Una conversación sobre la Opción Benedictina

Hace unos años Rod Dreher publicó el libro La Opción Benedictina, en este artículo del año 2017 Joseph Pearce nos da su parecer sobre el libro, sobre la Cristiandad y sobre la lucha que tenemos que dar por la Fe

Una conversación sobre la opción benedictina, un artículo de Joseph Pearce para The Imaginative Conservative

Traducido por Beatrice Atherton para Marchando Religión

Unos meses atrás, di un par de charlas en el C.S. Lewis Conference en el Montreat College en Carolina del Norte. Entre charlas participé de una amena conversación con Tom Ascik, un asistente de la conferencia, y, coincidentemente, un colaborador de The Imaginative Conservative, que registró nuestra conversación. Pensé que lo surgido de nuestra conversación sobre la Opción Benedictina podría ser de interés a los lectores de The Imaginative Conservative. Esta es pues, la transcripción de nuestro diálogo.

Mr. Ascik: Rod Dreher en La Opción Benedictina dice que la Cristiandad terminó. ¿Qué dice usted?

Mr. Pearce: Eso obviamente depende sobre cómo usted defina la palabra Cristiandad. Para mí la Cristiandad es la Iglesia Militante. Es el Cuerpo de Cristo en el mundo, y desde luego, en ese sentido, la Cristiandad nunca terminará hasta el fin de los tiempos, pero eso es como yo defino la Cristiandad. Pienso que él la está definiendo en un sentido diferente, y eso está bien, pero continuaré usando la palabra Cristiandad en un sentido positivo y vivo porque creo que aún está muy viva.

Mr. Ascik: ¿Qué hay de la Cristiandad como una fuerza social, como una fuerza organizada en la sociedad, como su cultura o costumbre de la sociedad?

Mr. Pearce: La primera cosa que tenemos que clarificar es que nunca ha existido una edad dorada. Cuanto más entienda la historia, cuanto más la entienda, en las palabras de J.R.R. Tolkien, sabrá que la historia es una larga derrota con solo algunos ocasionales brillos de la victoria final. Así que cuando la Iglesia está siendo perseguida, ella también está siendo purificada. Cuando ella está viviendo en tiempos de confort, ella a menudo se vuelve corrupta.

En este sentido, tenemos que entender la historia como una constante lucha contra las fuerzas de la oscuridad, contra el tejido del pecado que es un tejido en el gran tejido del cosmos caído en el que vivimos. Hay un tipo de progresista que comete el error de pensar que existe una edad dorada en el futuro. No existe. Sin embargo, hay un cierto tradicionalismo, o mirada conservadora, que ve que existió una edad dorada en el pasado, la cual no ha existido. Estos conservadores caen en el peligro de pensar que todo era mejor en el pasado y que las cosas serán inexorablemente peores en el futuro. Esto conduce fácilmente a la desesperación.

Una de las cosas que tenemos que evitar es este tipo de pensamiento que conduce a la creencia de que estamos perdidos. 

La creencia de que tenemos que cerrar las escotillas y tratar de salvar el remanente que queda de la civilización cristiana. No hemos perdido. Es una pelea en curso la cual, en términos del mundo, es una larga derrota, pero está asegurada en términos de la victoria final. Desde luego que para cada uno de nosotros nuestra parte en la lucha es la proverbial “duración de nuestros años que es de setenta” (n.d.tr: Salmo 90, 10), y después de eso vamos a encontrar nuestra recompensa. Si peleamos bien, obtenemos una buena y eterna recompensa. Bajo este respecto, el fin del mundo para cada uno de nosotros como individuos está, de hecho, muy cerca. El mundo termina cuando morimos. Es el “tiempo final” que necesitamos tener en cuenta, no un apocalipsis cargado de fatalidad, el último del cual está completamente en las manos e Dios y está, por lo tanto, en las más seguras manos imaginables.

Mr. Ascik: Hasta los recientes años ´50, ¿no era la moral sexual cristiana la norma o al menos se la respetaba como norma en la sociedad?

Mr. Pearce: Pienso que tenemos que diferenciar entre la norma y el respeto de la norma. Creo que en el pasado no se hablaba abiertamente de las acciones que estaban fuera de norma cristiana de moralidad o se escondían bajo la alfombra, sin embargo, ellas estaban ahí. Creo que es saludable para la sociedad conservar tales inmorales comportamientos fuera de la conversación cortés, manteniendo la existencia, por así decirlo, de tabús. Pienso que una sociedad saludable tiene que perseverar y proteger la familia, la crianza de los niños en un ambiente saludable. Una vez que usted pierde el sentido del decoro debido a la virtud, la sociedad comienza a decaer y a deshacerse, y es lo que ahora estamos viendo.

Mr. Ascik: ¿O es más que el decoro? Quiero decir, si usted considera el ritmo del divorcio en este país, por ejemplo, es dramáticamente diferente hoy que lo que era en los años de 1960.  El cambio en la moralidad sexual de la cultura es notable, ¿usted está diciendo que no es realmente tan grande como dice Rod Dreher?

Mr. Pearce: Lo que estoy diciendo es que las cosas no eran tan color de rosa en el pasado como podríamos estar tentados a creer. Pienso que tal nostalgia es una sobre-simplificación del pasado, pero creo que hay un enorme colapso en la comprensión de la moralidad objetiva. Esto es debido al crecimiento del relativismo y de todas las manifestaciones que surgen de él. Sin embargo, necesitamos tener clara una cosa y es que aquí el relativismo, o como San Juan Pablo II prefiere llamarlo, la cultura de la muerte, no es sustentable. No es algo que pueda sobrevivir por sí mismo. Es un parásito y no va triunfar. Lo que va a suceder es que vamos a ver su colapso.

Desde luego que lo que se está haciendo en el proceso de su colapso es destruir la vida de las personas, las vidas de muchas personas. Voy a dejar de decir que la gente se va al infierno porque no voy a juzgar a nadie, pero eso ciertamente está destruyendo la vida de muchas personas. Existe este elemento que se puede considerar como un desastre, pero no es el fin porque, al final del día, lo que es sustentable es la virtud. El pecado es auto-destructivo y una cultura basada sobre el pecado es auto-destructiva.

Lo que estamos viendo es el lento suicidio de la cultura de la muerte y yo creo que ahora hemos llegado a una etapa en la cual la aceleración del suicidio se está estableciendo. Lo digo desde la perspectiva de su ritmo de declive, porque las cosas se están acelerando. El hecho es que todo está en un proceso de colapso, un hecho que no debiera sorprendernos o preocuparnos. El colapso de la cultura de la muerte no es nuestra preocupación, excepto en la medida en que podamos celebrar su desaparición mientras simpatizamos con aquellos que son afectados por ella.

Donde estoy de acuerdo con Rod Dreher es en que necesitamos estar seguros de que nosotros como cristianos somos una verdadera Iglesia Militante, que somos capaces de pelear, que somos capaces de sostener nuestra propia cultura, nuestra propia sub-cultura sin la cultura de la muerte. Y en esto, estoy de acuerdo con él. La pregunta que está siendo formulada suena como si yo estuviera en desacuerdo con su tesis. Yo no estoy en desacuerdo con la opción benedictina, pero creo que necesitamos clarificar lo que se entiende por ella.

Mr. Ascik: El señor Dreher trata de enfocar su libro sobre la necesidad que tienen los cristianos de tomar una decisión, a la cual él llama la Opción Benedictina. Dice que se necesita hacer algo, y propone este modo de vida basado en la Regla de San Benito, adaptada a los laicos. No propone que todos se vayan a un monasterio. Creo que la cuestión es esta: ¿qué necesita hacerse para preservar la Fe? Queremos evitar que el mayor número de personas sea corrompida, ¿verdad?

Mr. Pearce: Sí, necesitamos tratar de evitar que nuestra propia gente se convierta en corrupta, pero también tenemos que evangelizar. Esto es un desafío. La Iglesia Militante tiene que ser una fortaleza, necesitamos ser una fortaleza, pero también necesita salir y comprometer la cultura. Necesitamos abordar la cultura. No es una cuestión de una u otra, es una cuestión de ambas cosas, de cómo logramos ambas cosas y esa es la pregunta que debemos abordar.

Mr. Ascik: El señor Dreher parece estar diciendo que esto no puede hacerse de una manera masiva. Él está absolutamente por la evangelización y estremeciendo la cultura. Sin embargo, también está diciendo que las tropas necesitan estar mejor preparadas. Por ejemplo, dice que los políticos cristianos, la mayoría moral, se acabó, y que falló porque el Partido Demócrata no está construido sobre principios cristianos ni tampoco lo está el Partido Republicano. Supongo que su punto principal es que esto tiene que ser hecho a menor escala, evangelizar uno a uno más que a las masas católicas en los medios, o que pastores evangélicos en los medios.

Mr. Pearce: Creo que tenemos que diferenciar. Podemos decir que en un nivel macro, el sistema político norteamericano es corrupto, no es democrático, es una plutocracia, y que ambos, los dos partidos mayores, son un desastre y traicionan al cristianismo. No tengo problema con aquello. Estoy completamente de acuerdo con eso. También podemos decir que necesitamos comenzar desde la base. Escribí un libro llamado Small is Still Beautiful (Lo pequeño sigue siendo hermoso), así que soy un gran creyente en el localismo de base como la manera en que deberíamos actuar económica, política y evangélicamente. Estoy completamente de acuerdo con eso.

Pienso por ejemplo en EWTN, ¿es algo malo? No, creo que EWTN es una cosa buena. Escribo libros, también el Sr. Dreher. Cuando escribes un libro, no estás llegando uno-a-uno, estás llegando a de-una-a-muchas personas. No hay nada malo en absoluto con diseminar, sembrar semillas tan ampliamente como seamos capaces de hacerlo. Y de nuevo, son ambas cosas y no una u otra.

Mr. Ascik: No creo que el señor Dreher esté escribiendo su libro para personas como usted o para el mismo. Él lo está dirigiendo a la familia cristiana común y lo que ellos hacen en su parroquia o en su local de culto.

Mr. Pearce: Vamos a tomar a la familia como un muy buen lugar para empezar. De hecho, es el mejor lugar para partir. Personalmente, en mi propia familia hemos optado por el homeschooling para nuestros hijos. Sin embargo, a mí me parece que una familia cristiana tiene que elegir la mejor estrategia para asegurar que la Fe, auténticamente entendida, se transmita a sus hijos. Este es uno de los primeros trabajos que tienen los padres: asegurar que sus hijos sean capaces de tomar el camino al cielo. Si ellos fallan en esto, y en la medida que son culpables, fallan como padres. Sí, tenemos que abordarlo.

Personalmente nosotros elegimos el homeschool, pero además de aumentar el movimiento homeschooling, que ha sido fenomenal tanto en círculos Protestantes como Católicos en los últimos treinta a cuarenta años y que es una gran fuente de estímulo, hay también un aumento de una nueva generación completa de católicos independientes y de escuelas católicas que se están separando de aquellas renombradas escuelas católicas y cristianas que han perdido el toque con la auténtica naturaleza de la educación cristiana. Estos son ejemplos de regeneración que son muy alentadores. También diría que ellos son ejemplos o manifestaciones de que lo que nosotros llamaríamos la opción benedictina. Las personas están viendo que la cultura dominante se ha corrompido y están escogiendo nadar en otros arroyos.

He tenido el placer y el privilegio de hablar en docenas de estas nuevas escuelas y universidades independientes en los últimos quince años, y esto ha sido muy alentador. Años atrás, cuando los principales colegios y universidades abandonaron completamente cualquier catolicismo realista y auténtico, no había nada y aparentemente ninguna parte donde ir. Entonces el Thomas Aquinas College y el Christendom College comenzaron ambos en los años de 1970. Existían solo estos dos. Hoy, tenemos la Cardinal Newman Society que publica una guía para las auténticas universidades católicas, y creo que hay ahora veintisiete universidades que pasan el criterio necesario para ser nominado y reconocido por la Cardinal Newman Society como auténticamente católicos. Así que de la nada a solo dos, y luego, en los últimos veinte años, una multitud de nuevas y buenas universidades han surgido. Muchos de estas universidades son antiguas instituciones que se han dado vuelta, retornando a la auténtica educación católica, pero la mayor parte de ellos son iniciativas completamente nuevas. Y lo que es cierto a nivel universitario también lo es a nivel de K-12. (n.de.tr: desde Kindergarten hasta el grado 12°) Estoy de acuerdo con la opción benedictina, tal como la entiendo, pero creo que está ocurriendo realmente.

Joseph Pearce, para The Imaginative Conservative

La imagen que acompaña a este artículo gentileza de este sitio

Puedes leer este artículo sobre la opción benedictina en su sitio original en inglés aquí: https://theimaginativeconservative.org/2017/10/conversation-benedict-option-joseph-pearce.html

Nuestra sugerencia de lectura a propósito de este artículo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
TheImaginativeConservative

TheImaginativeConservative

https://theimaginativeconservative.org/ TheImaginativeConservative es una revista on-line destinada a todos aquellos que buscan la Verdad, el Bien y la Belleza. Entregamos cultura, enseñanza liberal, política, economía política, literatura, artes y la República Americana siguiendo la tradición de Russell Kirk, T.S. Eliot, Edmund Burke, Irving Babbitt, Wilhelm Roepke Robert Nisbet, Richard Weaver, M.E. Bradford, Eric Voegelin, Christopher Dawson, Paul Elmer More y otros líderes del Imaginativo Conservador. Esperamos que TheImaginativeConservative responda a lo que T.S Eliot llamó “redime el tiempo, redime el sueño”. TheImaginativeConservative ofrece a nuestras familias, a nuestras comunidades, y a la República, un conservatismo de esperanza, gracia, caridad, gratitud y oración. Para saber más, lea El Conservatismo de Esperanza de W.Winston Elliott III, Los Diez Principios Conservadores de Russell Kirk y las Refleciones sobre el Conservatismo Imaginativo de Eva Brann.