Placeres terrenales, causas de los problemas

El buscar los placeres terrenales nos aleja de la vida cristiana y es un foco principal para la entrada de problemas en el hogar

Placeres terrenales, causas de los problemas

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M.

Traducido por Augusto Pozuelos

Las causas de problemas

Para que la gente se interese en el gran tarea social de hacer florecer el círculo del hogar una vez más, es necesario que comprendan las causas de su ruptura. Ya se ha aludido a uno de ellos, la expansión de la industria; pero como el propósito de este libro es lograr una mejora en el hogar cristiano incluso antes de que pueda esperarse la reforma de nuestro sistema industrial actual, será más conveniente explayarse sobre otras causas; y el principal de ellos, sin duda, es la búsqueda desmesurada del placer terrenal.

Alegría vs. Placer

En ese pequeño y encantador libro, “Más alegría”, del obispo Paul Wilhelm Keppler, el autor señala la importante distinción entre alegría y placer. Hay demasiados placeres, dice, y muy poca alegría, que es sólo otra forma de decir que demasiadas personas buscan la felicidad en cosas que no conducen a la verdadera felicidad; y consecuentemente, aunque se entregan a las diversiones, al goce de los placeres sensuales, no encuentran el verdadero gozo, sino meramente un olvido temporal de las cargas y dolores de la vida.

El verdadero gozo consiste en el contentamiento, en la paz del corazón, en el testimonio de una buena conciencia, en el dominio de los instintos animales por la razón, en el sometimiento de las pasiones. El hombre, siendo un ser racional y moral, aunque sea un animal, no puede encontrar verdadera alegría en placeres que entran en conflicto con la razón y la ley moral. Y es por eso que son más felices aquellas personas que se contentan, en su mayor parte, con encontrar la recreación necesaria en las alegrías más simples del círculo familiar.

Porque estos gozos son compatibles con una buena conciencia, mientras que los placeres ofrecidos habitualmente en los lugares públicos de diversión con frecuencia no se pueden disfrutar sin contrariar la conciencia o al menos, sin exponerse a un grave peligro moral.

La amenaza de la pandilla

Si me pidieran que diga en particular qué placeres tientan a los diferentes miembros de la familia a pasar las tardes fuera de casa, diría que en el caso de los hombres jóvenes, y especialmente de los que todavía están en la “adolescencia”, son principalmente los placeres encontrados en la compañía de la “pandilla”. Por pandilla no me refiero a una serie de chicos que suelen encontrarse juntos en sus salidas, ni a los chicos de un barrio que son compañeros habituales de juegos en sus juegos diarios. Estas pandillas apenas interfieren con el círculo familiar y, a menudo, prácticamente se fusionan con él.

No, la pandilla que me parece una amenaza para la vida hogareña y para la formación adecuada de los jóvenes, es un grupo de muchachos que suelen pasar todas las tardes y toda la noche juntos en algún lugar alejado de sus hogares; y no dudo en llamar al deseo de un chico de estar siempre con “la pandilla”, un deseo desmesurado de placer y una ocasión peligrosa de pecado.

Porque, ¿Cuál es el principal atractivo de tal actividad? La ausencia de toda moderación. Quieren estar solos con jóvenes de su misma edad, sin ser observados por sus padres o maestros. Quieren disfrutar de la libertad, la independencia; y esta libertad consiste en liberarse de toda restricción, de la restricción de la sociedad culta, de la moderación de la cortesía, de la moderación del comportamiento caballeroso, de la moderación a menudo incluso de la virtud cristiana y la decencia común.

Mala influencia de la pandilla

Liberarse de tales restricciones no puede dejar de tener consecuencias nefastas para los chicos en desarrollo, como lo demuestra la experiencia. ¿Dónde es que las palabras y expresiones vulgares se escuchan con más frecuencia? En compañía de la pandilla. ¿Dónde se cuentan historias poco delicadas? En compañía de la pandilla. ¿Dónde se dan pistas obscenas, se hacen comentarios indecentes, o se cantan canciones inapropiadas? ¿Dónde se aprende el juego, se enseña la bebida, se aprueba y aplaude la desobediencia, la falsedad y la deshonestidad hacia los padres y profesores? En compañía de la pandilla.

Es la asociación diaria casi ininterrumpida con tal compañía que en tales circunstancias endurece el carácter y degrada la moral de nuestros jóvenes. Y el medio más natural y eficaz de apartarlos, al menos en gran medida, de la influencia degradante de tal compañía, es hacer que pasen la mayor parte de sus noches en casa en compañía de sus madres y hermanas.

La naturaleza y los modales naturalmente más suaves y refinados de las madres y hermanas son un medio espléndido de atenuar y templar la naturaleza más tosca y salvaje del joven y del niño en crecimiento. ¡Y feliz el niño y el joven que se someten a la influencia de tal compañía! Ese compañerismo, junto con toda la influencia de un buen hogar cristiano, contribuirá en gran medida a salvarlo de los males de la “pandilla”.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (Placeres terrenales, causas de los problemas)

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Les invitamos a ver nuestro debate sobre la Dirección espiritual


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción