Carta abierta. Cuerpo de Cristo sobre las manos: pongamos fin a este abuso

Un tema que desafortunadamente está de plena actualidad: El cuerpo de Cristo sobre las manos

Queridos amigos de Duc in altum, recibo de nuestro lector Piergiorgio Cesario esta carta abierta a los obispos.

Carta abierta. Cuerpo de Cristo sobre las manos: pongamos fin a este abuso. Carta de Piergiorgio Cesario en la página de Aldo María Valli

Texto original disponible en https://www.aldomariavalli.it/2020/07/23/lettera-aperta-corpo-di-cristo-sulle-mani-mettiamo-fine-a-questo-abuso/

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

Excelencias reverendísimas, les mando esta apelación con todo el corazón, igualmente en nombre de muchísimos fieles.

Desde el 18 de mayo en toda Italia ha sido introducida la obligación de recibir el Cuerpo de Cristo en la mano en el momento de la Comunión; tal situación ha causado muchísimo dolor en muchos fieles, además de vergüenza, dificultad y tristeza en muchos sacerdotes, algunos de los cuales han manifestado abiertamente su descontento en relación con el uso de guantes impuesto durante un largo período de tiempo y ya por fin abandonado en prácticamente todas partes. Querría realizar una premisa importante: la distribución de la Santísima Eucaristía es un acto litúrgico y, como tal, no puede ser modificado con un simple memorando de acuerdo. Tratándose de una ley de la Iglesia, sólo la Santa Sede podría aprobar una modificación; por eso mismo, el cardenal Sarah ha repetido con justicia que la norma relativa a la distribución de la Eucaristía existe y como tal debe ser aplicada.

Otra observación debida me surge espontáneamente después de haber leído el comunicado del ministerio del Interior (Departamento para las libertades civiles y la inmigración, de 26 junio de 2020), en el cual se afirma que “subsiste la recomendación de distribuir la Comunión en la mano”. Quede claro que el Estado no puede entrometerse en la liturgia invadiendo un campo que no le compete (aunque aquí surge otra cuestión que quizás conviene recordar, visto lo ocurrido: la suspensión de misas públicas, funerales, fijación del número de participantes posteriormente admitidos, policías que irrumpen en el altar durante la celebración de la misa, diseño de leyes que pretenden castigar a quien ose anunciar el mensaje cristiano sobre la familia y la sexualidad humana…); el texto, diciendo que “subsiste la recomendación”, ¡implícitamente esta afirmando que desde el 18 de mayo tal era la indicación del ministerio! De hecho, con referencia al primer texto, la expresión usada era “sin que se produzca contacto con las manos de los fieles” y, por lo tanto, yo sostengo que con la Comunión en la boca no se produce nunca contacto con las manos de los fieles, ¿no? Pero, más allá de subterfugios lingüísticos, no cambia la sustancia ni la cuestión que no es en absoluto baladí ni irrelevante, sobre todo para aquellos fieles que, por su sensibilidad eucarística, se ven, contra su conciencia, obligados a recibir el Santísimo Cuerpo de Jesús en la mano ¡y de unas manos que lo dan con guantes! Ahora, el mismo documento antes citado otorga la “concesión” de no usar ya guantes ¡sino sólo desinfectante de manos!

Excelencias reverendísimas, me dirijo a sus corazones de pastores para que se vuelva cuanto antes a la aplicación de la única norma vigente, poniendo fin a una situación que dura ya dos meses. Uds. son los sucesores de los apóstoles, ayuden al pueblo de Dios a custodiar íntegra la fe, a adorar y a honrar el Cuerpo de Cristo y a defender la dignidad del Rey del Universo, ¡háganlo por amor de aquel sí que pronunciaron ante Su Majestad Divina el día de su ordenación episcopal!

Con todo amor y respeto filial, ruego su apostólica bendición para mí y mi familia,

Piergiorgio Cesario

Evitemos esta horrible práctica de poner el Cuerpo de Cristo sobre las manos. Imperdible en nuestra página:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Aldo Maria Valli

Aldo Maria Valli

Vaticanista. Entre sus libros más destacados están: Claustrofobia, Sradicati, el caso Vigano, 266. Jorge María Bergoglio, Benedicto XVI el pontificado interrumpido. Pueden leer sus artículos y leer toda la información sobre su obra literaria en italiano en su página web https://www.aldomariavalli.it/