El voto católico en EUA

EEUU se enfrenta a las elecciones políticas, ¿Existe en estos momentos la posibilidad del voto católico en EUA? El Dr. Mario Guzmán nos da su punto de vista.

El voto católico en EUA. Un artículo del Dr. Mario Guzmán Sescosse

Estados Unidos de América está sumergido en una de las divisiones más importantes de su historia reciente. Las protestas sociales, el COVID-19 y las próximas elecciones han hecho que el país experimente una situación inédita y las divisiones políticas e ideológicas se han agudizado más que nunca, o al menos eso parece.

Para alguien como yo que ha sido acogido por este hermoso país pero que creció en una cultura muy diferente, resulta difícil entender la gran trascendencia que tiene la identificación política en todas las áreas de la vida de esta nación. Ser demócrata o ser republicano va más allá del voto emitido en las urnas, los norteamericanos toman dichas afiliaciones como parte elemental de su identidad. Dicha identidad influye en su entender de las relaciones sociales, de la vida familiar, de la forma de entender la relación entre los sexos y hasta la forma de entender la vida religiosa. La afiliación partidista es, en términos prácticos, una filosofía de vida que influye en la totalidad de las creencias de los ciudadanos de este gran país.

Pero los cristianos estamos llamado a una sola identidad, la identidad de Cristo, la afiliación a su Iglesia y el vivir acorde a sus enseñanzas reflejadas en la doctrina de la Iglesia y la tradición. Toda otra afiliación es secundaria y por debajo de esta afiliación prioritaria que es saberse hijos de Dios. Sin embargo, los políticos han sido sagaces y han buscado todas las estrategias posibles para ganar el voto cristiano en general y el voto católico en particular. Y es que saben que los católicos representan el peso que puede hacer que la balanza se incline, literalmente, a la izquierda o a la derecha, saben que es el voto decisivo para ganar o perder la elección.

Así, los demócratas utilizaron en su convención a personalidades católicas denominadas “liberales” y muy controversiales como el padre James Martin y los republicanos presentaron personalidades diríamos “conservadoras” en su convención como la hermana Deirdre Byrne. Vale aclarar que estos apelativos de liberales y conservadores son realmente desafortunados, pues entre católicos no deberíamos utilizar etiquetas del mundo de la política, entre católicos no debería haber liberales y conservadores, solo católicos; cristianos que siguen las enseñanzas de Jesús y la doctrina de la Iglesia Católica y punto, toda otra etiqueta sale sobrando. Lo que no sale sobrando es recordar que figuras como Martin se han alejado de dichas enseñanzas y se dedican a presentar una visión distorsionada de las mismas, por lo que hay una diferencia significativa entre las personalidades católicas que apoyaron a un partido y al otro.

Pero dentro de la comunidad católica existe un gran dilema, y es que la personalidad narcisista e histriónica del Sr. Trump, junto con muchos de sus comentarios que podemos calificar como más que desafortunados les hace pensar que no pueden apoyar a un hombre así. Dicha posición es francamente comprensible, Trump no es precisamente la persona que un padre y madre de familia esperaría que su hija trajera a la casa y presentara como su novio y tampoco es la persona que muchos desearían que ocupe la presidencia del gobierno más poderoso del mundo. Por otro lado, el señor Biden se muestra carismático, mesurado en sus comentarios y más accesible para muchos e incluso asegura ser católico, lo que puede generar el agrado y la aceptación de muchos votantes católicos. Sin embargo, hay un problema mayor en este dilema, y es que el católico no puede votar en base a la personalidad o carisma de un político, sino que el católico tiene que votar en base a las políticas públicas que el político en cuestión planea implementar, la ideología político-filosófico que busca promover en su ejercer del Gobierno y sobre todo en que su actuar no vaya en contra de los valores no negociables para cada católico, como lo explicó el Papa Benedicto XVI y recientemente nos lo recordó el padre Mark Bernhard en una de sus homilías.

¿Y cuáles son esos valores no negociables que cada católico debe tener presente al momento de decidir por quien votar? El primero es el derecho y el respeto a la vida: aborto, eutanasia, y respeto de la dignidad humana de todos los individuos. El segundo es el respeto a la familia y al matrimonio cristiano entre un hombre y una mujer. El tercero es el respeto a la libertad religiosa. Pero de todos estos temas el de mayor trascendencia es el aborto, los obispos norteamericanos le han llamado el “tema preeminente” el que debe de estar por encima de todos los demás temas a la hora de decidir por quién votar.

Por eso es por lo que los católicos necesitan saber que en estas elecciones existe un candidato que se opone a esos valores católicos no negociables y que está dispuesto a hacer todo lo que esté en su poder para que el aborto sea intocable y se siga asesinando seres humanos dentro del vientre de la madre. Ese candidato es Joe Biden, quien yendo en contra de su supuesto catolicismo ha dejado claro a lo largo de su campaña que él es un paladín del aborto y que hará todo lo que esté en su poder para que el aborto sea blindado y llegue a más y más mujeres, para que más y más seres humanos sean asesinados injustamente en el vientre de sus madres. Esta promoción le ha ocasionado que la comunión le sea negada por parte del padre Robert E. Morey, quien aseguró que tomó dicha medida por que el candidato no sigue las enseñanzas de la Iglesia en términos de aborto.

Es verdad que los católicos no podemos ser votantes de un solo tema, pues no solo está en juego el aborto, pero como ya se mencionó, el aborto es el tema preeminente, es el primero en la jerarquía de temas importantes. La sangre de los 2,000 niños asesinados diariamente en este país nos reclama que así sea, que el tema de la vida esté por encima de cualquier otro.

Ante este escenario, los católicos norteamericanos (y los de todo el mundo) necesitan recordar que el mismo papa Benedicto XVI advirtió que quien vota por políticos proaborto comente pecado mortal, por lo que compromete su relación con Dios y su paso a la vida eterna.

Teniendo esto en cuenta, el católico en buena consciencia puede votar por Trump, por un candidato del third party o independiente que no apoye el aborto, por sí mismo, anular su voto o incluso no votar como lo reconoce el documento Forming Consciences for Faithful Citizenship de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. Pero el católico no puede votar por Biden, pues de hacerlo estaría cooperando formalmente con el mal, su voto sería un acto de aprobación y participación voluntaria en una acción inmoral.

Y si Trump o alguno de los independientes que no apoyan el aborto tuvieran propuestas políticas que representan un conflicto moral, pero no tienen el “tema preeminente” que es la legalización y promoción del aborto como lo tiene Biden, el votante tendrá entonces que buscar hacer lo que esté dentro de su poder para impedir o contener al máximo dichos temas y que su candidato rectifique el camino. Por eso es importante recordar que nuestra responsabilidad cívica no se termina con el voto en la urna, sino con una participación proactiva por el bien común desde diferentes trincheras, incluyendo la vida política.

Quien quiera estudiar más lo que aquí se ha expresado recomiendo los siguientes recursos:

1. La extraordinaria homilía del padre Mark Bernhard que de manera autoritativa e ingeniosa nos explica por qué el aborto tiene que ser decisivo en el momento de elegir por quién votar. No tiene desperdicio alguno. https://youtu.be/KqIsliLMlYI

2. Breve, pero impecable explicación de Trent Horn sobre lo que enseña el Magisterio de la Iglesia y los distintos papas sobre este tema. https://www.instagram.com/tv/CGAh22eHe0a/?igshid=2i61golev9s6

3. El padre Benedict Groeschel fundador de la comunidad de Franciscans Friars of the Renewal que hace ver por qué los católicos no pueden apoyar al partido demócrata. https://www.instagram.com/tv/CGTSdMFjh2b/?igshid=1k99yhrw07c6x

4. Un artículo a la explicación del papa Benedicto XVI (en su momento Cardenal Ratzinger) de por qué votar por candidatos pro aborto es pecado mortal: https://www.aciprensa.com/noticias/el-dia-que-ratzinger-explico-por-que-es-pecado-votar-por-candidatos-a-favor-del-aborto-98392

5. El contundente y controversial video del padre James Altman que explica la incompatibilidad entre ser demócrata y el católico. https://youtu.be/3-7eoTN2vNM

6.La posición de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos: https://www.usccb.org/resources/rlp-20-priorities-at-the-polls-bulletin-insert-spn.pdf

7. Para saber más sobre la cooperación formal y material del mal, sugiero visitar el siguiente enlace https://ethics.live/2017/01/27/tema-10-analisis-de-las-acciones-morales-la-conciencia-moral/

Saludos a todos con aprecio

Por. Mario Guzmán Sescosse

Nuestro artículo recomendado: El voto católico, ¿A qué partido votamos?

Les invitamos a seguirnos en nuestro canal de youtube: MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Mario Guzmán

Mario Guzmán

Dr. Mario Guzmán Sescosse es profesor e investigador de tiempo completo en Trinity Christian College en la ciudad de Chicago en EUA. Es doctor en psicología y cuenta con dos maestrías en psicología y psicoterapia, además de la licenciatura en psicología y estudios en filosofía. Es autor del libro "La Transformación del adolescente", de diversas obras científicas y capítulos de libro. Tiene más de 17 años de experiencia como terapeuta. Sus intereses académicos son psicología y religión, psicoterapia, psicopatología y desarrollo humano. Además, está casado y tiene 3 hijos junto con su esposa. https://www.drmarioguzman.com/