristo resucitó ¡sólo de una manera espiritual pero no física! Lo cual también contradice el propio Evangelio de San Juan : “Entonces entró también Juan en el sepulcro, vio y creyó.” San Juan, XX, 8.

¿Creyó que Jesucristo no estaba ahí? Eso sería absurdo, porque era obvio, era evidente que no estaba ahí. Sólo se podía referir a que vio la Santa Sábana colocada de tal manera y desinflada, que era imposible humanamente hablando, que alguien pudiese sacar el cuerpo, ¡de esa manera tan delicada sin tan siquiera tocar la tela! San Juan era consciente de que algo sumamente extraordinario había sucedido ahí y por ello afirma rotundamente: “Vio y creyó.”

A esto también, algunos supuestos científicos y modernistas, se atreven a afirmar que ello no era posible, ya que los apóstoles no tenían una concepción clara sobre lo que en realidad es una resurrección, según ellos, ‘que ahora sí tenemos mejores conocimientos sobre la resurrección…’

Por una parte, es una osadía de soberbia el atreverse a afirmar que, “nosotros en tiempos modernos sabemos mejor que los apóstoles, lo que es en realidad una Resurrección…” Es una terrible aberración que contradice directamente a los testimonios de los Evangelios, en los cuales se relata en varias ocasiones, que los mismos apóstoles ya habían presenciado varias resurrecciones de varias personas durante la vida de Jesucristo: La resurrección del hijo de la viuda de Naím, la de Lázaro y otras más que no narran los Evangelistas.

Es decir que según estos nuevos ‘teólogos’ y esos pseudo-científicos, ¿nosotros sabemos más sobre resurrecciones que los mismos apóstoles; ¿cuando nosotros nunca hemos presenciado ninguna?

Una persona que conoce los Evangelios, que tiene un mínimo de fe y de honestidad intelectual, nunca se atrevería a afirmar tales aberraciones.

Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.”
San Mateo, VIII, 11.

Este pasaje de San Mateo ha sido también profético y se ha cumplido en pleno siglo XX. Han tenido que venir de América unos científicos no católicos y con la más alta tecnología de la NASA que nos han probado qué la Sabana Santa de Turín conservó el cadáver de un hombre que fue crucificado entre los años 30 y 33 de nuestra era, que fue flagelado, que todo lo que la tela revela coincide perfectamente con los detalles de los relatos evangélicos sobre la pasión de Jesucristo, que es un cadáver qué en cierto momento emitió una cantidad de energía tan descomunal que sólo un equivalente a un flash de un millón trescientos mil grados de temperatura, es capaz de formar tal imagen.

Por lo que según el Dr. Frank Libby, Premio Nobel de Física: “es un hombre que en cierto momento recuperó la vida, ya que es imposible que salga semejante cantidad de energía de ningún cuerpo, ni vivo ni muerto. Por lo que tal fenómeno queda totalmente fuera del alcance de la ciencia y se encuentra en un plano sobrenatural.”

Es realmente providencial y conforme al Evangelio citado de San Mateo, que unos científicos que no pertenecen a la Iglesia católica, nos den lecciones sobre la certeza de una resurrección física de N. S. Jesucristo, frente a las opiniones sin fundamentos de los teólogos y clero modernos que ‘no saben’, según ellos, si en realidad hubo o no una resurrección…

Pero nosotros no nos desesperamos ni lloramos como aquellos que no tienen fe, en palabras de San Pablo.

Así como Jesucristo se dejó humillar y crucificar para salvar a los arrepentidos de sus pecados ; así también la Iglesia será humillada hasta parecer que se ha extinguido y esto también por los pecados de su jerarquía, que la ha convertido en una cueva de ladrones e influencias de poder puramente humanos.

Pero una vez que Dios haya purificado a la tierra con agua y fuego de la soberbia de los hombres; su Iglesia volverá a resurgir y se levantará gloriosa como el Resucitado lo hizo hace dos mil años: “Y He aquí que lo renuevo todo.” Isaías, XVIIL, 19.

La Virgen María fue la única que no desesperó ni perdió la fe, porque su Hijo le confío verdades, durante todos esos años que vivieron juntos, las cuales nosotros ignoramos; ella fue al sepulcro sin dudar, con la certeza de la Resurrección.

¡Resucitó como lo había prometido!

Regina Coeli letare alleluia, quia surrexit Dominus vere, Alléluia !

P. Ricardo Ruiz Vallejo +

Les invitamos a seguir la Santa Misa desde el canal del Padre Ricardo Ruiz, así como distintas meditaciones: Iberia Traditionalis

Domingo de Pascua-MarchandoReligion.es

Esperamos que la meditación del Domingo de Pascua les reporte innumerables bienes espirituales.

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace: El rincón Litúrgico

Les recomendamos visitar nuestra sección de

Espiritualidad


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.