Entronización del Sagrado Corazón: Como convertir al cónyuge no católico

¿Es posible la conversión del cónyuge a la religión católica? Con la entronización del Sagrado Corazón es posible

Entronización del Sagrado Corazón: Como convertir al cónyuge no católico

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M.

Traducido por Augusto Pozuelos

Conversión del cónyuge no católico

Y ahora unas palabras también para aquéllos de mis lectores que han contraído un matrimonio mixto y que  aún viven con una pareja no católica.

No importa cuán desagradable haya sido para usted la lectura de este capítulo, no debe desanimarse. Es cierto que no se puede alterar el pasado; pero puede hacer mucho para arreglar las cosas para el futuro.

Si su matrimonio ha sido uno de esos excepcionales que han resultado bien a pesar de la falta de armonía en la religión; o si ha corroborado aún más la sabiduría de la Iglesia al condenar tales uniones, su deber es el mismo: debe esforzarse por lograr la conversión de su cónyuge a la verdadera Fe.

Fue con el entendimiento de que cumpliría con este deber que se le concedió la dispensa para su matrimonio. Pero incluso si el Derecho Canónico no enfatiza esta obligación, debe, no obstante, ser solícito por la conversión de su consorte por su propio bien, no menos que por el bien de la armonía religiosa en el hogar.

La oración sola no es suficiente

Pero, ¿cómo se puede realizar este acontecimiento tan deseado?

Con oración ferviente y perseverante; por la fuerza constante de su propio buen ejemplo; mediante invitaciones ocasionales para leer literatura católica y asistir a servicios y sermones católicos; y -¡no debe olvidarse! – también insinuando prudentemente, en ocasiones oportunas, su propio gran deseo de que su esposo no católico, abrace la verdadera Fe. No debe esperar que Dios Todopoderoso haga todo.

Al dispensar sus gracias y especialmente la bendición de la verdadera fe, se sirve también de medios y agentes humanos. Y el agente más natural y más adecuado que podría emplear para convertir a su pareja en el matrimonio es usted mismo.

¿Por qué, entonces, esta tímida reticencia en tocar el tema de la religión? Si persiste en depender exclusivamente de la oración, es posible que se le considere responsable de la conversión tardía de su consorte y de la pérdida de innumerables gracias invaluables.

Así sucedió con la mujer que el día de la conversión de su marido le exclamó: “Este es el día más feliz de mi vida. He estado anhelando y orando por este día durante muchos años”. A lo que su marido respondió: “Eso es extraño. Entonces, ¿por qué nunca me insinuaste que deseabas que me hiciera católico?

Entronización del Sagrado Corazón

Entre los medios sobrenaturales para obtener la conversión de una esposa o un esposo, uno que recomendaría con más fuerza es la devoción al Sagrado Corazón de Jesús; y en particular esa forma de esta devoción conocida como la Entronización del Sagrado Corazón en el hogar.

Consiste en colocar una imagen del Sagrado Corazón con las solemnidades apropiadas en el hogar, y en consagrar la familia al Sagrado Corazón en reconocimiento permanente de Su Reinado sobre el hogar.

Los frutos de la Entronización han sido simplemente maravillosos en todas partes del mundo. Hombres que nunca se habían confesado en su vida, masones de alto grado, se han confesado humildemente después de que la Entronización se realizó en su hogar a pedido de una esposa o una hija.

Por tanto, a todos aquéllos cuya vida de familia se vea empañada por la falta de unidad en la religión o por cualquier otro tipo de discordia, así como a aquellos que deseen preservar la armonía que ha prevalecido hasta ahora, les digo: Inviten a un sacerdote a realizar el acto de entronización en su hogar.

Consagre su familia al Sagrado Corazón de Jesús. Renueve esa consagración de vez en cuando, especialmente el primer viernes de cada mes; y en el espíritu de esa consagración considere al Sagrado Corazón como el Rey y el Amigo íntimo de su familia.

Hágale confidente tanto de sus alegrías como de sus penas, de sus fracasos y de sus éxitos. Deje que Él sea su apoyo en las pruebas, su consuelo en el dolor, su refugio en la angustia. Deje que Sus principios gobiernen su vida familiar, así como su vida privada y pública; y entonces usted también, con toda seguridad, se dará cuenta de la verdad de esas promesas amorosas que el Sagrado Corazón de Jesús reveló a Santa Margarita María Alacoque:

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (Intercomunión con un no católico)

(1) “Les daré todas las gracias necesarias en su estado de vida”.

(2) “Estableceré la paz en sus hogares”.

(3) “Los consolaré en todas sus aflicciones”.

(4) “Seré su refugio seguro durante la vida y, sobre todo, en la muerte”.

(5) “Daré abundantes bendiciones a todas sus empresas”.

(6) “Los pecadores encontrarán en Mi Corazón la fuente y el océano infinito de misericordia”.

(7) “Las almas tibias se volverán fervorosas”.

(8) “Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a una gran perfección”.

(9) “Bendeciré todo lugar en el que se exponga y se honre una imagen de mi Corazón”.

(10) “Daré a los sacerdotes el don de tocar los corazones más endurecidos”.

(11) “Aquellos que promuevan esta devoción tendrán sus nombres escritos en mi Corazón”.

(12) “Os prometo en la infinita misericordia de mi Corazón que Mi Amor Todopoderoso concederá a todos aquéllos que reciban la Sagrada Comunión los Primeros Viernes, nueve meses consecutivos, la gracia de la perseverancia final; no morirán en mi desgracia, ni sin recibir Mis Sacramentos. Mi Corazón divino será su refugio seguro en este último momento”.

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Nuestra recomendación:

Nuestra recomendación externa: Parusia Proyect


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción