No permitiremos que derriben la Cruz del Valle de los Caídos

¿Qué está sucediendo en España en torno a la Cruz del Valle de los Caídos? El gobierno quiere derribar la cruz y expulsar a los Benedictinos

No permitiremos que derriben la cruz del Valle de los Caídos. Un artículo de Sonia Vázquez

El actual gobierno (o desgobierno) de España ha impulsado una ley con la que pretende expulsar a los Benedictinos del Valle de los Caídos y acabar con todo lo que es la “simbología religiosa”, esto hace referencia a la Cruz. Un gobierno que ni consigue gestionar un país en plena pandemia y con uno de los peores resultados a nivel mundial, no tiene más tarea en estos momentos que aniquilar toda referencia cristiana, ¿el motivo? Sólo puede ser que sirvan al mismo demonio y además de sumar y sumar muertes lo que pretendan es que esas almas no tengan la más mínima posibilidad de salvación. Fuera capelllanes de los sanatarios, fuera monjes, fuera Misas y fuera cruz, ¿Qué queda? Esta es la situación actual de España. ¿Asombrados? Pues es real

Cuando yo era niña nuestro viaje de fin de curso en el colegio era a Madrid y la visita obligada era al Valle de los Caídos. Recuerdo perfectamente las indicaciones de mis padres, “cuando veas la cruz, no te llegarán los ojos para abarcarla por lo grande que es”. La verdad es que les había escuchado tanto hablar de todo aquello que para mi no llegaba el día, deseaba estar a los pies de esa cruz tan inmensa.

Antes no se viajaba tanto como hoy en día, ir a Madrid era el gran viaje. Recuerdo cuando por fin se abrió ante mis ojos de niña aquel monumento único en el mundo, 150 metros de alto que conducían nuestra mirada al mismo cielo y a los pies, reposaban los cuatro Evangelistas, obra de Juan de Ávalos. En aquel momento no había smartphone para llamar inmediatamente a mis padres y decirles que el corazón me iba a mil porque por fin, estaba allí y era cierto todo lo que me habían contado, salvo lo del ascensor ya que no funcionaba.

Cualquier ateo podría entender ante esa inmensa Cruz que nuestra vida sólo tiene un fin y ese fin es la eternidad. Si algún español se quiere convertir no vaya más lejos, vaya al Valle y quédese observando.

El otro día nuestros amigos mexicanos nos contaban en las redes sociales que en su país están haciendo una verdadera revolución de cristiandad y miraban con lástima a los españoles, los cuales fuimos un referente para ellos y hoy, nos ven con pena porque no hacemos nada, miramos para otro lado como si la lluvia no mojase. Tendríamos que salir a las calles y hacer una manifestación como no se haya hecho otra en la historia de España y tendría que ir encabezada por el rey. Sí, por el rey, por ese mismo rey que ve tambalear su puesto hoy en día. Muchos católicos apoyan en estos momentos fervientemente a la monarquía y eso está bien siempre y cuando nuestro rey demuestre su condición de rey católico y aún está a tiempo de hacerlo públicamente. Majestad, defienda la Cruz, defienda a los monjes, queremos una España Católica y unos reyes católicos al frente de nuestro país.

¿Y nuestros Obispos, qué decir de ellos ante esta situación? Todos sabemos como son. En general, la mayoría de Obispos españoles tienen un mismo perfil: timoratos y al servicio del gobierno. Sus declaraciones son siempre medidas y con una clara intención de no desagradar a los gobernantes para no quedarse sin sus beneficios. ¿Debe un Obispo mirar más por su barriga que por su alma? Contesten Vds. mismos, aún están a tiempo de unirse a la revolución.

Es muy común escuchar al clero decir que “hay que rezar” y es muy cierto porque ya sólo nos faltaba dejar de rezar, pero si sólo rezamos y no dejamos obrar al Espíritu Santo cabe pensar o que el Espíritu está en huelga o que no obra en nosotros. Dejémoslo actuar y para ello alcemos nuestra voz, gritemos “viva Cristo Rey” y lancémonos a la contienda, ¡derribemos a los malos!

Quiero animarles a todos a que nos unamos en una auténtica revolución. Firmen en contra del derribo de la cruz, reivindiquemos públicamente nuestra condición de católicos exigiendo que los monjes benedictinos continúen allí con su misión, que no es otra que rezar por nuestras almas y finalmente pidámosle al rey de España, al Papa, a los Obispo y a todos los que se consideran católicos que se unan a los pies de la cruz para impedir el derribo, la cruz es nuestra seña de identidad: Cristo murió por nosotros en la Cruz.

Si la cruz finalmente es demolida y los monjes expulsados, tú, yo y toda la jerarquía eclesial seremos culpables en primera persona, ¿podremos vivir con este pecado encima? Posiblemente muchos sí, una gran mayoría vivirán con esta culpa sin ningún remordimiento pero finalmente en el juicio final, darán cuenta ante el mismo Dios de su cobardía, sean obispos o laicos.

Sonia Vázquez (A la memoria de nuestros padres y abuelos que fueron verdaderos Católicos)

Pueden firmar aquí en contra del derribo: https://abogadoscristianos.es/cruz-valle/

Cuerpo llagado de amores, yo te adoro y yo te sigo.

Oh, Señor de los señores, quiero partir tus dolores subiendo a la cruz contigo.

Quiero en la vida seguirte y por sus caminos irte alabando y bendiciendo, y bendecirte sufriendo, y, muriendo, bendecirte.

Quiero, Señor, en tu encanto tener mis sentidos presos, y unido a tu cuerpo santo mojar tu rostro con llanto, secar tu llanto con besos.

Señor, aunque no merezco que Tú escuches mi quejido, por la muerte que has sufrido escucha lo que te ofrezco y escucha lo que te pido:

A ofrecerte, Señor, vengo, mi ser, mi vida, mi amor, mi alegría, mi dolor; cuanto puedo y cuanto tengo, cuanto me has dado, Señor.

Y, a cambio de esta alma llena de amor que vengo a ofrecerte, dame una vida serena y una muerte santa y buena,

¡Cristo de la Buena Muerte!

(José María Pemán)

Nuestro artículo recomendado: San Francisco de Sales y el Valle de los Caídos


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Sonia Vázquez

Sonia Vázquez

Soy Católica, agradezco a mis padres su empeño y dedicación en el cuidado de mi alma. Estudié la carrera superior de piano y a la par, la de Informática, en el área de programación. Profesionalmente estuve ligada durante años al sector de las Telecomunicaciones, que me siguen entusiasmando, pero mi pasión es la música a la que, a día de hoy, me dedico profesionalmente y al cien por cien. Trabajo como organista, dirijo varias corales y he impartido conferencias sobre la música Litúrgica. Me he formado en Teología, Música Litúrgica y órgano. Mi meta es Dios, la salvación de mi alma y la de aquellos a los que amo. Estoy felizmente casada, somos una familia en Cristo, en la foto me podéis ver con uno de los miembros de nuestra familia, Pastor. Vivo en Galicia, miña terra nai