Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El matrimonio. Antes de embarcarse I. Por Raoul Plus, S.J-MarchandoReligion.es

El matrimonio. Antes de embarcarse I

Antes de embarcase en el matrimonio, hay que tener en cuenta una serie de cosas.

El matrimonio. Antes de embarcarse I. Por Raoul Plus, S.J

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

CUALQUIERA que desee casarse debe prepararse para ese gran paso:

– Ante todo, preservando la castidad.

– Luego, orando mucho por su futuro hogar y familia.

Preservando la castidad: Quien no pueda ver la necesidad de esto, probablemente no comprenderá la necesidad de nada. Pero uno debe poder ver la necesidad de más que esto, desear más.

La práctica de la pureza en su totalidad implica no solo evitar faltas graves que perjudiquen la integridad del cuerpo, sino también todo aquello que mancilla la imaginación, el pensamiento o el deseo. En consecuencia, las compañías de reputación dudosa, los coqueteos y las lecturas imprudentes están fuera de discusión. La custodia de los ojos es fundamental. La muerte entra por las ventanas del cuerpo. Tanto Eva como David pecaron a través de sus ojos. Para ciertos temperamentos, tal vigilancia exige una gran generosidad. Nadie puede negarlo.

“El bien es más difícil que el mal”, escribió Paul Claudel en respuesta a Jacques Riviere, quien le había explicado que mantenerse puro era difícil. “Pero hay un retorno. El bien abre ante nosotros horizontes incomparables porque es el único que está en consonancia con nuestra realidad, nuestra naturaleza, nuestra vida y nuestra vocación. Esto es particularmente cierto en lo que respecta al amor. ¡Qué ridícula me parece la fiebre romántica de un amor puramente carnal!”

Sintiendo la vieja objeción clásica en su corresponsal, Claudel tomó la ofensiva:

“En cuanto a los espasmos emocionales que el cristianismo le impone, apenas puedo entender lo que quiere decir. Cuando hablas de pecados, supongo que te refieres a pecados de la carne, porque no puedo imaginar que tengas tendencia a la embriaguez, la avaricia, los actos de violencia o cosas similares”. “La primera respuesta a su dificultad es que cuando nos convertimos en cristianos, no es para nuestro placer o comodidad personal, y además, si Dios nos hace el honor de pedirnos sacrificio, no hay nada que hacer sino consentir con gozo”. “La segunda respuesta es que estos sacrificios equivalen a muy poco o prácticamente a nada. Seguimos viviendo en la vieja idea romántica de que la felicidad suprema, el mayor interés, el único deleite de la existencia consiste en nuestras relaciones con las mujeres y en las satisfacciones sensuales que obtenemos de ellas. Pero olvidamos un hecho, el hecho de que el alma, el espíritu, son realidades tan fuertes, tan exigentes como la carne — aún más; olvidamos que si concedemos a la carne todo lo que demanda, lo haremos con la consiguiente pérdida de otras alegrías, de otras regiones de deleite que nos quedarán eternamente cerradas. Estaremos bebiendo una copa de vino malo en una choza o en un salón y no recordaremos ese mar virginal que se extiende ante otros bajo el sol naciente “.

Cuán espléndidamente Shakespeare ha expresado los mismos pensamientos:

¿Mas, qué gano si obtengo aquello que deseo?

Soñar, un soplo, espuma de un mal furtivo gozo.

¿Por gozar un minuto, llorar una semana?

¿Vender la eternidad por lograr un juguete?

Por un dulce racimo ¿quién arruina una viña? 

¿Qué loco pordiosero, por tocar la corona, se expondría a morir por el peso del cetro?

(El Rapto de Lucrecia, estrofa 31)

Esto es también lo que ha escrito san Agustín en su propio estilo epigramático: “momentaneum quod delectate, aeternum quod cruciat”. Un instante de placer, una eternidad de sufrimiento …

Déjame examinar mi propia alma. ¿He llegado al matrimonio completamente casto? ¿Casto de cuerpo? ¿Casto de pensamiento? ¿Casto de corazón? Si mi respuesta es Sí, entonces debo agradecer a Dios. Es una gracia de elección. Si mi respuesta es no, entonces ¿qué puedo hacer para reparar, para obtener de Dios, a partir de ahora, la gracia de la total fidelidad a mi deber?

Por Raoul Plus, S.J

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

Raoul Plus, S.J. (1882-1958) escribió más de cuarenta libros para ayudar a los cristianos a comprender el amor de Dios por el alma. Sus obras enfatizan el papel vital de la oración en la vida espiritual y muestran cómo se pueden vivir las verdades de la fe.

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestro debate sobre el matrimonio


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor