Breve catecismo de las madres: Qué debe hacerse, qué medios tomar para cumplir ante Dios y evitar los castigos

¿Se pueden evitar los castigos innecesarios en la educación de los hijos? Nos adentramos en los medios que deben tomar las madres para que los hijos obedezcan

Breve catecismo de las madres: Qué debe hacerse, qué medios tomar para cumplir ante Dios y evitar los castigos. Por el presbítero Gabino Chávez

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

—¿Pues qué medios y remedios podrán practicarse para librarse de los peligros y poder cumplir con tan graves obligaciones?

—Los remedios, solamente los tiene y enseña nuestra santa Religión: Contra las máximas del mundo, las máximas del Evangelio; contra los dichos y hechos de los mundanos, los dichos y hechos de los santos; contra las modas y las bogas del día, las eternas verdades de la moral cristiana; contra los malos y perversos libros, los buenos, que no faltan, y sobre todo, los Libros Sagrados.

—¿Qué hacer para atinar a escoger lo bueno y dejar lo malo?

—Buscar un director prudente e instruido; frecuentar los sacramentos; llevar una vida piadosa; una madre mundana jamás podrá sacar una hija que no lo sea; decir adiós desde el día de su matrimonio a las vanidades y diversiones del mundo, considerando la nobleza de la misión de una madre, y cómo el Señor derramó Su Preciosa Sangre, a fin de santificar la unión del hombre y la mujer, elevando el contrato matrimonial a la dignidad de Sacramento.

—¿Qué otros medios pueden tomarse?

—Ejercitarse en buenas lecturas. Son dignos de recomendarse a la madres, “La Mujer fuerte” y “La Mujer Piadosa”, del señor Landriot; “La Mujer Cristiana” de madame Mercey; “Los deberes de la mujer cristiana”, por la señora Livia Bianchetti; “El Manual de las Madres Cristianas”, de Roca y Cornet; “La Vida de Virginia Bruni”, del Padre Ventura de Ráulica, y “La Mujer Católica”, célebre obra del mismo autor. Además, deben recomendarse las Vidas de  Santa Mónica y de Santa Juana Francisca de Chantal, del Señor Bougaud; las de Santa Paula y sus hijas, del Abate Lagrange; la de Santa Rita de Casia, que trae muchas instrucciones para las madre e incluso, la de Santa Catalina de Génova; la de Santa Francisca Romana y otras santas que se santificaron en el estado del matrimonio,

—¡Pero esos libros formarían un estante lleno!

—Nada hay que extrañar; pues muchas tienen estantes llenos de malditas novelas, y de libros ligeros e inútiles, oportunísimo sería que se formasen colecciones de obras sólidas y cristianas, en las que pudiese hallarse al mismo tiempo solaz y provecho, y que las asociaciones de madres podrían comprar para formarse como una biblioteca común, escogida, aunque pequeña.

—¿Qué otros medios sugerís también para el uso de las madres?

—El entrar en las asociaciones que para ellas hay establecidas: Como la de Santa Mónica; el meditar en la Octava Estación del Via Crucis, que toda les pertenece; y practicar la lección, que Jesucristo dio en ella a las madres, diciéndoles: “llorad por vosotras, y por vuestros hijos”, temiendo los castigos con que las amenaza allí también en particular; pues hablando, de la ruina de Jerusalén, figura del Día del Juicio,  anunció que en aquel día se dirá: “bienaventurados los vientres que no concibieron y los pechos que no amamantaron” (Luc. XXIII. 29.), como si dijera: “bienaventuradas, el día del Juicio las que no fueron madres, ni tuvieron responsabilidad de tales.”

—¿Qué tan peligrosa es la suerte de las madres?

—Tanto, que su juicio y su Infierno han de ser más terribles.

—¿De donde inferís eso?

—No tengo que inferirlo, sino solo, creerlo a la palabra de Dios que nos dice: “Durísimo juicio se hará a los que presiden.” (Sap. VI. 6.) o gobiernan, pues claro es que las madres están comprendidas en este número. Y esto, en cuanto al juicio; que en cuanto al Infierno, dice: “Los que ejercen potestad, poderosamente serán atormentados,” (Id. 7).palabra que evidentemente comprende a los padres de familia, que ejercen potestad sobre sus hijos.

—Y ¿qué podrá hacerse para evitar tan terrible desgracia?

—Ya lo hemos dicho: Conservar y aún aumentar la gracia de la vocación, por medio de la frecuencia de Sacramentos; tener una especial devoción a la Madre de las madres y modelo de todas, María Santísima; tenerla también al Señor San José, patrón de los padres de familia; tenerla con los ángeles custodios de los hijos; mirar al mundo y sus máximas con horror dirigiéndose sólo por las del Evangelio, y meditando las grandes verdades que hemos insinuado de la noble misión de las madres, de sus espantosos peligros, de su terrible responsabilidad, de las lágrimas que por ellas y por sus hijos, el Señor les manda derramar; y del durísimo juicio y poderosos tormentos que les esperan, si no cumplen hasta donde les es posible con sus obligaciones. Un medio excelente de santificarse a sí mismas y a sus familias, es plantar en sus casas la práctica del Santo Rosario rezado en común, todos los días, como tanto lo ha recomendado el actual Pontífice, el Santo Padre León XIII. Practiquen las madres estos consejos, y Dios les ayudará a desempeñar debidamente sus penosos deberes, preparándoles también muy dulces recompensas

Francisco Chávez, Pbro. 1892, con licencia del ordinario

(Preparación de los textos: Augusto Pozuelos)

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestro debate sobre la Dirección espiritual


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción