Marchando Religión

Católica, Apostólica y Romana

El arte sano-MarchandoReligion.es

El arte sano

¿Quieren saber lo que es el arte sano y como vivir bien el año que empieza y todos los años de nuestra vida?

El arte sano. Un artículo de Alberto Mensi

Un año se va, otro llega. Parecería la eterna calesita que repetimos cada 365 días si tan sólo tuviéramos una mirada tan aburridamente mundana.

Pero desde una perspectiva de eternidad, mirando como cristianos, vemos la misericordiosa mano del Padre amoroso que vuelve a darnos oportunidad de enmendar, reconstruir, volver a empezar.

¿Te apartaste del camino?

Dios te da un tiempo para volver a Él.

¿Cometiste errores o quizás un error garrafal?

Dios te da tiempo para arrepentirte, confesarte y dar un giro de 180 grados a tu vida.

¿Venías bien pero lento?

Dios te la posibilidad de apretar el acelerador y ponerte a su ritmo.

Tengamos siempre pues presente lo que dice esa tradicional coplilla:

La ciencia más acabada

es que el hombre en gracia acabe,

pues al fin de la jornada

el que se salva sabe

y el que no, no sabe nada.

El arte sano es el de vivir bien para acabar bien y vivir bien por toda la eternidad.

Y para poder llevar adelante este arte sano, nada mejor que la intercesión del Gran Artesano: San José.

El Glorioso Patriarca nos puede dar enseñanza de miles de virtudes pero hoy sólo vamos a ver algunas, quizás no las principales, pero creo que sí importantes para nuestra pobre vida.

José varón justísimo

José varón prudentísimo

San José no es solamente un varón justo sino un VARÓN JUSTÍSIMO por eso fue elegido por Dios para hacer sus veces con Su Hijo, el Verbo de Dios hecho hombre, y cuidar de Su Madre Inmaculada. Porque “el deseo de los justos es sólo el bien”1

Cuando San José ve a su esposa embarazada se turba, pero no se turba porque piense mal de Ella como algún ridículo y engreído predicador ha dicho, sino porque ve que en Ella hay algo del Misterio insondable de Dios, no lo puede comprender en ese momento y no se ve digno de ello. Porque “los pensamientos de los justos son rectos”2, tienen los ojos habituados a seguir el camino del Señor, no miran ni consideran las cosas como los mundanos.

El Señor Dios viendo la justicia y humildad de San José le revela en sueños las maravillas que ha hecho en el seno purísimo de María Santísima, confirmando a San José en su fe porque “el justo vivirá por la fe”3

San José varón justísimo es quien luego del nacimiento del Divino Salvador, como la luz que traspasa el cristal, recibe de su esposa en sus brazos al Creador hecho niño.

Si queréis saber y considerar la santidad de San José miradlo abrazando contra su pecho al Divino Niño que le apoya sobre su corazón la carita amorosa.

San José es quien mejor nos puede enseñar el arte sano, es el conductor ideal para todo padre, es el mejor maestro de santidad y justicia, tan sólo hay que renunciar a la soberbia y estupidez mundana y abandonarse de manera total y absoluta en sus manos. A Jesús por María, a María por José.

San José es VARÓN PRUDENTÍSIMO porque ejerció la prudencia de una manera eminente.

La prudencia es una virtud compuesta de ciencia y experiencia. Es la virtud del arte sano, es la virtud del arte santo.

Para ser prudente hay que conocer los caminos y este conocimiento no es un conocimiento enciclopédico de multitud de cosas, sino un conocimiento de lo principal en la vida.

Y ese conocimiento lo debo ir revisando en los pasos de la experiencia que tenemos cada día para poder corregir el camino al primer paso que pudiera no alinearse correctamente.

Todo lo que se mueve se mueve por un fin, en la vida nos movemos por diversos fines: tener un sueldo, pagar las cuentas, completar los estudios, etc. pero si esos fines no están ordenados directa o indirectamente al fin último trascendente, la vida eterna bienaventurada, no nos sirven o peor aún pueden distraernos y apartarnos del camino, nos pueden hacer abandonar el arte sano.

San José meditaba, como buen israelita, en la palabra de Dios, rezaba con los salmos, su libro de oración, meditaba en la próxima llegada del Mesías, y esa oración era tan fervorosa que, aunque él no lo supiera, unida esa oración a la de María arrebataron del cielo al mismo Hijo de Dios que le fue confiado para hacer con él las veces de padre, protector y prudente instructor en la carpintería de Nazareth donde el artesanado que enseñaba se convertía en un arte sano que aprendía de Jesucristo nuestro Señor.

Tenemos todo un año por delante de la mano de San José, no nos apartemos ni un instante de él y él nos conducirá amorosamente por el mejor camino hacia la Patria eterna del cielo.

Alberto Mensi

1 Proverbios 11, 23

2 Proverbios 12, 5

3 Gálatas 3, 11

Nuestra recomendación: El obstáculo, ¿Cuál será el Katéjon?

Les invitamos a seguir nuestros debates en nuestro canal de Youtube: MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor