Hijos de la Gran Pachamama

¿Un artículo duro? No, más bien un artículo real sobre pachamamas y pachamomos

Hijos de la Gran Pachamama. Un artículo de Pedro Luis Llera

En los últimos años ha surgido una excrecencia del marxismo que es el ecologismo político. Dicen que el ser humano está destruyendo la casa común con sus fábricas y su contaminación. Dicen que los gases de efecto invernadero están provocando un calentamiento global que causará una subida del nivel del mar que nos va a ahogar a todos. Dicen que los polos se derretirán y esto alterará los ecosistemas y ocasionará una pérdida de la biodiversidad del Planeta. Y el hombre es el culpable de todo.

Y como todo está conectado con todo y como la Madre Tierra se siente amenazada, nos envía pandemias para vengarse de nosotros y diezmarnos. Dicen que “Dios perdona siempre; los hombres, algunas veces; y la Naturaleza, nunca”. Y así, el desastre este del coronavirus es una advertencia de la Madre Tierra, que genera una especie de anticuerpos para combatir a los virus que la ponen en peligro: en este caso los virus somos los seres humanos.

Claro que también hay una corriente neomalthusiana que pregona que el planeta no puede alimentar y sostener a tantos seres humanos sobre el planeta. Que somos demasiados y que sobramos más de la mitad. Estos hijos de Satanás son los que hacen propaganda del aborto, de la esterilización masiva de mujeres – sobre todo en países pobres –, de la eutanasia, del suicidio asistido y todo aquello que coadyuve a evitar la procreación de la especie humana y a eliminar especímenes inútiles que suponen una carga para la sociedad y un gasto insostenible en pensiones, sanidad, gasto farmacéutico, asistencia a la dependencia, etc.

Ecologistas y malthusianos coinciden en señalar que la situación del planeta es insostenible, que no hay recursos para tanta población y que cuantos más humanos vivan, más contaminación, más huella de carbono y más peligro para el planeta y para la supervivencia del oso polar y del sapo verde de su puñetera madre. Coinciden en que hay que controlar la población humana y reducirla lo antes posible, por el bien del planeta y de las cucarachas rojas. Lo que pasa es que la población que sobra es siempre ajena a ellos mismos. Se podían tirar todos al río ellos mismos y harían un favor al resto de la humanidad y sería como tirar de la cadena del inodoro para que la mierda se vaya por del desagua abajo. Pero no: ellos no sobran. Sobramos los demás.

Es verdad que algunos de estos soplapollas han declarado públicamente que ellos, por el bien del Planeta, no van a tener hijos o van a tener solo uno o dos: ese bien que nos hacen a todos… Porque los hijos de puta que ponemos en peligro el planeta somos los que tenemos familias numerosas.

Los primeros que pusieron en marcha la política del hijo único para reducir la población fue la China comunista. El aborto, el infanticidio, la persecución de las mujeres a las que obligaban a abortar si ya habían tenido un hijo se convirtió en el pan nuestro de cada día. Y como en la cultura china, el valor del hijo varón es superior al de las niñas, estas fueron “descartadas”, asesinadas o abandonadas en orfanatos inhumanos, indecentes, espantosos… El documental Las habitaciones de la muerte, emitido en España por primera vez en 1995, provocó una ola de indignación y otra de adopciones internacionales que trajo a nuestro país a numerosos niños procedentes de China que han crecido en España como parte de nuestras familias.

Los comunistas chinos, los ecologistas malthusianos y toda esa caterva de sinvergüenzas deben ser denunciados y combatidos. Ahora están a punto de aprobar la ley de la eutanasia en España y llegará el suicidio asistido – si es que no llegan a la vez. Y habrá políticos y periodistas indecentes e inmorales que nos venderán con palabras tiernas y argumentos sensibleros que esos “pobres viejos, que no quieren ser una carga para sus familias ni para la sociedad” tienen derecho a una muerte digna. Perros malditos. Llaman muerte digna a la más indigna de las muertes: al suicidio o al asesinato.

Ya nos decían los economistas que las pensiones eran insostenible y que la esperanza de vida se había alargado tanto que no habría dinero para pagar a los jubilados ni a los dependientes. Así que una pandemia, que está liquidando sobre todo a los ancianos y las personas maduras con enfermedades crónicas (que también suponen un gasto enorme a la sanidad pública y universal), viene que ni pintada. No sé si será la Madre Naturaleza, que en su caso sería una hija de la gran puta más que una madre, o si serán los maltusianos o los comunistas chinos o los ecologistas… Pero la verdad es que el coronavirus les ha venido como traje a medida. Venga a morir jubilados y enfermos: así aligeramos el número de pensionistas. Con un poco de suerte, solo sobrevivirán los jóvenes. “si solo votaran los jóvenes y no votaran los viejos fascistas, ganaríamos las elecciones de calle”, decían. Vean aquí la noticia en el diario Público:

¿Sería presidente del Gobierno el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, si todo el electorado que votó en las pasadas elecciones hubiera sido menor de 45 años? Eso es lo que ha afirmado este martes la secretaria de Análisis Político de Podemos, Carolina Bescansa.” (Lean aquí la noticia).

A lo mejor hay que cargarse a todos los mayores de 45 para que tomen el poder los comunistas. El virus, a fin de cuentas, parece que puede que haya salido de un laboratorio de guerra bacteriológica de estos comunistas del demonio.

El caso es que desde hace unos meses, nuestros ancianos están muriendo solos como perros en las residencias de ancianos o en los hospitales. Absolutamente solos, sin el consuelo de una esposa o de un marido o de un hijo que te coja la mano en tus últimos momentos; sin confesión ni extremaunción, sin recibir el viático… Y a los entierros no podía ir nadie o casi nadie. Y los funerales… De eso ni hablar.

Hemos vuelto a la barbarie, a un estado de salvajismo anterior a cualquier forma de civilización. Porque la civilización siempre ha honrado a sus muertos: nosotros los incineramos como a basura tóxica y contaminante: sin duelo, sin que la familia te pueda despedir ni llorarte. Como pura basura. Sin vestigios de humanidad. Todo es frío, inhumano, salvaje, bárbaro.

Mi suegra está en el hospital y no se puede ir a allí ni a visitarla ni a acompañarla ni a nada. “Se nos va; se nos va y se nos va sola como un perro abandonado, sin nadie que la pueda acompañar”… Sin el amor de los suyos, sin el consuelo de un sacerdote, sin poder recibir los santos sacramentos.

Yo, mientras me quede un soplo de vida, os combatiré por tierra, mar y aire. A todos los maltusianos; a los ecologistas, que propugnan el aborto y lloran por los huevos del águila imperial; a los progres y a los comunistas… Sin tregua.

Pedro Luis Llera

Nuestro artículo recomendado: La fraternidad universal, ¿La aspiración de la masonería?

Pedro Luis también participa en los debates de nuestro canal de MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Pedro Luis Llera

Pedro Luis Llera

Pedro Luis Llera: Asturiano. Trabajo para la Fundación Educatio Servanda. Dirijo el Colegio Juan Pablo II - Santo Ángel de Puerto Real (Cádiz), de la Fundación Educatio Servanda Cádiz y Ceuta. Miembro de la academia Juan Pablo II por la vida y la familia. Condecorado con la Gran Cruz de Caballero de Santiago por la Asociación de Guardias Civiles Marqués de las Amarillas en 2011, por apoyar a la víctimas del terrorismo. Escribo en el portal de información religiosa InfoCatólica en el que gestiono un blog de apologética cristiana al que he llamado “Santiago de Gobiendes”: http://www.infocatolica.com/blog/gobiendes.php Colaborador como articulista en medios como Análisis Digital, Forum Libertas o Camineo.info.