• Lun. May 23rd, 2022

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Domingo de Pascua de Resurrección del Señor

Domingo de Pascua-MarchandoReligion.es

ET VIDIT, ET CREDIDIT

Domingo de Pascua de Resurrección del Señor. Misa Novus Ordo. D. Vicente Ramón Escandell

1. Relato Evangélico (Jn 20, 1-9)

El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

2. Comentario litúrgico: Dom Prospero Guéranger, OSB (1805-1875)

LA DERROTA DE LA MUERTE

El más profundo silencio reinaba todavía, en este momento en que el Hombre Dios acaba de romper el cetro de la muerte. Su liberación y la nuestra no le han costado ningún esfuerzo. ¡Oh muerte! ¿qué te queda ya de tu imperio? El pecado nos había entregado a ti; tú gozabas de tu conquista; y que aquí que has caído hasta el abismo.

Jesús, de quien tú te sentías tan orgullosa por tenerle debajo de tu ley, se te ha escapado; y todos nosotros, después de habernos poseído tú, también nos escaparemos de tu dominio. El sepulcro que nos preparas, se convertirá en nuestra cuna para una vida nueva; porque tu vencedor es el primogénito entre los muertos (Ap 1,5); y hoy es la Pascua, el tránsito, la liberación, para Jesús y para todos sus hermanos.

La ruta que él ha abierto, todos nosotros la seguiremos; y día vendrá en que tú, que lo destruyes todo, tú nuestra enemiga, serán anonadada a tu vez por el reino de la inmortalidad (1 Cor 15, 26) Pero desde ahora nosotros contemplamos tu caída, y repetimos para tu vergüenza, este grito del gran Apóstol: “Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? ¿Dónde está tu aguijón? Por un momento triunfaste, y he aquí que has sido devorada en tu triunfo.” (1 Cor 15, 55)

El Año Litúrgico (El Tiempo Pascual)

3. Reflexión

Resucité, y estoy contigo aleluya; pusiste sobre mi tu mano, aleluya; admirable es tu sabiduría, aleluya, aleluya. Señor, me probaste y me conoces; lo sabes todo de mí, la hora de mi muerte y la de mi resurrección.1

Pascua es la fiesta de las fiestas, la alegría sin igual de los cristianos.

La gran oración de acción de gracias de los cristianos, el prefacio, nos dirá el motivo incomparable de esta alegría: Si es justo alabar a Dios en todo tiempo, mucho más lo es en este día, en que Cristo, nuestra Pascua, inmolado para expiar los pecados del mundo, nos ha dado la vida con su muerte y su resurrección. Pascua es el pecado destruido, la muerte vencida, la vida divina recobrada, nuestro mismo cuerpo promovido a la inmortalidad. Ante semejante certidumbre debe desaparecer toda tristeza.

Acompañemos, ahora, al discípulo amado que a su vez penetra en el sepulcro. Él nada tiene en la conciencia que le obligue a pedir perdón. Siembre ha permanecido fiel; es puro; es fuerte. Pero piensa en el lugar que Jesús le ha asignado en su Corazón, y viene a pedírselo de nuevo.

<<Oh Dios mío, ¿por qué permites que perdamos lo que constituía nuestra felicidad? ¿Por qué no nos concedes sino un momento, lo que querríamos guardar para siempre? ¿Por qué debemos buscar a través del sufrimiento y de la muerte, aquello que vino a nosotros sin buscarlo, y que nos prodigaba tan gratuitamente las delicias de su amor?>>

¿No es esto lo que pregunta el discípulo amado? En lugar del Corazón de su Maestro no tiene para apoyar su frente sino la fría losa del sepulcro. El misterio continua sin descifrar.

De repente, ¿qué sucede? He ahí que para Juan como para Pedro ha llegado la fiesta de la Pascua: Jesús ha vuelto a la vida; ¿por qué no acudirá presuroso al lado del discípulo que tanto amaba?

Jesús está cerca de él; he aquí de nuevo a Juan en su propio lugar. Más ahora se siente, muy de otra manera en posesión del amor de su Maestro. Lo que Jesús resucitado le retorna es eterno, alienable. Sus palabras llevan la luz al fondo de todas nuestras oscuridades. Y al encontrarle de nuevo nos sentimos renacer a nueva vida.

Procuremos participar de la alegría que experimenta Juan. Pidamos humildemente permiso para compartir el lugar que él ocupa en el Corazón de Señor. Renovemos nuestra vida en la fuente de la vida verdadera.

4. Oración

Señor Jesucristo, que, con tu santa resurrección, has vencido al Pecado y a la Muerte, que tenían esclavizado al hombre desde la Caída; renueva en nosotros la gracia bautismal, y que sea ella quien nos oriente en nuestro peregrinar hacia la patria celestial. Que vives y reinas. Amén.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Rev. D. Vicente Ramón Escandell

1 Sal 138, 18,5-6,1-2

Pueden consultar el Evangelio en nuestra sección: Evangelio del Domingo

Nuestra sección destacada: A la luz de la Palabra

Nuestra recomendación externa: El Salvador de Toledo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Rev. D. Vicente Ramon Escandell

Rev. D. Vicente Ramón Escandell Abad: Nacido en 1978 y ordenado sacerdote en el año 2014, es Licenciado y Doctor en Historia; Diplomado en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Especializado en Historia Moderna, es autor de una tesis doctoral sobre la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la Edad Moderna