Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

Canadá. Suicidio asistido para inválidos y enfermos mentales. Un signo escalofriante-MarchandoReligion.es

Canadá. Suicidio asistido para inválidos y enfermos mentales. Un signo escalofriante

Traemos un artículo del blog de Aldo María en el que nos hablan de lo que se llama “suicidio asistido”, ¿un eufemismo?

Canadá. Suicidio asistido para inválidos y enfermos mentales. Un signo escalofriante.  Un artículo del blog de Aldo María Valli

Artículo original: https://www.aldomariavalli.it/2021/03/29/canada-suicidio-assistito-per-disabili-e-malati-di-mente-un-segnale-agghiacciante/

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

Por Simone Fausti 

El 17 de marzo, el Senado canadiense aprobó la Ley C-7, norma que extiende el suicidio asistido ya existente a cuantos además se encuentren ahora en un estado de «sufrimiento insoportable», no tratándose del término natural de su vida. Dicha extensión es igualmente aplicable a personas con discapacidad, incluidas las que padecen enfermedad mental, aunque tampoco sean enfermos terminales; con ello se pone en práctica lo que ya se hallaba en el ambiente. Por otro lado, esta medida forma parte de una dinámica recurrente en diversos parlamentos del mundo: contemplar las dificultades del hombre no a través de una óptica de esperanza y cura, sino ampliando las posibilidades para procurar la muerte allí donde el sufrimiento se considera incompatible con un erróneo sentido de la dignidad de la vida humana.

En Canadá, la pieza fundamental que sirve de base a la construcción del “derecho a morir” surgió el 7 de junio de 2016, momento en el que el Senado votó a favor de la legalización del suicidio asistido, a propuesta del gobierno presidido por Justin Trudeau. Ya en aquella época, los planes de la Comisión parlamentaria encargada de la cuestión preveían la posibilidad de extender la muerte asistida a personas afectadas por patologías no terminales y de origen no únicamente físico, sino también psicológico.

Tras diversas modificaciones, se acordó legalizar el suicidio asistido “sólo” para aquellos adultos que, habiendo dado su consentimiento, se encontrasen en un estado en el que la muerte era «razonablemente previsible».

Pero aquello no ha sido suficiente. Ahora, los canadienses a los que se les reconozca un mal insoportable y sufran incapacidad, aunque no se encuentren próximos a la muerte natural, tienen “derecho” a solicitar la asistencia médica para morir. Por tanto, han bastado cinco años para eliminar el criterio, ya de por sí absurdo y aleatorio, de la muerte «razonablemente previsible»; esto ha provocado, naturalmente, preocupación por parte de muchas personas.

Heidi Janz, profesora de Ética en la Universidad de Alberta, campus de Edmonton, y presidente del Comité ético para el final de la vida del Consejo de Canadienses con Discapacidad, además afectada ella misma de discapacidad, califica la norma de «irresponsable y extremadamente inmoral». Asimismo, diversos grupos defensores de los derechos de personas con discapacidad se han opuesto a esta deriva: el temor de dichas personas consiste, en efecto, en resultar presionados, directa o indirectamente, para poner fin a su propia vida de forma prematura.

Preocupación legítima, si se tiene en cuenta el mensaje que el gobierno canadiense está lanzando mediante esta ley, que viene a desequilibrar el discurso público a favor de la muerte. ¿Qué percepción del valor de la vida tendrán, de hecho, las nuevas generaciones de niños con discapacidad? ¿Cómo será la aceptación social de dichas personas si el gobierno sugiere que el suicidio asistido es la solución justa y moral para ellas?

Fonte: ifamnews.it

Les invitamos a ver nuestros debates sobre el matrimonio, los conflictos entre católicos, la eutanasia, el aborto…en nuestro canal MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor