• Jue. Dic 9th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

¿»Dimisión»de Marx? Mensaje a Colonia, no a Roma

PorAldo Maria Valli

Jun 9, 2021
Dimisión de Marx Mensaje a Colonia, no a Roma-MarchandoReligion.es

Tras el papa Francisco, también el cardenal Reinhard Marx aumenta la presión sobre el cardenal Rainer Maria Woelki. La propuesta de dimisión del arzobispo de Munich persigue la salida del cardenal Woelki.

¿»Dimisión»de Marx? Mensaje a Colonia, no a Roma. Un artículo del blog de Aldo María Valli

Artículo original: https://www.aldomariavalli.it/2021/06/05/le-dimissioni-di-marx-un-messaggio-non-a-roma-ma-a-colonia/

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

Por Giuseppe Nardi

La propuesta de dimisión del cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich y Frisinga, “sería una buena noticia”, según se ha comentado en las redes sociales. El 5 de mayo el diario Augsburger Nachrichten propuso la dimisión del cardenal Marx, cuando el purpurado admitió su “error” en la gestión del caso de un sacerdote acusado de abusos. Sin embargo, el trasfondo de la Operación dimisión no es ése.

Se acaba de saber que el cardenal Marx ofreció su dimisión al papa el 21 de mayo. No obstante, a día de hoy no tiene tomada su decisión de irse. Por tanto, en Roma no parece haber urgencia. Entretanto, en los comunicados de prensa el cardenal habla de “responsabilidad compartida” en la “catástrofe de los abusos”. Siempre es compartida la responsabilidad, incluso en un sentido muy diferente, a saber, que el cardenal Marx ha impedido hasta la fecha cualquier discusión sobre el hecho de que más de un 80 por ciento de los casos de abusos pedófilos es por homosexualidad.

Pero, ¿por qué no se produce la dimisión? Sobre todo, porque el cardenal Marx, representante de Europa en el Consejo de cardenales, órgano asesor del papa en la gestión de la Iglesia universal y en la reforma de la Curia romana, es también coordinador del Consejo para la economía.

Además, los hechos no confirman la efectividad de la dimisión. El cardenal Marx la presentó el 21 de mayo, pero el 28 de mayo el papa Francisco no enviaba sus visitadores apostólicos a Munich, sino a Colonia. En marzo, una comisión independiente había exonerado al cardenal Woelki de la acusación de haber obrado con negligencia en la gestión de un caso de abuso sexual, pero el papa Francisco decidió volver a colocarle en el punto de mira de la sospecha general, para alegría de los círculos eclesiásticos del progresismo radical.

El verdadero destinatario del ofrecimiento de dimisión del cardenal Marx, según confirman las reacciones de los medios de comunicación, resulta ser el cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Colonia. La presión sobre el cardenal Woelki ha aumentado muchísimo en los últimos días. Él es quien figura como invitado a marcharse. Con arreglo a su cargo, el cardenal Woelki comanda la minoría en la Conferencia episcopal alemana que se opone a la revolución “pastoral” en la línea neo-modernista. Dicha minoría es reducida y, abandonada por Roma, se encuentra en una posición que cabe tildar de dramática, aunque sea más que una simple espina para la línea mayoritaria. Impide la deseada unanimidad, tanto dentro de la Conferencia episcopal como frente al público.

Con su oferta de dimisión, el cardenal Marx intensifica la presión sobre el cardenal Woelki, pues ¿cómo es posible que el arzobispo de Munich haya transmitido su dimisión al papa y no lo haga también el cardenal Woelki? Como digo, ya en marzo la comisión independiente había exonerado al arzobispo de Colonia, pero dicho resultado no parece relevante en el seno de la Iglesia. La explicación del cardenal Marx no revelaba el verdadero contexto de la situación. Al anunciar que había ofrecido su dimisión a Francisco, subrayó que la muy controvertida “Vía sinodal” por parte de la Conferencia episcopal alemana y del Comité central de católicos alemanes debe continuar con independencia de dicha división, es decir, en todo caso.

El ofrecimiento de dimisión por parte del cardenal Marx, con la alusión supuestamente “memorable” (según el diario Münchner Merkur) de que la Iglesia en Alemania se encuentra en “punto muerto”, no es por tanto un mensaje al papa Francisco, sino al cardenal Woelki. La dimisión de éste debe producirse para poder llevar a cabo la agenda “sinodal”, sin el riesgo de que sea puesta en duda por la voz crítica de Woelki.

Fonte: https://katholisches.info/2021/06/04/muenchner-ruecktritt-ist-keine-botschaft-an-rom-sondern-koeln/

Un artículo del Blog de Aldo María Valli


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Aldo Maria Valli

Vaticanista. Entre sus libros más destacados están: Claustrofobia, Sradicati, el caso Vigano, 266. Jorge María Bergoglio, Benedicto XVI el pontificado interrumpido. Pueden leer sus artículos y leer toda la información sobre su obra literaria en italiano en su página web https://www.aldomariavalli.it/