La Iglesia católica sangrando y contra las cuerdas

¿Está la Iglesia católica sangrando por las heridas sufridas?

La Iglesia católica sangrando y contra las cuerdas. Un artículo de Miguel Serafín

En tiempos de Jeremías, Dios se dirige al joven profeta para que amoneste al pueblo de Israel. El profeta dada su corta edad e inexperiencia, a regañadientes acepta la tarea encomendada. Dios que había hecho un pacto con el pueblo, le reclama la traición al haberse no sólo alejado de Él, sino haber buscado otros dioses.

Dice el profeta: «Recibí esta palabra del Señor: “Dice la gente `Cuando un hombre repudia a su mujer, y ella se separa de él y se casa con otro, ¿podrá volver al primero? ¿No ha quedado profanada esa mujer? ´ Tú has fornicado con muchos amantes, ¿podrás volver a mí? -oráculo del Señor-. Levanta los ojos a las colinas y mira: ¿Dónde no has hecho el amor? Salías a los caminos a ofrecerte, como un nómada por el desierto. Profanaste la tierra con tus fornicaciones y maldades.” …» (Jr 3, 1)

El Señor primero compara al pueblo de Israel con una mujer que es infiel a su marido, pero no sólo con un hombre sino con muchos. Y cuando los malos tiempos venían, en lugar de arrepentirse y enmendar, no se avergonzaban sino se obstinaban: “las lluvias tempranas se rehusaban, no llegaban las tardías, entonces mostrabas la frente de ramera, te negabas a avergonzarte” (Jr 3, 3)

Y continúa: «Yo había dicho, “Sí, te tendré como a un hijo y te daré una tierra espléndida, flor de las heredades de las naciones” Y añadí “Padre me llamará y de mí no se apartará”». (Jr 3, 19).

El Señor esperaba que con el amor y cuidado que había dado a Israel, éste no se iba a apartar de Dios. Pero la cosa no fue así, y continúa Yahvé: «Pues bien, pero igual que traiciona una mujer a su marido, así me traicionó Israel.» (Jr 3, 20).

Y ¿de qué acusa Yahvé al Pueblo?: «Yo os conduje a un país de huertos para que comieseis sus buenos frutos; pero entrasteis y profanasteis mi tierra, hicisteis abominable mi heredad. Los sacerdotes no preguntaban “¿dónde está el Señor?”, los doctores de la ley no me reconocían, los pastores se rebelaron contra mí, los profetas profetizaban por Baal, siguiendo dioses que de nada sirven.» (Jr 2, 7-8).

El pueblo de Israel falló porque creyó que podía hacer lo que le viniera en gana porque había sido el pueblo escogido por Dios para llevar a cabo una misión. Pero se olvidó por completo de la misión y empezó a abusar de los privilegios y bondades recibidas.

Ahora preguntémonos qué diferencia hay entre ese error cometido por el pueblo de Israel; y la Jerarquía de la Iglesia hoy que se escuda en la famosa frase de “La Iglesia jamás será destruida”; lo cual es verdad, pero no significa que la iglesia no recibirá golpes que la harán desaparecer de vastas regiones del mundo como sucedió en gran parte del norte de África. Cuando la iglesia pierde batallas, no olvidemos que la Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo, y eso significa personas. Es decir, cuando la Iglesia pierde, se pierden almas de personas que pueden ser de nuestra propia familia, aunque la Iglesia triunfe al final. Esas almas de seres humanos se perderán para la eternidad.

No debe darnos igual cada batalla perdida. Una de las más importantes que ya hemos perdido es la batalla contra el modernismo, contra el que tanto luchó San Pío X. La jerarquía de la iglesia se ha prostituido porque sólo busca ganar respetos humanos, posición, reconocimiento, comodidad.

Actualizando a hoy las palabras de Jeremías, los sacerdotes no preguntan ¿dónde está el Señor?, los obispos conocedores de la ley no lo reconocen, los cardenales se rebelaron contra Él, y hasta el papa profetiza por Baal, diciendo que todas las religiones siguen a Dios, cuando en realidad las otras religiones sirven a demonios que de nada sirven. Ha renunciado por completo a traer a la Iglesia de Cristo a otras denominaciones cristianas cuando dijo “no estoy interesado en la conversión de los evangélicos al catolicismo…”. Como no está interesado en muchas otras cosas de la Iglesia; es el pugilista que se ha preparado toda su vida para abandonar la pelea mientras que las iglesias protestantes crecen y se multiplican no solo en América sino en el mundo entero asestando puñetazos a un boxeador contra las cuerdas que pide arreglar por las buenas.

Francisco apalancado en el mal llamado cambio climático, apoya un Gobierno Mundial, y ha sido bastante generoso al referirse a este tema dejando clara su posición política, diciendo que debemos obedecer a la ONU (no a Dios); ha llevado al Vaticano un dios indígena llamado Pachamama, rindiéndole culto disfrazado de protección de la tierra, abogando por lo que han llamado un ambientalismo pagano y propagandismo global; y nos obligará a tener un Jubileo por la tierra a partir del 1 de septiembre: “Celebraremos con nuestros hermanos y hermanas, cristianos de diversas iglesias y tradiciones el jubileo de la Tierra para conmemorar el establecimiento hace 50 años del día de la tierra [(por la ONU)], y que dará inicio con el día mundial de oración por el cuidado de la creación”.

No así se ha manifestado tan contundentemente con respecto a otros temas de índole moral que sí atañen a la Iglesia, como lo son el aborto y la Ideología de Género, sobre los cuales Francisco ha brillado por su silencio; y es justo por el silencio de la Iglesia que esta ideología conocida como LGBT+…, ha avanzado de manera apabullante en los últimos años. Por eso es alabado no sólo por los líderes del mundo sino por la gente en general, olvidándose de la máxima de Jesús descrita en San Lucas “¡Ay de vosotros cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! Pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas”. (Lc 6, 26).

Por el contrario, Francisco dedica tiempo a aquellos que se manifiestan en contra de las enseñanzas morales de la Iglesia, ya no sembrando un manto de dudas y ambigüedades en las mentes de las personas, sino afianzando la idea de que Francisco es el papa que necesitaba la Iglesia para modernizarla, pues refleja estar abierto a aprobar como bueno lo que la tradición siempre ha enseñado como pecado. Reprende a los tradicionalistas, no sólo dejando la idea de que son anticuados en la celebración litúrgica, sino que, al amonestarlos, refleja que la tradición moral es también anticuada y reprensible.

Ejemplo claro de esto, es la reunión privada que Francisco sostuvo con el padre James Martin, sacerdote promotor del homosexualismo, quien aprovechó su audiencia con el papa para decir que lo apoya. Francisco recibió también a dos mujeres homosexuales, una de ellas sometida a cambio de sexo, y a la que se refiere como él. En las palabras de Francisco dice: Él me escribió una carta [una mujer con cambio de sexo] diciendo que para él sería un consuelo venir con su esposa. Yo los recibí y estaban muy felices”. En la foto aparecen los tres. Pero Francisco no da audiencias a cardenales ni a obispos para aclarar la dubia.

En los tiempos de Jeremías también existía una jerarquía a la que se obedecía, sin embargo, Yahvé, advierte a todo el pueblo por medio del profeta que no pueden seguir sus distorsionadas prácticas y enseñanzas. Otro ejemplo claro es el de San Miguel arcángel que decide no obedecer al máximo líder de la jerarquía angélica, al papa de los ángeles, Lucifer.

No se puede obedecer a una jerarquía que está en oposición a las enseñanzas de Cristo, sería como obedecer a Judas iscariote por el simple hecho de que era también obispo. Son muy pocos los sacerdotes que han tomado la decisión de no continuar sirviendo a sus superiores y ya han roto filas al sentirse traicionados por ellos. Los restantes, siguen obedeciendo, aunque haya algunas débiles voces de protesta pero que siguen estando al lado de una jerarquía corrupta, porque está primero su seguridad, sus cargos y sueldos.

Entre los obispos y cardenales, solamente ha habido uno que ha tomado el riesgo de desafiar a toda la cúpula vaticana: El Arzobispo Carlo María Viganó. El arzobispo desde hace dos años, decidió perderlo todo y retirarse de su cargo, cuestionando a la jerarquía, pero sobre todo advirtiendo y pastoreando desde su exilio a un rebaño que se le agiganta cada día porque se dirige al mundo entero, convirtiéndose en otro Jeremías, en otro San Atanasio exiliado por toda la jerarquía de la Iglesia que apoyaba una herejía. Ahora son más de cien.

Monseñor Viganó, empezó por su denuncia de la cadena homosexual que tiene atrapada a la Iglesia, retirando la tapa de la caja de pandora llamada Theodore McCarrick, denunciando abiertamente en público que Francisco sabía que el Papa Benedicto XVI le había retirado las facultades sacerdotales a McCarrick por sus abusos homosexuales, y aun así Francisco una de las primeras cosas que hace como papa es devolvérselas. Hasta el día de hoy Francisco no ha respondido satisfactoriamente a esta denuncia, porque teme que en el momento que diga claramente que él no sabía; Viganó aportará las pruebas de lo contrario. Sin embargo, detengámonos a pensar: ¿Un papa (Francisco) le devuelve las facultades sacerdotales a un cardenal (McCarrick) sin preguntar el por qué se las habían retirado? Es absurdo. El arzobispo Viganó, declaró que Francisco sabía, porque el propio Viganó se lo había dejado saber. Hasta el día de hoy Francisco no ha aclarado nada al respecto, y por supuesto el informe McCarrick que iba aclarar quienes estaban involucrados y facilitaban sus abusos, y cómo pudo llegar a tener tanto poder, acaba de cumplir dos años sin salir a la luz pública. De la misma manera Francisco un par de meses después de su elección al papado, decidió cerrar la denuncia de abuso sexual en contra del cardenal Cormac Murphy-O´Connor de acuerdo con el periodista Marco Tossati. El cardenal Murphy-O´Connor supuestamente era el líder del grupo denominado “mafia de san Gallen, que instigó para deponer al Papa Benedicto y sustituirlo por el entonces cardenal Jorge Bergoglio, corroborado por las declaraciones del cardenal Godfried Danneels, quien reconocío públicamente y sin sonrojo su pertenencia al grupo y su antipatía por Benedicto y apoyo a Bergoglio. Recordemos que McCarrick también pertenecía a ese grupo de “San Gallen”, del cuál se benefició Francisco, de acuerdo con las palabras del descarado Danneels.

Continuando con Jeremías, Yahvé le recuerda al pueblo de las bondades de las que el pueblo se había hecho beneficiario; aunque el pueblo había pasado por un desierto de cuarenta años, finalmente había llegado a la tierra prometida una tierra espléndida.

Así sucedió con la Iglesia una vez que se da la Nueva Alianza sellada con el sacrificio de Cristo; después de cruentas persecuciones, la Iglesia Católica se afianzó y empezó a prosperar, se organizó y fue boyante y creciente, aunque imperfecta dada la condición humana de los que la dirigían. Pero llegó el momento en que sus líderes se arrodillaron ante Satanás, al que Jesús llamó el príncipe de este mundo; y pone en marcha su conocida estrategia de prometer poder como ya lo había hecho con Jesús para que lo adorase; y dejaron que el mundo secular les comprara con reconocimiento y poder, y callar ante situaciones que empezaban a menoscabar la tradición y la moral enseñada por siglos.

Una muestra clara por su sobresaliente naturaleza pero que muestra la posibilidad que se desprende hacia abajo y hacia arriba en toda la cadena de posiciones, es la del fallecido padre Theodore Hesburgh, quien estuviera como presidente desde 1952 hasta 1987 de la prestigiosa universidad católica que lleva como nombre en honor a la Virgen: Notre Dame en Indiana, Estados Unidos. Hesburgh, sacerdote que debía estar al servicio de la protección de la juventud por medio de la educación basado en las enseñanzas tradicionales católicas, decidió oponerse a la encíclica del Papa Pablo VI Humanae Vitae, que trataba de contrarrestar la anticoncepción que proliferaba a finales de la década de los 60´s.

El padre Hesburgh sostiene reuniones clandestinas en el campus de la universidad con representantes de Planned Parenhood (la mayor entidad que practica abortos en el mundo) fundada por la Fundación Rockefeller. Desde su cargo como presidente de la universidad, Hesburgh abogó por lo que él llamó “libertad académica” para que en las universidades católicas de América abandonaran la fe y se enseñara lo que era grato a los ojos del mundo y se permitiera enseñar sobre anticoncepción. El padre Hesburgh recibió su recompensa en vida. Llegó a ocupar el cargo de “Chairman” o presidente de la Fundación Rockefeller y otros cargos de altura dentro de esa organización por veinte años.

¿Qué hacía un sacerdote católico como Hesburgh como presidente del Chase Manhattan Bank? Eso sin mencionar las innumerables distinciones honoríficas de las que fue objeto, (batiendo el récord en 2004 de la persona con más honores recibidos en el mundo) ni los chorros de dólares que llegaron a la universidad que él dirigía por cuenta de la Fundación Rockefeller que aboga por el control de la población. Hoy la universidad es como cualquiera otra secular donde la enseñanza católica se suprime y se aboga por la anticoncepción, aborto e ideología LGBT, conservando aun el adjetivo de “católica” todo amparado bajo la “libertad académica”.

Podríamos decir es a lo que Yahvé llamó “Tú has fornicado con muchos amantes”. Pero los casos Hersburgh no son únicos.

Se fornica con otros amantes también para quedar bien ante el mundo cuando decimos “La voluntad de Dios es que haya diversidad de religiones”. Muchos tratan de defender esta postura, diciendo que Francisco quiso decir que Dios lo permite. Por supuesto que Dios lo permite, de lo contrario no lo veríamos. Como también ha permitido guerras y también permite el aborto, y permite que se condenen almas, porque respeta el libre albedrío individual, más sin embargo no es voluntad de Dios que se maten a millones de niños en los vientres de sus madres o se condenen muchos en el infierno.

Pero ese no es el mensaje que Francisco envía al mundo católico cuando dice que es la voluntad de Dios, reafirmando su error cuando en un video ecuménico afirma “muchos piensan distinto, sienten distinto, buscan a Dios o encuentran a Dios de diversa manera, contradiciendo a Jn 14,6 “yo soy el camino, la verdad y la vida”.

O cuando dice que “en este abanico de religiones hay una sola certeza que tenemos para todos: todos somos hijos de Dios”. Me pregunto que argumento en su defensa dirán los que siempre defienden lo indefendible al comparar esta afirmación con la Sagrada Escritura y el Catecismo de la Iglesia que dice que hay dos condiciones para ser hijos de Dios: bautizarse y creer en Jesucristo como único salvador de la humanidad.

No es voluntad de Dios cuando dice “yo haré venir una catástrofe… porque me abandonaron, extrañaron este lugar sacrificando en él a dioses extranjeros que ni ellos ni sus padres conocían… construyeron ermitas a Baal quemaban a sus hijos en honor de Baal, cosa que no les mandé, no les dije, ni se me pasó por la cabeza”. (Jr 19, 5).

No, no es voluntad de Dios que existan otros dioses, porque en realidad son demonios, y Francisco no debería darse besos con líderes de otras religiones falsas como el imán Al-Azhar, por muy magnética que sea la personalidad de un imán.

Retomando a Jeremías 9,5 vemos que ya desde antiguo se honraban a dioses paganos o demonios, entregando como sacrificios a niños, cosa que hoy se hace también, aunque traten de mantenerlo muy oculto.

Hoy sólo quedan muy pocos líderes de la Iglesia que podemos decir la están entregando, porque son sólo muy pocos los verdaderos que conocen la doctrina y que fueron ordenados válidamente con recta intención; y digo la están entregando cuando callan y dejan subvertir el depósito de la fe porque temen perder sus puestos. La gran mayoría de los líderes de hoy no son verdaderos católicos sino infiltrados que trabajan para las fuerzas del mal y su trabajo es justamente ese, acabar de destruir la fe y la moral de la Iglesia, pero conservando la parte exterior, la imagen de la Iglesia que les es muy útil para sus propósitos de controlar al mundo.

Es exactamente con lo que se encontró Jesús en su primera venida, un grupo de líderes religiosos completamente corrompidos y aliados con el demonio, que ya ni se tomaba la molestia de tratar de convertirlos, y lo dice claramente: «cuando quedó a solas, los que le seguían a una con los Doce le preguntaban sobre las parábolas. Él les dijo: “a vosotros se os ha dado a conocer el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas, para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entiendan, no sea que se conviertan y se les perdone»”. (Mc 4, 10-12).

Es decir que Jesús a propósito no quiere revelarles nada porque ya había personas, líderes como los hay hoy, que están fuera de la Iglesia, y que han vendido sus conciencias a Satanás, de tal modo que ya no vale la pena perder el tiempo con ellos en tratar de convencerlos.

A propósito de sacrificios de niños como lo menciona Jeremías que hacían a los falsos dioses, hoy sabemos que se practican no sólo con los abortos, sino que proveen de niños de poca edad a rituales sexuales satánicos de los que también toman parte jerarcas católicos. Hace más de veinte años nos lo advirtió el padre Malachi Martin en su obra Windswept House (La casa azotada por el viento), una novela que él definió como faction, combinandoel sentido de facts (hechos reales) y fiction (ficción) porque en entrevistas nos reveló que el ochenta por ciento de lo narrado es real cambiando nombres para evitar demandas.

Por eso desde muchos sectores se está proponiendo con premura, que las relaciones sexuales con los niños sean vistas como algo normal. La Iglesia, nuevamente ha contribuido CALLANDO como siempre, otorgando la razón con su silencio.

Dicen que un expresidente norteamericano, que está siendo vinculado con el traficante sexual de menores Jeffrey Epstein, dijo esperanzadamente: “el movimiento de los derechos gay, tomó entre 30 y 40 años, pero el movimiento transgénero en realidad tomó entre 5 y 10 años”. Así que esperan que la aceptación de la pedofilia se dé pronto, especialmente cuando empieza a saberse de personas de alto octanaje que están involucradas en casos de pedofilia, vinculadas a Hollywood y a la política estadounidense que trasciende fronteras y salpica a Europa.

El miércoles anterior, el New York Times publicó un artículo en el que minimiza el delito de sexo con niños, titulado Condenado por delitos sexuales, pero sin víctimas. El argumento es que un agente de la policía se hace pasar por una niña de 13 años y cita a un hombre adulto a su casa. El hombre se presenta con un paquete de condones y es arrestado. El NY Times dice que no ha cometido ningún delito por no haber víctimas, porque tener la tendencia o preferencia de abusar a niños es sólo eso, una tendencia más. Cuando la actividad de la policía es tratar de proteger a los niños y niñas de depredadores y sacarlos de circulación justo antes de que haya víctimas. Pronto estaremos viendo una “P” en la larga lista de letras agregadas al acrónimo LGBT+…P de pedofilia. Y la Iglesia, callada y cómplice.

Me pregunto cuándo los medios católicos empezarán a hacerle justicia al único prelado que se está pronunciando con respecto a todas las barbaridades que están sucediendo en el mundo apoyadas por la Iglesia. En solitario contra el mundo. Sólo unos pocos se atreven a reconocer el valor que ha tenido el arzobispo Carlo María Viganó. Cuando empezarán a publicar masivamente sus brillantes cartas llenas de sabiduría y esperanza para los que resistan al oficialismo católico de Francisco.

Hemos llegado a un punto de bifurcación donde debemos hacer un alto y preguntarnos cuál es el verdadero camino a seguir, si respetar la tradición de la iglesia no solamente en su liturgia, en su manera de celebrar (la Misa tradicional) sino en sus enseñanzas que no se deben contradecir en ningún momento de la historia de la humanidad; o continuar con un oficialismo que puede llevar a millones de almas a perderse si se sigue enseñando herejías sin que nadie salga a atajarlas.

A Francisco se le han contabilizado más de 180 herejías y parece no importarle a nadie. Alguno que otro sale a decir de alguna manera que hay errores y se lanza la Dubia, pero de ahí no pasa.

Os dejo para el final, un aparte del libro de Mauricio Ozaeta Quinto reino, en donde se cuestiona algunas de las cosas que están sucediendo en este papado, que no se habían visto antes:

“Aclaro enfáticamente que nada concluí sobre el papa Francisco sin antes haber leído sus encíclicas y haber analizado cuidadosamente sus declaraciones y homilías. Amoris Lætitia contradice la Biblia en temas serios, y también choca con las encíclicas Familiaris Consortio y Veritatis Splendor de San Juan Pablo II. La página web Denzinger-Bergoglio.com compara de manera detallada y responsable lo dicho y lo escrito por el Papa Francisco vs la Biblia y el Magisterio de la Iglesia. Van más de 160 entre errores doctrinales, peligrosas ambigüedades y herejías confirmadas.

¿Quién es este Papa que dijo que Jesús se “ha hecho Diablo por nosotros”, que niega milagros de Cristo, nos habla de su fracaso, que Jesús “se manchó”, que “por la sangre de Jesús corre sangre pagana”, que fingió ante sus discípulos (fingir es una forma de mentir), que Jesús “hizo un poco el idiota”, que “Dios no puede ser Dios sin el hombre”, y que “Dios fue injusto con su Hijo”? ¿Quién es este prelado que condena el proselitismo, compara el Cristianismo con el Comunismo, nos dice “creo en el hombre”, habla en Laudato Sí de la “Madre Tierra” (Panteísmo), acoge a los homosexuales sin moverlos a la conversión e invita a los adúlteros no arrepentidos a la Comunión? ¿Por qué se negó a responder a la “Dubia” con las cinco preguntas de cuatro Cardenales sobre Amoris Lætitia? ¿Por qué arremetió contra la Orden de Malta y contra los Franciscanos de la Inmaculada? ¿Cómo puede reconocer como “reformador” y “testigo del Evangelio” a Lutero, quien maldijo al Papado y a la Santa Misa?

Francisco escribió en Amoris Lætitia: “Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio”, afirmación que contradice las muchas y claras enseñanzas de Jesucristo sobre la condenación eterna. El hombre sí puede condenarse para siempre.

En su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium Jorge Mario Bergoglio afirmó: “Una mirada muy especial se dirige al Pueblo Judío, cuya Alianza con Dios jamás ha sido revocada, porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables”. Según la Biblia la Primera Alianza sí fue revocada: “Pero ahora, Cristo ha recibido un ministerio muy superior, porque es el Mediador de una Alianza más excelente, fundada sobre promesas mejores. Porque si esta Primera Alianza hubiera sido perfecta no habría sido necesario sustituirla por otra (…). Ya que ellos no permanecieron fieles a mi Alianza, Yo me despreocupé de ellos –dice el Señor– (…) Al hablar de una Nueva Alianza, Dios declara anticuada la primera, y lo que es viejo y anticuado está a punto de desaparecer” (Hb 8,6-13). Y también: “«Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios», a pesar de que están prescritos por la Ley. Y luego añade: «Aquí estoy, Yo vengo para hacer tu voluntad». Así declara abolido el Primer Régimen para establecer el Segundo” (Hb 10, 8-9). Esto lo escribe el Papa Francisco para hacer creer a los judíos que sin aceptar la Nueva Alianza en Jesús lograrán la salvación. Es una clara herejía.

Según la entrevista con Eugenio Scalfari el 29 de diciembre de 2013, publicada por el diario italiano La Repubblica, referida también por Antonio Socci en su libro No es Francisco, Bergoglio afirmó: “Dios no es católico. Dios es el espíritu del Mundo. Hay muchas lecturas de Dios, tantas cuantas almas de quien piensa en Él, para aceptarlo cada una a su manera o a su modo para refutar su existencia”.

En esta afirmación herética se propone como aceptable una concepción relativista y subjetivista de la Teología, excluyendo que el Catolicismo contenga en sí la idea exacta de Dios. Se pone la visión Católica de Dios (única plenamente verdadera y completa) a la par con las innumerables variedades de herejías, proponiéndose una Nueva Teología que no está conforme al Catolicismo, sino una “universal” que busca poner de acuerdo todas las religiones y teologías existentes, sobre el supuesto que Dios está por encima de todas esas “lecturas” (seguramente como parte del proceso de sentar las bases para la nueva religión única mundial). Afirma que “Dios es el espíritu del Mundo”, renovando una antigua concepción gnóstica, pues según la Gnosis (antigua filosofía madre de todas las herejías y fundamento de la Masonería) el espíritu divino es el alma del Mundo (anima mundi), un dios que es parte integrante del Universo, no diferenciando al Creador de la criatura. En su discurso al Movimiento de la Renovación en el Espíritu Santo, el 3 de julio de 2015, el Papa Francisco dijo: “Debes rezar con herejes, apóstatas y cismáticos”. En la Iglesia Católica son gravísimas las penas canónicas infligidas por estas culpas: “El apóstata de la Fe, el hereje o el cismático incurren en excomunión latæ sententiæ” (CDC c.1364§1). En la segunda carta de Juan leemos: “Todo el que se sale de la doctrina de Cristo, y no permanece en ella, no posee a Dios” (2 Jn 9); es decir: apóstatas, herejes y cismáticos no poseen a Dios. Y también: “Si alguno viene a vosotros y no transmite esta doctrina no lo recibáis en casa ni le saludéis” (2 Jn 10), por lo que no podemos rezar con herejes, apóstatas y cismáticos, ni siquiera recibirlos. Debemos obedecer a Dios antes que al llamado Papa Francisco (Hch 5,29).

(Quinto Reino, Cap 11)

Así es que la historia se repite dada nuestra condición humana caída y dado que el príncipe de este mundo como llamó Jesús a Satanás todavía tiene el permiso de Dios para hostigarnos y tentarnos. De nosotros depende tener ojos para ver, oídos para escuchar, cerebro para entender y humildad para aceptar que sólo cuando Jesús regrese triunfante, acabará el poder que el maligno todavía tiene, aunque ya haya sido derrotado. Saber donde más se mueve, y los territorios que ha tenido y tiene en la mira para destruir, como el Vaticano, porque en su momento desde allí le han hecho mucho daño, o como los países occidentales. España, por ejemplo, no está escapando a su venganza por haber sido el territorio que le ha causado más problemas al haber llevado la religión única de Cristo, la Católica, al nuevo mundo y otras regiones. No, España no escapará a su venganza. España independientemente de los errores y aciertos, fue el único país conquistador que vio en los indios de toda América que eran seres humanos que poseían alma y por eso España hizo dos cosas que ningún otro conquistador realizó en la historia: formar familias con nativos originando el mestizaje; y catequizarlos con la religión de Cristo. Por eso España ha sido y será blanco de ataque del enemigo que no perdona a quienes le quitan almas para el infierno, porque entre más almas sean salvadas, más pronto será su encierro para la eternidad y la única arma que tiene a su favor es destruir la raza humana por completo para que en el cielo nunca llegue a completarse el número de almas que reemplazarán a los ángeles caídos que desobedecieron a Dios. Por eso debemos obedecer a Dios primero que, a la autoridad corrompida, como lo fue Lucifer, al instigar a todos los ángeles del cielo abusando de su autoridad para que los demás lo siguieran y se apartaran de Dios.

Miguel Serafín

Les invitamos a seguir nuestros debates en nuestro canal de Youtube: MR


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor