• Jue. Dic 9th, 2021

Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

He aquí la carta con la que Francisco rechaza la dimisión de Marx

PorAldo Maria Valli

Jun 16, 2021
He aquí la carta con la que Francisco rechaza la dimisión de Marx-MarchandoReligion.es

Desde el blog de nuestro vaticanista traemos todo lo relacionado a la dimisión de Marx

He aquí la carta con la que Francisco rechaza la dimisión de Marx. El Papa rechaza la dimisión de Marx: “Continúa como obispo de Munich”. Un artículo del blog de Aldo María Valli

Artículo original: https://www.aldomariavalli.it/2021/06/10/ecco-la-lettera-con-cui-francesco-respinge-le-dimissioni-di-marx/

Por Vatican News

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

Carta de Francisco al cardenal dimisionario por la situación de la Iglesia alemana relativa a los abusos a menores: “Gracias por tu coraje cristiano, que no teme ser humillado ante la tremenda realidad del pecado. Asumir la crisis, personal y comunitariamente, es la única vía fructífera”.

“Si estás tentado de pensar que, confirmando tu misión y no aceptando tu dimisión, este Obispo de Roma (tu hermano que te ama) no te comprende, piensa en la actitud de Pedro ante el Señor cuando, a su manera, presentó su dimisión”, presentándose como pecador, y recibió como respuesta “Apacienta mis ovejas”. Con esta imagen concluye la respuesta con la que el Papa Francisco ha rechazado la renuncia presentada por el cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich y Frisinga, quien el pasado 21 de mayo escribió una carta –publicada posteriormente – en la que explicaba las razones de su gesto. Marx había pedido al Papa poder abandonar la dirección de la diócesis alemana a causa del escándalo de los abusos en Alemania y de la respuesta que él juzgaba insuficiente por parte del episcopado.

El Papa, en la misiva publicada en español y en alemán por el Departamento de Prensa de la Santa Sede, agradece a Marx su “coraje cristiano que no teme la cruz, que no teme ser humillado ante la tremenda realidad del pecado”. Francisco recuerda que “toda la Iglesia está en crisis a causa de la experiencia de los abusos” y que “la Iglesia, en la actualidad, no puede avanzar sin asumir dicha crisis”, porque “la política del avestruz no lleva a nada, y la crisis debe ser asumida mediante nuestra fe pascual. Sociologismos y psicologismos son inútiles”. Por tanto, “asumir la crisis, personal y comunitariamente, es la única vía fructífera, porque de una crisis no se sale solo sino en comunidad”.

El Papa se manifiesta de acuerdo con la descripción de la crisis propuesta en la carta de Marx: “Estoy de acuerdo contigo al describir la triste historia de los abusos sexuales y el modo en el que la Iglesia la afrontaba hasta hace poco tiempo, como si fuese una catástrofe. Darse cuenta de esta hipocresía en el modo en que vivimos nuestra fe es una gracia, y un primer paso que hemos de dar. Debemos hacernos cargo de la historia, personalmente y como comunidad. No podemos ser indiferentes frente a este crimen. Aceptarlo significa reconocer la crisis”.

Es verdad, añade Francisco, “que las situaciones históricas deben ser interpretadas con la hermenéutica del tiempo en el que suceden, pero esto no nos exime de hacernos cargo de ellas y asumirlas como historia del ‘pecado que nos asedia’. Por ello, en mi opinión, todos los obispos de la Iglesia deben asumirla y preguntarse lo siguiente: ¿qué debo hacer ante esta catástrofe?”.

El Papa recuerda el “mea culpa” que ya ha repetido varias veces “frente a muchos errores históricos del pasado”. En la actualidad, explica, “se nos pide una reforma que, en este caso, no consiste en palabras sino en actos, que muestren el coraje al afrontar la crisis, asumir la realidad sean cuales sean las consecuencias. Y toda reforma comienza por uno mismo. La reforma de la Iglesia ha sido realizada por hombres y mujeres que no tienen miedo de reconocer la crisis y dejarse reformar por el Señor”.

Éste, dice el Obispo de Roma, “es el único camino, pues de lo contrario no seríamos sino ‘ideólogos de la reforma’ que no ponen en juego su propia carne”, al modo que hizo Jesús, “con su vida, con su historia, con su carne en la cruz”. Y éste, reconoce Francisco, “es el modo, el modo que tú mismo, querido hermano, has asumido al presentar tu renuncia”, porque “sepultar el pasado no lleva a ninguna parte. Silencio, omisiones, dar demasiado peso al prestigio de las instituciones, sólo llevan a un fracaso personal e histórico”.

Francisco describe como “urgente” dejar que “el Espíritu nos conduzca al desierto de la desolación, a la cruz y a la resurrección. Debemos seguir el camino del Espíritu, y el punto de partida es una confesión con humildad: nos hemos equivocado, hemos pecado. Ni las encuestas ni el poder de las instituciones nos salvarán. No nos salvará el prestigio de nuestra Iglesia, que trata de esconder sus pecados; no nos salvará el poder del dinero ni la opinión de los medios (por eso a menudo dependemos demasiado de ellos). Nos salvaremos abriendo la puerta a Aquél que puede hacerlo y confesando nuestra desnudez: ‘he pecado’, ‘hemos pecado’… y llorando, balbuceando como mejor sepamos ese ‘aléjate de mí, porque soy un pecador’, legado que el primer Papa dejó a los Papas y Obispos de la Iglesia”.

Obrando así, explica el Papa, “sentiremos aquella vergüenza curadora que abre la puerta a la compasión y a la ternura del Señor, que siempre está cerca de nosotros”. Adicionalmente, Francisco escribe que aprecia el final de la carta de Marx y su disponibilidad a continuar gustosamente “siendo sacerdote y obispo de esta Iglesia”, promoviendo una renovación espiritual.

“Y ésta es mi respuesta, querido hermano – concluye el Papa – Continúa como propones, pero como arzobispo de Munich y Frisinga”. Recordando que el Obispo de Roma, Sucesor de aquel Pedro que dijo a Jesús “Aléjate de mí, porque soy un pecador”, le comprende bien y le invita a escuchar la respuesta que el Nazareno dio al Príncipe de los Apóstoles: “Apacienta mis ovejas”.

Fuente: Vatican News

Nuestro artículo recomendado: ¿”Dimisión” de Marx? Mensaje a Colonia, no a Roma


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor

Aldo Maria Valli

Vaticanista. Entre sus libros más destacados están: Claustrofobia, Sradicati, el caso Vigano, 266. Jorge María Bergoglio, Benedicto XVI el pontificado interrumpido. Pueden leer sus artículos y leer toda la información sobre su obra literaria en italiano en su página web https://www.aldomariavalli.it/