Matrimonios mixtos

Una mujer que no es católica y un hombre que sí lo es, esto es un ejemplo de matrimonios mixtos, ¿Qué sucede en estas familias?

Matrimonios mixtos

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Traducido por Augusto Pozuelos

Hijos de matrimonios mixtos

Sin embargo, aún más deplorables que sus efectos sobre la armonía doméstica serán los efectos de un matrimonio mixto en la educación de los hijos. Como se establece en el primer capítulo de este libro, la educación religiosa del niño debe comenzar en la primera infancia, incluso cuando es bebé, rodeando al corazón joven e impresionable con una atmósfera de religión e inculcando en su inteligencia en expansión diaria la idea de que nada en este mundo es tan importante como el amor y el servicio de su Dios y Creador.

Pero, ¿cómo puede hacerse una impresión uniforme y duradera de este tipo en el niño, cuando su padre y su madre, cuyas acciones combinadas crean la atmósfera del hogar, no están de acuerdo con la importancia de la religión? Ciertamente, si la madre no es católica, el niño tendrá pocas posibilidades de recibir educación religiosa antes de ser enviado a la escuela. Pero incluso si la madre es católica, la formación religiosa del niño será unilateral porque carecerá del apoyo del buen ejemplo del padre.

Las excepciones son pocas

Es cierto que algunos matrimonios mixtos resultan bien, aparentemente, a pesar de la desventaja inicial de la religión y la armonía doméstica que generalmente hay en ellos. Pero debe admitirse que esas son excepciones. El testimonio preponderante de la experiencia es contra los matrimonios mixtos como la causa de la pérdida de interés en la religión o de la pérdida completa de la fe por parte de la consorte católica o de los niños.

Algo a menudo pasado por alto

Pero todavía hay otra objeción a los matrimonios mixtos, cuya explicación, confío, hará que mis lectores solteros estén aún más decididos a nunca contraer un matrimonio que introduzca desarmonía en sus futuros hogares. Muchos católicos, me atrevo a decir que la gran mayoría de ellos, opinan que a un católico se le prohíbe casarse con un no católico de la misma manera que se le prohíbe comer carne los viernes, es decir, simplemente por una ley positiva de la Iglesia; y que la única diferencia práctica entre un matrimonio católico y un matrimonio mixto radica en el hecho de que este último no puede celebrarse en la iglesia sin una dispensación. Esa idea es completamente errónea. El comer carne no está mal en sí mismo, y la Iglesia nunca ha condenado el comer carne; pero ella condena los matrimonios mixtos y los aborrece no solo como peligrosos para la fe de la fe católica y la fe de los niños, sino también porque celebrar un matrimonio de este tipo implica la participación de un católico y un no católico en el mismo rito sagrado.

Este es un punto que muchos católicos no conocen o ignoran por completo. Saben muy bien que no se les permite participar activamente en un servicio religioso protestante; y que asistir como dama de honor o padrino en una boda protestante está prohibido bajo pecado mortal.

Sin embargo, el grado de participación de una dama de honor en una boda es pequeño en comparación con el de la novia misma; porque, para un católico, el matrimonio es un sacramento, y la novia y el novio en realidad se administran el sacramento del matrimonio, siendo el sacerdote solo el testigo oficial de la Iglesia.

Es esta mezcla íntima en un rito religioso de un católico con otro fuera de la fe católica la razón por la cual la Iglesia no permite un matrimonio mixto, excepto por una razón seria, incluso si fuera cierto que esto o aquello en particular del matrimonio no implicaba ningún peligro para la fe de la pareja católica o de los hijos.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (Matrimonios mixtos)

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Nuestra recomendación:

Nuestra recomendación externa en el canal de Padre Boniface: El Sacramento del matrimonio y su gracia


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción