Una casa propia: Hogares atractivos

¿Cuándo uno se casa debe vivir en una casa propia? Hay que esforzarse por conseguir que los hogares sean lugares atractivos a los que uno siempre desee volver

Una casa propia: Hogares atractivos

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M.

Traducido por Augusto Pozuelos

Los hogares deben ser atractivos

¡Qué de males desaparecerían de un solo y feliz golpe, y qué de bienes se lograrían si la gente se quedara en casa y se ocupara en el círculo familiar! La gran pregunta es, entonces, ¿cómo podemos inducir a la gente a quedarse en casa? Si es el deseo de diversión, de esparcimiento, de compañía, lo que los lleva al exterior, ¿cómo se satisfará en casa este deseo, que es ciertamente legítimo? Al defender la vida hogareña, nada está más lejos de mis pensamientos que el deseo de privar a alguien del legítimo disfrute de las cosas sanas de la vida. De hecho, poner más alegría en la vida de los hombres y, al mismo tiempo, promover sus intereses espirituales, es el propósito y el objeto de este libro. Si pensara que no ayudaría a lograr este propósito, lo arrojaría al fuego.

La limpieza es el primer requisito

Entonces, por supuesto, la casa debe hacerse atractiva por todos los medios posibles. Las atracciones que llevan a uno a otro lugar deben compensarse con “contra” atracciones en el hogar. El lazo más fuerte que nos une con el hogar es el amor por el hogar, una cualidad que puede desarrollarse de la misma manera que se desarrolla el hábito de frecuentar las diversiones públicas. Por lo tanto, el primer requisito para atraer a alguien a su hogar es que el hogar, la morada en sí, sea agradable y acogedor. Hasta el hogar más humilde puede cumplir con este requisito, al menos en el interior, porque pobreza no implica miseria ni desorden.

Que prevalezca la limpieza, que siempre se observe la regla, “Un lugar para todo, y todo en su lugar”, y la pulcritud y el orden resultantes darán una dignidad y un atractivo simples incluso al interior más pobre.

No siempre son las casas lujosas o palaciegas las que tienen más encanto. La comodidad, tanto como la hospitalidad, se encuentra más a menudo en las casas humildes de los trabajadores que en el palacio del rico. No se puede imaginar a la Sagrada Familia de Nazaret viviendo en un hogar espléndido. Eran pobres y su morada sin duda reflejaba su pobreza. Sin embargo, por escasos que sean sus recursos y por muy limitado que sea su uso de los bienes terrenales, uno no puede dejar de creer que su hogar era un modelo de limpieza, orden y buen gusto.

Porque la limpieza y el orden no son solamente son virtudes próximas a la piedad, como dice el proverbio, sino que en realidad pertenece a la piedad cuando se practica por motivos sobrenaturales, como ciertamente lo fue para la Sagrada Familia; y como puede serlo fácilmente por cualquiera cuando se practica por la dulce caridad. Si Dios recompensa un trago de agua fría dado en Su nombre, y considera que lo que hacemos al más pequeño de Sus hermanos como hecho a Él mismo, entonces seguramente verá con aprobación los esfuerzos que hacemos para hacer que nuestro hogar sea atractivo para aquellos con quien Él quiere que lo compartamos.

Propiedad de la propia casa

Se comprenderá fácilmente que la pareja casada, cuando es propietaria de su casa tendrá más probabilidades de estar apegada a ella y más inclinada a hacerla atractiva. Por esta razón, todas las parejas jóvenes deben esforzarse por tener una casa propia lo antes posible. El mero hecho de que su vivienda sea la suya propia les dará una sensación de seguridad e independencia que nunca podrán tener en una vivienda alquilada. Y cuando posean la tierra bajo sus pies; cuando no necesitan consultar con ningún propietario sobre cómo hacer mejoras; cuando no tengan miedo de verse obligados por la venta de su casa a buscar otra vivienda, el amor por su hogar echará raíces más firmes y, naturalmente, dará lugar al deseo de armonizarlo cada vez más con el hogar de sus sueños.

La propiedad de la propia casa, también, es la mejor garantía contra una vida gastada en vagabundeos inquietos e imprudentes de un lugar a otro. En definitiva, es la única garantía que se puede tener de disfrutar de las bendiciones de una morada fija, entre las que destacan un firme anclaje en medio de las vicisitudes de la vida, un círculo de amigos verdaderos y probados, asociaciones de por vida y ese encanto peculiar que en todas las naciones civilizadas está asociada con la palabra hogar.

Como la humilde cabaña cubierta de hiedra, una casa puede ser muy sencilla y prosaica en sí misma; sin embargo, para quien fue el centro de las alegrías de la niñez, de las aspiraciones de la juventud y de las luchas y logros de su esforzada vida, siempre será hermoso con la hiedra pegada de los recuerdos afectuosos.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (Clubs de los padres y reuniones de chicas)

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestro debate sobre la Dirección espiritual


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción