Vaticano, caja vacía y amigos ricos del papa

¿Quieren saber quiénes son los amigos ricos del papa? Nuestro Vaticanista nos lo cuenta

Vaticano, caja vacía y amigos ricos del papa. Un artículo del blog de Aldo María Valli

Artículo original disponible en https://www.aldomariavalli.it/2021/01/16/il-vaticano-le-casse-vuote-e-quei-ricchi-amici-del-papa/

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

Durante las últimas semanas, el Consejo vaticano para la economía (creado por el papa en 2014, con competencia de control y coordinación de toda la actividad económica y financiera del Estado de la Ciudad del Vaticano y de la Santa Sede) mantuvo una reunión telemática con el siguiente punto candente en su orden del día: déficit de 2020, supuestamente superior a 60 millones de dólares de pasivo, producido por diversas causas: ingresos no producidos debidos al coronavirus (basta pensar en los flujos no producidos de turistas y peregrinos, o en el cierre de los Museos vaticanos provocado durante el confinamiento); menor rendimiento de las inversiones inmobiliarias; disminución de donaciones (pues tanto las diócesis como, en general, los fieles afrontan una situación difícil); y crisis de los fondos de pensiones no financieros.

Por lo que se refiere al problema de las pensiones, recordemos que el Vaticano mantiene un fondo de pensiones, que en este momento está financiado por debajo de una masa laboral que envejece con rapidez. El hecho de que el Vaticano se vea obligado a destinar una cuota creciente de recursos para pagar sus pensiones constituye un problema notable, que pone al Estado en riesgo de suspensión de pagos.

Asimismo, el cardenal George Pell, a través de su intervención de 14 de enero en el webinario sobre transparencia financiera en la Iglesia católica, puso el acento sobre la cuestión de las pensiones.  “Financieramente – dijo el exprefecto de la Secretaría para la economía – no estoy seguro de que el Vaticano pueda continuar perdiendo dinero como hasta ahora. Además, hay presiones muy serias sobre el fondo de pensiones”.

No sabemos aún cuántos fondos se han vertido este año sobre las arcas vaticanas procedentes del Óbolo de San Pedro, pero podemos imaginar, teniendo en cuenta la situación general, que estos ingresos también habrán disminuido.

Es importante tener en cuenta que la reunión telemática del Consejo tuvo lugar pocos días después del anuncio de un nuevo consorcio, denominado “Consejo para el capitalismo inclusivo con el Vaticano”, que trata de poner en práctica una relación directa entre la Santa Sede y algunos líderes del capitalismo mundial deseosos, por cuanto se ve, de proceder a una profunda reforma del orden económico global.

Entre ambas noticias (por un lado, la reunión del Consejo vaticano para la economía y, por otro, el acuerdo entre la Santa Sede y los líderes del capitalismo) no hay, naturalmente, conexión directa, pero resultaría muy difícil no ponerlas en relación.

Uno se pregunta si puede ser casualidad que, precisamente en el momento en que hay tales dificultades económicas y financieras, el Vaticano, con el papa en persona, otorgue su bendición a un grupo de directivos de empresas entre los que se encuentran, por citar sólo a algunos, los consejeros delegados del Bank of America, British Petroleum, Saudi Aramco, Estée Lauder, Mastercard, Visa, Johnson & Johnson, Allianz, Dupont, Merck & Co., Ernst & Young y tantos otros. Los representantes del consorcio (autodenominados Guardianes para un capitalismo inclusivo) gestionan, recordemos, unos diez trillones de dólares y una masa laboral que agrupa a unos doscientos millones de personas a lo largo de 163 países.

Cabe también recordar que este Consejo para un capitalismo inclusivo nace de la idea de Lynn Forester de Rothschild, permanentemente dedicada a causas progresistas (como amiga de Hillary Clinton, consejera que fue de Bill Clinton y muy cercana a Jeffrey Edward Epstein, el empresario americano arrestado por abusos sexuales y tráfico internacional de menores prostituidas), que poco o nada tiene que ver con la doctrina social de la Iglesia, sin perjuicio de que Lady de Rothschild, ya en noviembre de 2019, fuera recibida por el papa en el Vaticano con todos los honores.

Nadie puede prever cuál será la evolución económica del Vaticano en el futuro próximo, pero todo hace suponer que la situación seguirá siendo difícil, hasta el punto de que el pequeño Estado pueda tener que afrontar una situación de insolvencia. Por ello, ¿cómo no pensar que, en ese caso, la amistad con los máximos representantes del gran capitalismo mundial y sus diez trillones de dólares no pudiera ser un bello chaleco salvavidas?

A.M.V.

***

Aldo Maria Valli,Semel in anno

(Crónicas del futuro, Entrevistas locas, Católicos en Marte)

Semel in anno licet insanire” se proclamaba en la antigüedad. “Una vez al año es lícito enloquecer”. Cuando las cosas van muy mal, una carcajada puede resultar terapéutica. Y también puede servir para decir la verdad frente a un despotismo sofocante. Lo sabemos de toda la vida: cuando el conformismo se extiende, sólo los juglares, a través de la sátira, consiguen proponer a los demás grietas por donde se atisba la verdad. Y, por tanto, “enloquecer” puede llegar a convertirse incluso en un deber civil, por utilizar una terminología fuerte. Como decía Víctor Hugo, “en la ironía comienza la libertad”. La advertencia ya la conocen mis lectores del blog Duc in altum: las intervenciones que aquí se ofrecerán contienen ironía y sarcasmo. En caso de alergia diagnosticada a la ironía y al sarcasmo, absténganse de la lectura de mi nuevo libro. Quienes sean alérgicos y no se abstengan, allá ellos.

Semel in anno puede adquirirse aquíaquí yaquí.

Aldo Maria Valli


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Aldo Maria Valli

Aldo Maria Valli

Vaticanista. Entre sus libros más destacados están: Claustrofobia, Sradicati, el caso Vigano, 266. Jorge María Bergoglio, Benedicto XVI el pontificado interrumpido. Pueden leer sus artículos y leer toda la información sobre su obra literaria en italiano en su página web https://www.aldomariavalli.it/