Intercomunión con un no católico

¿Permite la Iglesia Católica la intercomunión con un no católico? La respuesta en este artículo sobre la Familia Tradicional

Intercomunión con un no católico

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M.

Traducido por Augusto Pozuelos

¿Es posible la intercomunión con un no católico?

El lector tendrá una mejor idea de cuánto la Iglesia detesta la participación activa de sus hijos en un rito sacramental con un no católico, si observamos cómo legisla al respecto en otros casos. Tal intercomunión con un no católico ocurre también cuando un católico recibe la absolución sacramental o la Sagrada Comunión de un sacerdote válidamente ordenado pero no católico; y la Madre Iglesia es tan reacia a tal acto, que sólo en peligro de muerte permite que un católico solicite la absolución y reciba la Sagrada Comunión de manos de tal sacerdote. Es evidente, por lo tanto, que debe haber una razón grave para permitir cualquier intercomunión religiosa de ese tipo con un no católico; y eso es válido también para la participación con un no católico en el sacramento del matrimonio.

Permitido solo por una razón grave

Este es otro punto que comúnmente se pasa por alto o no se comprende. Un católico debe tener una razón grave para contraer matrimonio con un no católico y una dispensa para dicho matrimonio sólo puede concederse por una razón grave. No basta con que la pareja quiera casarse y esté dispuesta a firmar los compromisos prenupciales. De ninguna manera. El primer requisito es que debe haber alguna razón de peso para permitir una excepción a la ley general de la Iglesia que prohíbe los matrimonios mixtos. Sólo cuando exista un motivo serio para hacer tal excepción, se podrá conceder una dispensa, e incluso entonces únicamente con la condición adicional de que las promesas habituales relativas a la práctica de la religión se den por escrito.

La Iglesia no es demasiado severa

De la explicación anterior, debe quedar muy claro para cualquier católico que la Iglesia no es de ninguna manera irrazonable o demasiado severa en su oposición a los matrimonios mixtos. Adoptar cualquier otra actitud sería para ella menospreciar la santidad del matrimonio cristiano, que Cristo elevó a la dignidad de un sacramento, y subestimar la preciosidad de la Fe, que es su deber preservar y difundir. Y como todos aquéllos que son extremadamente afortunados de ser bendecidos con el don inestimable de la verdadera Fe están obligados a adoptar la misma actitud que la Iglesia en todas las cuestiones de Fe y moral, la actitud de la Iglesia hacia los matrimonios mixtos debe ser la actitud también de todos sus leales hijos.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (Intercomunión con un no católico)

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Nuestra recomendación:

Nuestra recomendación externa: Parusia Proyect


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción