Presiones en el hogar: Sentirse en casa

Las presiones en el hogar pueden provocar que uno se se sienta en casa, es decir, que estemos incómodos. Hagamos de nuestros lugares un lugar de encuentro

Presiones en el hogar: Sentirse en casa

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M.

Traducido por Augusto Pozuelos

No demasiadas presiones en el hogar

Solo hay un consejo más que creo que debería darse en este capítulo y es: ¡Que no haya demasiadas presiones en el hogar! Quienes deben cuidarse de los excesos en este punto son las madres y las hermanas mayores. No hace falta decir que los mismos miembros de la familia no disfrutarán de quedarse en casa si no se les hace sentir como en casa, y nadie puede sentirse realmente como en casa, si se ve presionado en todo momento por instrucciones y recordatorios de no hacer esto y evitar lo otro y aquello. Debería haber disciplina y orden, por supuesto; pero no tiene por qué ser la disciplina y el orden de la iglesia o el aula. La misma proximidad de las paredes y el techo impone una cierta moderación que está ausente al aire libre; pero no tiene por qué ser la moderación que exige la presencia de extraños.

Sí, querida madre, y querida hermana mayor, entrena a tus seres queridos en el orden, la pulcritud y el buen comportamiento; pero que se haga con la dulce sensatez de una madre y una hermana, y no con la tiranía imperiosa del ejército. Si se les impone una moderación indebida en casa, sus niños y niñas en crecimiento pronto encontrarán la oportunidad de escapar a lugares de diversión más agradables; y luego, en lugar de pasar las tardes en medio de una familia alegre, aunque quizás demasiado ruidosa, se quedará en vigilias solitarias y tardías preocupándose por sus niños y niñas errantes y quizás por la cabeza de la casa.

Hacer que todos se sientan como en casa

Por todos los medios, hagan que la gente de casa se sienta como en casa. Deje que el padre de la casa ocupe el mejor sillón, incluso si no está ataviado con su ropa de domingo. Deje que los hijos mayores fumen en la sala de estar o en el salón, incluso si el humo mancha las cortinas o el papel de la pared. Que haya música y canciones y juegos a la hora de recreación, aunque sean algo ruidosos. Deje que los niños tengan sus propias representaciones teatrales, si así lo desean; que haya abundancia de material de lectura limpio y saludable, libros ilustrados, rompecabezas y juguetes; deje que los padres se unan o al menos muestren interés en las diversiones de sus hijos, y de esta forma, el hogar se volverá tan atractivo que rara vez habrá la tentación de buscar recreación en otro lugar.

“Que los fuegos del hogar estén siempre encendidos”, es el lema que sugeriría a todos los que están trabajando por la reforma de la sociedad. En lugar de salir todas las noches al club, al teatro, al cine o a algún otro lugar de diversión, que los miembros de la familia se reúnan una vez más alrededor del hogar, ya sea para trabajar, estudiar, leer, divertirse o rezar. Es mucho mejor pasar una noche así en el seno de la familia y en la atmósfera de un hogar verdaderamente católico que pasar una docena de noches en el club o en el cine, sin importar cuán inobjetables, educativas e inspiradoras sean.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (Clubs de los padres y reuniones de chicas)

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestro debate sobre la Dirección espiritual


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción